Empresas y finanzas

Intel gana 8.153 millones hasta junio, un 14% menos que el año pasado

Foto: Archivo

El fabricante de chips estadounidense Intel presentó este jueves unos beneficios de 8.153 millones de dólares al cierre de la primera mitad de su ejercicio fiscal 2019, lo que supuso una rebaja del 13,81% con respecto a los 9.460 millones del mismo período del ejercicio anterior.

Durante los pasados seis meses, la empresa con sede en Santa Clara (California, EE.UU.) ingresó 32.566 millones de dólares, un 1,4% menos que los 33.028 facturados en 2018, mientras que los accionistas de Intel obtuvieron unas ganancias acumuladas de 1,82 dólares por título, por debajo de los 2,03 del año anterior.

Los resultados de explotación (antes de intereses e impuestos) de la compañía fueron en los pasado seis meses de 8.791 millones, frente a los 9.743 obtenidos entre enero y junio de 2018.

Durante este tiempo, el fabricante de microprocesadores apenas varió su deuda a largo plazo, que se mantuvo estable alrededor de los 25.000 millones de dólares.

Segundo trimestre

En cuanto a los resultados trimestrales, en los que más se fijaban los analistas en Wall Street, Intel ganó entre abril y junio 4.179 millones de dólares, una caída sustancial cuando se compara con el mismo período de 2018, en el que ganó 5.006 millones.

En su segundo trimestre de 2019, la empresa de Santa Clara facturó 16.505 millones de dólares, también por debajo de los 16.962 de 2018, mientras que sus acciones supusieron un beneficio de 94 centavos por título para los inversores, frente al dólar con ocho centavos de hace un año.

"Los resultados del segundo trimestre sobrepasaron nuestras expectativas tanto en ingresos como en beneficios, ya que el crecimiento de los datos y de las aplicaciones de computación intensiva están aumentando la demanda de productos de mayor capacidad en nuestros negocios centrados en los ordenadores y los datos", indicó al presentar los resultados el consejero financiero y consejero delegado interino de la empresa, Bob Swan.

Esta semana se conoció que Apple comprará el negocio de procesadores para teléfonos inteligentes de Intel, lo que le ayudará a hacerse con el control del desarrollo de componentes fundamentales para sus dispositivos.

El acuerdo, que cubre una cartera de 17.000 patentes y de personal valorada en 1.000 millones de dólares, fue confirmado por la firma de la manzana, que celebró este paso para fortalecer su negocio.

Los resultados presentados por Intel animaron a los inversores en Wall Street, y las acciones de la compañía subían un 5,21% hasta los 54,88 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin