Agro

Los mil y un vinos de Rioja

Valladolid

La DO marca el paso en el sector vitivinícola al estrenar un nuevo etiquetado en el que apuesta por dar mayor visibilidad a las zonas geográficas de producción. Nacen los vinos de pueblo y de viñedos singulares.

Clima, suelo y viñedos autóctonos convierten a los 144 municipios que pertenecen a la DOC Rioja en todo un universo de vinos con personalidad propia que el Consejo Regulador quiere poner en valor dándoles visibilidad en el etiquetado y, a la vez, garantizando su trazabilidad. El buque insignia de las denominaciones de origen marca así el paso en el sector al dar respuesta a la creciente exigencia de los consumidores por conocer más sobre el origen de los productos y a la vez, dar respuesta a la demanda de los elaboradores que buscan una calidad diferenciada.

Todo arrancó en 2017, cuando la Denominación puso en marcha una nueva regulación con la implantación de un sistema de trazabilidad para los Vinos de Municipio, idéntico a los de zona puestos en marcha en 1998 y del que surgieron Rioja Alta, Rioja Oriental -antes Baja- y Rioja Alavesa, y a la vez aprobó nuevas figuras como vinos de Viñedo Singular o espumosos de calidad. En junio se aprobó la regulación de las nuevas menciones en los etiquetados, innovaciones que hace unos días fueron mostradas por medio centenar de bodegueros en Bilbao.

Para el presidente de la DO, Fernando Salamero, estas innovaciones responden al hecho de que "Rioja está inmersa en un proceso de mejora continua, enriqueciendo su actual abanico y continúa demostrando ser una marca vibrante y dinámica que se adapta al paso del tiempo y a las tendencias actuales, persiguiendo siempre la satisfacción del consumidor".

Con el nuevo etiquetado, se permite conocer con detalle no solo que se trata de un vino de Rioja, sino que, además, el Consejo Regulador certifica la procedencia atendiendo a un origen concreto, proviniendo de una determinada zona, municipio o paraje, y añadiendo factores determinantes como la edad concreta de las viñas o la metodología de elaboración llevada a cabo. Actualmente hay 55 titulares, de más de 20 pueblos distintos, que habrían trazado su producción para designar sus Vinos de Municipio.

En el caso de la zona, designación que se viene materializando en las etiquetas desde 1998, son 156 titulares los que ya han acreditado la trazabilidad para hacerlo. En cuanto a Viñedos Singulares, en este momento hay 84 viñedos que, atendiendo a factores agronómicos y cualitativos, han sido sometidos a la aprobación del Ministerio y que representan aproximadamente un total de 154 de las 65.841 hectáreas que hay en Rioja. En el caso de Espumosos, ya son 16 las bodegas inscritas que están elaborando espumosos, blancos y rosados, de calidad.

Son precisamente los Viñedos Singulares la gran apuesta del Consejo Regulador. Se trata de vinos elaborados con uva procedente de una parcela con características que la hace única por sus condiciones de suelo, orientación o biodiversidad, con una antigüedad mínima del viñedo de 35 años y una producción máxima de 5.000 kilos hectárea. Deben pasar además una cata en la que tienen que obtener la calificación de excelente.

Estos "Rolls Royce" del vino suponen toda una vuelta de tuerca a la apuesta por la calidad del Consejo Regulador. Y es que es en el segmento premium donde la Denominación mantiene un liderazgo más claro al acaparar las ventas de ocho de cada diez botellas de los vinos de mayor valor añadido.

"Espaldarazo"

Las innovaciones introducidas por el Consejo Regulador han caído muy bien en el sector. David Bastida, director técnico y enólogo de Bodegas y Viñedos Ortega Ezquerro, considera que supone "todo un espaldarazo porque es ponerle una norma a un concepto en el que nosotros llevábamos trabajando mucho desde hace tiempo. Sin duda es un paso adelante porque es una manera de poner nombres y apellidos a las cosas en Rioja".

Esta bodega familiar de tercera generación radicada en Tudelilla, con una producción vinculada a la garnacha en viñedos viejos con suelos de piedra que dan vinos "con fuerza, de elevada graduación y acidez", destaca además la mejora en la trazabilidad, "un tema cada vez más importante para el consumidor y que le da garantías de lo que está consumiendo".

