Emprendedores-Pymes

Impulso al consumo español: aumentan la confianza y las expectativas de compra

  • Tras cinco años de 'depresión', el ánimo de los consumidores repunta

A principios de este mes, y contra todo pronóstico, el Banco Central Europeo (BCE) rebajaba los tipos de interés al 0,05% y anunciaba un nuevo plan de estímulos mediante un programa de compra de activos bancarios. El primer paquete, este mes de octubre.

En realidad, se trata de medidas convencionales, pero la cifra (histórica) del tipo de interés -y la cantidad que se baraja en la compra de deuda, no lo son en absoluto. Las medidas tienen un solo fin: incrementar el dinero que circula por el sistema financiero para facilitar a los bancos que concedan créditos a la economía privada.

Pero los consumidores se preguntan, una vez más, cómo afectan estas medidas a su bolsillo. Con la prima de riesgo bajo control, casi olvidada, la evolución de la deuda familiar y del crédito al consumo se han convertido en la nueva referencia a la hora de tomar el pulso a nuestra economía.

Y, por primera vez en cinco años, se ha registrado una variación positiva en el ánimo del consumidor, lo que se traduce en una percepción más favorable del futuro del consumo, que se reactiva.

Según el último Observatorio Cetelem Europeo del Consumo 2014, los europeos creen que el proceso de salida de la crisis ha comenzado: cuatro sobre diez es la nota que otorgan a la situación de su país, frente al 3,7 del año anterior. De los trece países analizados, ocho han registrado mejores resultados que el año anterior, incluyendo a España y Portugal.

Más intención de gasto

Los consumidores de Francia, Italia, Polonia y Eslovaquia son los que declaran sentir que su país pasa por una nueva degradación. Y, entre ellos, los campeones del pesimismo son los franceses, que han obtenido un resultado históricamente bajo para este ejercicio: 3,9 % frente al 4,1% del año pasado.

Alemania, Bélgica y el Reino Unido, por el contrario, siguen manteniendo, inalterables, las tres primeras posiciones del ranking, superando en los tres casos los resultados del año anterior.

Así, y en rasgos generales, los europeos contemplan un futuro más favorable de consumo. Tras dos años bajo el reinado del ahorro preventivo, por fin parece que el aumento de los gastos prima sobre el ahorro, algo que ha quedado resaltado por el verano, cuando un porcentaje mayor asegura haber gastado más que en años anteriores.

Además, los consumidores de los doce países estudiados expresan intenciones de gastar más a partir de ahora y con respecto al año anterior. Así, una media del 40% de los europeos esperan aumentar sus gastos, frente al 33% del año anterior.

Sólo cabe esperar que este repunte de confianza no caiga en saco roto y que se convierta en un incentivo real a este augurado consumo.

Más gasto en verano

Según datos del Observatorio mensual de Cetelem, un 19,8% de los consumidores asegura haber realizado un mayor gasto este verano que el anterior. Un dato relevante y más teniendo en cuenta que tres meses antes sólo un 16,4% tenía intención de hacerlo. Aun así, el número de ciudadanos que confiesa haber gastado menos, ya sea por su situación o por querer ahorrar para afrontar la cuesta de septiembre, alcanza un preocupante 47,8% del total (cuando solo un 35,4% pretendía hacerlo en mayo).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud