Empleo

La pregunta que una experta en RR.HH. recomienda hacer en una entrevista de trabajo

  • Gibbs dice que plantear la cuestión al comienzo ayuda a situarse
  • Pide aprovechar el encuentro para abordar la curva de aprendizaje
  • Para ello, dice que uno debe ser transparente, sin mentir ni exagerar
Foto: Dreamstime.
Madridicon-related

Jordan Gibbs es una profesional en Recursos Humanos que, a los 31 años de edad y con 8 años de experiencia en el sector, fue despedida de su puesto de reclutadora en Lyft, el pasado mes de noviembre. La misma era consciente de los despidos generalizados que estaban teniendo lugar en las compañías tecnológicas, y decidió documentar su experiencia y su nuevo plan para encontrar otro empleo en TikTok.

Gibbs se adentró en un mercado diferente al que conocía, y durante dos meses pasó por 42 entrevistas de trabajo. Finalmente, en enero obtuvo una nueva oportunidad laboral.

Asegurarse de que es la decisión correcta

Debido a que había sido despedida recientemente, Gibbs quería asegurarse de que se uniría a un equipo con gran potencial, y en el que ella tuviese un lugar adecuado. Entonces, decidió guardar los detalles de cada una de las entrevistas, para posteriormente analizarlos detenidamente y decidir si quería realmente emplearse con cada una de las compañías que le habían entrevistado.

Para ello, dice que siempre hace una pregunta en las primeras fases del proceso de selección: ¿Si pudieras cambiar algo de la compañía, qué sería? De acuerdo con Gibbs, la respuesta a esta cuestión permitirá conocer tanto el producto de la compañía como la cultura que esta alberga. Añade que es algo por lo que merece la pena mantener un 'feedback' constructivo: el producto, la cultura empresarial, la idea de cómo mejorar el servicio al cliente.

Y si el entrevistador respondiese con una crítica sobre la cultura de la organización, Gibbs comenta que ello puede mostrar que existen problemas más graves y que estén ocultos. "Si la respuesta es 'Me gustaría que el equipo estuviese más conectado', eso es una señal de alarma", afirma la misma. Y es que cuestiones de este estilo, concernientes a la comunicación, la dirección o con el propósito del trabajo, son complicadas de corregir individualmente, y sin embargo podrían afectar a la experiencia laboral en el día a día.

La sinceridad ante todo

Además, si el proceso de selección avanza, Gibbs suele preguntar también: ¿Cuál crees que será el mayor desafío para mi en esta compañía? Esta es una buena forma de anticipar si la experiencia y las habilidades propias se alinean con las necesidades de la organización. La misma dice que también es una buena oportunidad para hablar sobre cómo uno aborda las curvas de aprendizaje en los nuevos empleos. Para ello, se puede comentar cómo uno desarrolló nuevas habilidades en el pasado, y explicar de paso cómo se aplicaría esa flexibilidad en el nuevo empleo.

Gibbs afirma que la transparencia sobre lo que se deberá aprender en el nuevo trabajo es algo muy importante. En su caso, ella tuvo que pasar de un empleo en el sector tecnológico a otro financiero. Y en vez de ignorar aquellas cualidades que no posee y debe adquirir, o de asegurar que se poseen cuando no es cierto, la misma comenta al empleador que: "Estas son las cosas que considero que aprendería muy bien". Así, dice que: "Puede apreciar que soy alguien inteligente y reconocer que pasaría por una curva de aprendizaje".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud