Agro

Organizaciones agrarias y comercializadoras anuncian medidas ante la "crisis estructural" del sector hortofrutícola

Un momento del encuentro
Valladolid

Los máximos representantes de Almería de Coag, Asaja y Upa, y de las comercializadoras del sector hortofrutícola, Ecohal y Coexphal, se reunieron recientemente para analizar la situación de crisis estructural que padece el sector y estudiar posibles medidas a realizar de forma conjunta para dar visibilidad de la situación a la sociedad y a todas las administraciones.

La situación de unos precios que no se manejan desde origen sino que son impuestos por la gran distribución y la abundancia de producto, debido a la buena climatología en los principales mercados de destino, son algunos de los factores que inciden en la situación alcanzada.

Signos de agotamiento

Tanto las organizaciones agrarias como las empresas comercializadoras coinciden en que a ello se suma uno de los inicios de campaña peores de los últimos años. Según los representantes del sector, el modelo agrícola de Almería está dando signos de agotamiento y una de las principales causas son los elevados costes de producción, que ya suponen hasta 10 veces más que en otros países competidores como Marruecos.

La falta de protección de la Unión Europea a sus agricultores frente a producciones de terceros países y la pasividad de las diferentes administraciones ante circunstancias claves para la horticultura almeriense, no hacen sino empeorar la situación de falta de rentabilidad que ha empeorado en los últimos años.

Por todo ello, tanto organizaciones agrarias como comercializadoras hortofrutícolas de Almería han decidido acometer una serie de acciones para dar visibilidad a esta crisis y advertir del riesgo que está corriendo uno de los principales pilares de la economía provincial, que representa casi un 40% del PIB almeriense y el 29% de la población empleada.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.