Juan Luis Cañas, presidente y propietario de Bodegas Luis Cañas y Bodegas Amare, ha hecho una apuesta fuerte por los viñedos singulares, figura a la que optan ocho parcelas."Para elegir esos viñedos hemos buscado entre los que son muy viejos, en los que la raíz ha ido creciendo hasta los cinco o seis metros en busca de humedad bajo las piedras y que aportan matices del suelo de siglos de historia", afirma. A esto se unen otras características respecto a otros viñedos, como el paisaje, el tipo de arbolado, hacia donde mira, si está al lado de un río o en un alto, etc., que aportan otros matices que harán que el vino sea diferente.

"Lo que plantaron los abuelos"

"Tratamos de expresar lo que nuestros abuelos plantaron en su momento, es decir tempranillo, graciano, garnacha, etc., y a veces algunas variedades que no estaban autorizadas, pero estaban por ahí despistadas como el boval, el moscatel rojo romano, la viura, la malvasía, la garnacha blanca. Todo eso que está por ahí y hace que un viñedo sea singular", añade.

En Rioja Alta, Bodegas Sonsierra lleva 20 años apostando por el vino de zona, y pretenden acogerse también a la indicación de municipio, explica Manu Martínez. Pero su gran apuesta son los Viñedos Singulares, para lo que están terminando una bodega que se dedicará exclusivamente a la elaboración de esos vinos y que incorporará tecnología punta. "El vino tiene que ser excelente porque tenemos que ir a capas muy altas, es la única manera de defendernos de esos bodegueros de nuestra zona que tienen los 100 puntos Parker", afirma. "Podíamos elegir muchos viñedos porque tenemos muchos con más de 35 años de antigüedad, pero hemos apostado por aquellos con suelos prefiloxéricos, con garnachas centenarias, etc. Son especiales no sólo para el Consejo sino para nosotros", afirma Manuel Martínez.

Esta bodega cooperativa que fundaron hace 58 años un grupo de viticultores y que comenzó a comercializar hace tres décadas exporta el 80 por ciento de los 3 millones de litros que producen al año. Sus clientes internacionales serán los primeros en probar sus vinos premium.

Mínima intervención

Gonzalo Salazar, director gerente de Bodegas Tarón con más de 200 socios de las localidades de Cuzcurrita de Río Tirón, Sajazarra, Tirgo y Villaseca, confía en que los cambios impulsados por el Consejo Regulador permitan potenciar la "personalidad" que tienen sus vinos de zona. "Estamos en el extremo noroccidental de la DO, lo que significa clima más atlántico que mediterráneo con vinos frescos y buena acidez, que agradecen mucho el tiempo en crianza, tanto en barrica como en botella".

Bodegas Valdelana apuesta también por los Viñedos Singulares, con cuatro hectáreas solicitadas y que vinificarán, junto a vinos de municipio en una bodega vieja en el barrio de Elciego."La idea es que sean vinos con la mínima intervención enológica, tocarlos lo menos posible. Cuidar y tratar mejor el campo, y en bodega limar un poco asperezas. Acompañarlos en ese viaje y ser meros transmisores entre la naturaleza y el producto", afirma Juan Valdelana, quien junto a su hermana ha vuelto a los orígenes de la tradición viticultora. "Para nosotros es muy especial estar aquí porque fue en la Alhóndiga -que hoy acoge el Azkuna Centroak de Bilbao- es donde empezó a vender vinos mi abuelo y por eso hemos traído vinos de su zona, de Elciego".

Valdelana reconoce la "oportunidad" que se abre tanto para los que llevan tiempo como para los que "estamos empezando" con las nuevas indicaciones. "Lo importante es que la gente sepa de dónde vienen las cosas, el origen, porque existe esa demanda", afirma. "La diferenciación es primordial para nosotros, pero sobre todo para el consumidor final. No quiere decir que porque sea vino de municipio o de zona sea mejor o peor, sino que es diferente. Tiene un origen, un significado y un valor distinto", concluye este joven y prometedor bodeguero con amplia tradición familiar en la viticultura.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.