Emprendedores-Pymes

Usuarios estafados y usuarios estafadores: consejos para evitar engaños en Internet

  • El 'boom' del comercio online viene acompañado del aumento de fraudes
Imagen de Thinkstock

Las páginas de comercio electrónico y las de loterías online continúan siendo las formas más comunes de estafa con las que algunas organizaciones engañan a los usuarios para lucrarse ilícitamente. Sin embargo, y aunque con menos repercusión, proliferan también los casos contrarios, en los que es el usuarios el que se convierte en estafador.

Y es que las tiendas online también pueden sufrir engaños en el momento de poner sus productos a la venta, tal y como denuncia Xopie, empresa de creación de tiendas online. "El comercio online es objeto de actuaciones fraudulentas, y cada vez está más expuesto a sufrirlas, por el 'boom' de las compras en línea", explica Marc Schillaci, CEO de la compañía. "Si no se detecta, cualquier incidencia puede repercutir de forma muy negativa en el negocio".

Un 10% de las miles de tiendas que la plataforma ha creado hasta la fecha han sufrido alguna vez un intento de fraude por parte de los usuarios, aunque no siempre con éxito. Desde Xopie indican que todo negocio online está obligado por ley a confirmar al cliente la operación que acabe de ralizar, pero no está obligado a aceptar todas las transacciones que se tramiten a través del carrito de la compra. Se pueden denegar si no son claras o si se sospecha que pueden ser ilegales.

Ante la situación, desde la plataforma indican una serie de medidas y precauciones que se pueden tomar para evitar, en la medida de lo posible, que una tienda acabe sufriendo un timo.

1. Comprobar los datos del cliente

Es recomendable verificar si coinciden los datos de registro con los datos de facturación y los de entrega. Se pueden usar herramientas de localización geográfica como Google Maps, para ver dónde piden que se entregue el paquete. Datos sin sentido y entregas con destino oriental pueden no ser de fiar.

2. Verificar los medios de pago

Las compras realizadas con una misma tarjeta pero en las que se soliciten distintos puntos de entrega suelen ser pedidos fraudulentos.

3. Conocer el mercado

Hay sectores más proclives a sufrir engaños, como pueden ser el tecnológico o el de la perfumería. Además, cuanto mayor sea el ticket de compra por producto, mayor será el riesgo de ser foco de fraude.

4. Conocer el público objetivo

Si las ventas por ticket medio son reducidas y de repente llega un gran pedido, hay que sospechar. Otro factor puede ser la venta de un mismo artículo repetido muchas veces, o ventas pequeñas muy repetitivas por el mismo usuario, origen o tarjeta, sobre todo en fechas significativas, como rebajas o Navidad.

5. Compras internacionales no justificadas

No tiene por qué ser un fraude, pero es extraño que una tienda online reciba un pedido procedente del extranjero si solo está disponible en español y no está orientado al mercado exterior.

6. Pasarelas de pago fiables

Hay que usar solo pasarelas que acepten protocolos de transacción seguros, lo que supone un rechazo a todas las tarjetas que no se ajusten a dichos protocolos. De este modo, no afectará al potencial de ventas y se podrá reducir el impacto negativo hasta un 25%.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin