Agro

Las seis claves a tener en cuenta en el cultivo del pistacho

Valladolid

En España hay actualmente más de 12.000 hectáreas de pistacho. Un producto cada vez más demandado, y que representa una gran oportunidad, ya que muy pocos países en el mundo tienen capacidad para producirlo por sus condiciones climáticas

España es uno de ellos y uno de los últimos lugares que se ha unido a este boom donde los reyes son Irán y los Estados Unidos, concretamente el estado de California. El pistacho tiene una rentabilidad asegurada, pero a la vez requiere de una inversión muy fuerte, unos 6.000 euros por hectárea, en los que en los seis o siete primeros años no se obtiene ningún retorno. Estas son las claves que hay que tener en cuenta antes de lanzarse a plantarlo.

El suelo. Uno de los aspectos fundamentales en el cultivo del pistacho es el suelo. Lo idóneo son suelos básicos. "Es lo que mejor le viene, con un ph por encima de 7. Hay excepciones, pero por regla general, este árbol requiere de suelos básicos, no ácidos", explica José Maria Rey Mambrilla, presidente de la Asociación de Productores de Pistacho de Castilla y León, ASPROPICYL.

También es muy recomendable que el terreno tenga un muy buen drenaje. "Evitaremos así los encharcamientos y por lo tanto los perjudiciales hongos de raíz", señala Alfredo Pérez Heras presidente de Pistacyl.

La parcela. El lugar donde vamos a plantar los pistachos es una de las elecciones más determinantes. La parcela debe ser alta y aireada. "Necesitamos altura y que corra el aire para tener un saneamiento de forma natural y que no le afecten los hongos, y además, para que no le afecten las heladas, sobre todo las de los primeros 15 días de mayo", advierte Pérez Heras, productor de pistacho en Pozal de Gallinas (Valladolid) desde hace más de 12 años. En un mismo pueblo puede haber zonas donde se puede dar el pistacho y otras no. Normalmente las parcelas donde es menos aconsejable son las vegas. "Son zonas más frías y las heladas se suelen anclar. La humedad relativa le viene muy mal a este cultivo, necesita la humedad en el suelo, altura y aireación para una mejor floración y cuajado" señala Rey Mambrilla, productor de pistachos en ecológico en Villafuerte de Esgueva (Valladolid).

Preparación del suelo. Otro punto a tener en cuenta para conseguir el éxito en el cultivo del pistacho es la preparación del terreno. Un profundo subsolado ayuda a la planta a un mejor enraizamiento. "Facilitamos que la raíz penetre más fácilmente y al final es una "carretera de doble sentido", lo que ganamos por abajo repercute luego por arriba al árbol. Para José Maria Rey Mambrilla, "si el subsolador no entra bien, señal de que el árbol tampoco lo va a hacer".

La planta. Hay un problema actualmente con la planta de pistacho. Tras el boom de este cultivo en España hay más demanda que oferta. "Los viveros se están aprovechado y están vendiendo todo, tanto lo bueno como lo malo, y si te toca lo malo pues al final surgen los problemas", advierte el presidente de ASPROPICYL. "Nosotros estamos apostando por el portainjerto UCB, tiene más vigor y aguanta más enfermedades", señala Rey Mambrilla.

Desde esta asociación aconsejan, a todo aquel que se quiere iniciar en el cultivo del pistacho, que se dejen aconsejar por agricultores que ya hayan plantado anteriormente, y si es posible que los acompañen en el momento de la compra y la recepción. En este aspecto, para Alfredo Pérez Heras es imprescindible que la planta venga en maceta, sea injertada y grande. La planta en maceta nos asegura que no haya tocado el suelo en el vivero y que evitemos contagios y enfermedades como el verticillium, que se pueden trasmitir a la planta de pistacho porque en el vivero realicen multiplicación de almendros y olivos y nos lo puedan trasmitir. De ahí que sea tan importante que la planta siempre haya estado en maceta. Esta enfermedad, a no ser que se haga un análisis, no se detecta hasta el cuarto año cuando empiezan los crecimientos fuertes y las consecuencias pueden ser desastrosas.

La planta es recomendable que venga injertada de vivero. "Por el momento, no acabamos de conseguir el injerto en campo con el éxito suficiente para que la planta vaya uniforme. Es algo que en un futuro se conseguirá pero por ahora no lo hemos logrado", comenta el presidente de Pistacyl. Por último, el que la planta sea grande tiene su explicación en que así evitamos que las heladas tempranas de otoño puedan secar el injerto. "En una planta grande que tiene el injerto lignificado, hecho madera, nos evitamos este tipo de problemas" señala Heras.

La variedad. En lo que respecta a las variedades que mejor se adaptan a nuestro clima y suelos, aunque se ha avanzado mucho, todavía estamos en fase de aprendizaje con respecto a los americanos, que nos llevan 30 años de ventaja. "Hay mucho que investigar con respecto a la proporción de machos y hembras y muchas veces las variedades que valen para Castilla-La Mancha no van tan bien para Castilla y León y al revés", explica José Maria Rey Mambrilla.

La poda es uno de los aspectos capitales porque de ella depende la formación del árbol

Para este productor, están llegando variedades interesantes, pero están paradas porque los royalties son excesivos y más caros con respecto a lo que se paga por la misma variedad en otras partes del mundo. Para Alfredo Pérez Heras, una de las conclusiones en cuanto a variedades que ha sacado en sus 12 años de experiencia es que hay que evitar las tempranas porque "las de ciclo corto tienen mayor riesgo de verse afectadas por las heladas primaverales".

La poda. Es otro de los aspectos capitales en el cultivo del pistacho porque de ella depende la futura formación del árbol. "Si está bien realizada obtendremos un árbol bien formado y preparado para la vibración. Así conseguiremos facilitar que los pistachos caigan en el paraguas en la recogida", advierte el presidente de ASPROPICYL. La poda es de vital importancia, asegura el también productor vallisoletano Alfredo Heras. "Esta técnica nos ayuda a conseguir una buena estructura de copa con el número deseable de ramas para obtener buenas producciones, también, que haya una buena aireación entre las ramas y que podamos realizar una mecanización óptima.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0