Emprendedores-Innova

La empresa We Are Knitters vuelve a poner de moda tejerse la ropa a mano

  • Pepita Marín y Alberto Bravo se lanzaron en 2011 a emprender
Alberto Bravo y Pepita Marín, fundadores de We Are Knitters.

Hoy en día, la cultura do it yourself -traducido al español como hazlo tú mismo- se ha convertido en una tendencia en alza. Personalizar las prendas de ropa favoritas o, incluso, fabricarlas desde cero es una oportunidad, no sólo de crear moda única y diferente, sino también de entretenerse, hacer terapia desestresante y ahorrarse unos euros en la adquisición de prendas nuevas.

Prueba de ellos es el knitting, la moda de tejer nuestras propias prendas. En España, esta iniciativa está ganando cada vez más adeptos, sobre todo a raíz de la creación de We Are Knitters. Esta empresa ha dado a conocer en nuestro país el arte de tejer por medio de kits para principiantes. "Nos dimos cuenta de que en Estados Unidos, el knitting era una tendencia brutal. Entendimos que traer el concepto a España era una oportunidad para impulsar la afición de tejer entre los jóvenes", explica Alberto Bravo, cofundador de la compañía.

Sus inicios -en plena crisis-, no fueron sencillos, debido al gran sacrificio al que tuvieron que enfrentarse Pepita y Alberto, los dos fundadores de la empresa. Sin embargo, los problemas económicos no han mermado su crecimiento, ya que de vender 2.000 kits -formados por aguja y ovillo- en 2012, han alcanzado en tan sólo dos años la cifra de 20.000. "En un mundo marcado por lo impersonal, la rapidez y lo tecnológico, hacer algo con tus propias manos ha posibilitado que seamos capaces de desconectar del estrés diario y que podamos sentirnos orgullosos con el resultado final", reconoce Bravo.

Expansión por EEUU

Aunque están inmersos en su expansión por Estados Unidos, la firma sigue potenciando su acción en países europeos como España, Alemania y Francia. El perfil de sus consumidores no es siempre constante, ya que como afirma Bravo "en diciembre, coincidiendo con el comienzo de las Navidades, el porcentaje de clientes masculinos creció exponencialmente. Algo realmente curioso". A pesar de ello, las chicas entre 25 y 40 años, lectoras habituales de revistas de moda y blogs y seguidoras de tendencias, son sus usuarios más asiduos.

La empresa, que cuenta con un total de 15 empleados divididos en tres sectores: diseño, logística y marketing, se encuentra en el punto en el que no le hace falta hacer crecer más la plantilla para hacer crecer la empresa, ya que como reconoce Bravo "hemos dado con un muy buen equipo que funciona prácticamente sólo y con el que sabemos que podemos llegar al siguiente nivel".

La enorme comunidad con la que cuentan en las redes sociales es uno de los principales motivos de su creciente éxito. De hecho, son los propios clientes, o como ellos los llaman, knitters, los que se resuelven las dudas entre sí y comparten trucos, dando lugar a relaciones de amistad online entre ellos. Todo un logro para esta joven empresa que, a pesar de las dificultades, reconoce "que la experiencia está valiendo la pena al 100%".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin