Emprendedores-Pymes

Técnicas de motivación para aumentar la productividad de los trabajadores

  • Un espacio organizado de forma óptima repercute en el rendimiento
Imagen de Getty

Motivar a los empleados se ha convertido, hoy más que nunca, en una tarea indispensable para las empresas. Alejar del entorno de trabajo el sentimiento de frustación y dejar paso a los incentivos es imprescindible si se quiere lograr un equipo comprometido y una atmósfera adecuada. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Gestión y Desarrollo Exterior

Actuaciones tan sencillas como reconocer los logros en público y recriminar las malas acciones en privado o ser flexibles con el horario diario propician buen ambiente en la oficina, lo que siempre irá en beneficio de la empresa. De hecho, está comprobado que un empleado motivado asiste al trabajo más contento, aprovecha mejor el tiempo, se compromete antes con la entidad e, incluso, es más productivo.

Sin embargo, desde hace pocos años, las técnicas para incentivar a la plantilla no pasan sólo por elogiar o felicitar a los trabajadores. Hay cientos de actividades destinadas a amenizar el clima laboral que pueden desarrollarse en la empresa. "En la compañía en la que trabajo, todos los viernes por la tarde pasan un carrito de bebidas para convertir la oficina en un entorno más informal. Además, si la empresa llega a objetivos de facturación y tú llegas a los tuyos individuales, se organiza un viaje a una ciudad europea durante un fin de semana. Este año, el destino elegido es Praga", explica Carlos Hernández, experto en selección de personal y consultor de Recursos Humanos en The Green Recruitment Company.

"Otra de las medidas con mejor acogida entre los empleados es la tómbola que se lleva a cabo en la época de navidad. Durante el mes de diciembre se realizan competiciones de rendimiento todos los días, de manera que el que mejor desempeñe su trabajo obtiene un premio".

Con iniciativas de este tipo, los propios trabajadores fortalecen sus vínculos afectivos y sienten que forman parte, no sólo de los objetivos de la empresa, sino también de los planes de ocio y de las relaciones extralaborales. Según Hernández, "este tipo de actividades son muy eficaces y motivadoras a la hora de enfrentarse al día a día. Sirven como aliciente, a largo plazo, de la recompensa del trabajo duro y también ayudan a mentalizar que el trabajo individual y el de equipo han de ir de la mano".

Planificación óptima del espacio

Además de las actividades que pueden llevarse a cabo dentro y fuera de la oficina, otra técnica muy útil para conseguir que los empleados estén más motivados es establecer un entorno eficiente y favorable.

La empresa Steelcase, experta en el diseño de espacios de trabajo, se encarga de buscar constantemente nuevas soluciones que ayuden a los asalariados a trabajar mejor y más eficientemente. "Entre los últimos lanzamientos se encuentra Brody, un diseño que cuenta con un sillón, una mesa y una pantalla que aporta privacidad. Este producto está especialmente pensado para que los trabajadores puedan concentrarse y aislarse en entornos abiertos", afirma Alejandro Pociña, presidente de Steelcase. "Otra de nuestras últimas novedades es un sistema de clableado llamado Thread, que se queda oculto bajo alfombras y moquetas, y que se apoya en postes de alimentación al que poder enchufar varios dispositivos electrónicos".

Uno de los errores más comunes, en este sentido, es pensar que el espacio de trabajo no tiene una influencia directa sobre la motivación de los empleados. Muy al contrario de lo que se piensa, este no sólo debe reflejar la imagen y cultura de la institución, sino que también resulta fundamental que proporcione una gama de ambientes que sirvan para múltiples funciones. "Crear un espacio de trabajo que fomente el bienestar cognitivo, físico y emocional repercute directamente en la productividad, en el rendimiento y en la satisfacción de los trabajadores", señala Pociña.

Claro que esta cuestión cobra más importancia en aquellas empresas cuyos empleados se organizan por equipos o grupos, ya que un entorno funcional ayuda al intercambio de información y favorece la colaboración de una forma rápida, óptima y eficiente, y esto incide directamente en los resultados favorables de la entidad.

El reto, ahora, consiste en que las compañías comprendan el valor que tienen sus instalaciones, no las desaprovechen y las consideren una parte importante de su gestión. "El espacio de trabajo supone el segundo coste más alto para el 95% de las empresas, después de las nóminas. Sin embargo, en muchas se desperdicia", reconoce Pociña.

Propiciar 'tensión creativa'

Además de organizar el entorno de manera eficaz e impulsar entre los trabajadores actividades motivadoras, otra de las medidas que se pueden tomar en la empresa para estimular a los empleados es adoptar una actitud empática, flexible y con división de roles multidisciplinares. Es lo que se conoce como tensión creativa, que supone una nueva forma de entender las relaciones en el trabajo. "El concepto principal es alejarse de todo planteamiento teórico y de los métodos tradicionales y aprender a pensar fuera de la caja", afirma Carmen Bustos, directora ejecutiva de Soulsight, una consultoría de diseño estratégico, que ha puesto nombre a este método.

Hoy en día, los nuevos modelos de economía colaborativa demandan organizaciones basadas en el trabajo en equipo, ya que aptitudes como la innovación o la proactividad se desarrollan más favorablemente en esas circunstancias laborales. De ahí que la adopción de este plan en la entidad pueda propiciar empleados más creativos, más audaces, más implicados en generar mejoras y, por ende, más motivados. "Lanzar ideas para que se implanten es menos realista y operativo que generarlas entre todos, con el valor añadido del conocimiento interno y la seguridad de que un equipo implicado es un equipo que trabaja feliz y, por lo tanto, su rendimiento es infinitamente mayor", explica Bustos.

Crear una plantilla activa y capaz de aprovechar los conocimientos que se gestan entre todos es una tarea que requiere tiempo y dedicación. Sin embargo, a largo plazo puede convertirse en una herramienta muy eficaz, ya que, en muchas ocasiones, sentirse parte de los logros de una colectividad motiva más que la conquista de éxitos a nivel individual. Además, aprovechar la experiencia del resto de compañeros de trabajo suma al equipo en una espiral de retroalimentación, en la que todos aprenden de todos. Las reuniones donde se fomenten las tormentas de ideas pueden posicionar a los empleados en una postura más segura a la hora de alcanzar sus objetivos. Tal y como reconoce Bustos, "este es uno de nuestros principales mensajes: el diseño de una estrategia lineal no tiene sentido, hoy día en día, en una realidad poliédrica".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

tri-leros
A Favor
En Contra

El trabajo de los sicarios de RR.HH. consiste en "motivar" con toda clase de ton terías al empleado para tenerlo mareado , o asustado, con burrocracia variada, como las inútiles y tediosas valoraciones o descripciones de puestos, y ,eso sí,que produzca más, y mientras le reducen el salario, más, y más, y más.

Queréis motivar? pagad más, pagad con justicia y no solo os dediqueis a engordar los bonus y pensiones de los directivos para blindar vuestros puestos.

Puntuación 3
#1