Empleo

¿Pueden despedirte por no ser lo suficientemente divertido en el trabajo?

  • Un empleado fue despedido por no participar en las bromas de la oficina
  • Los Tribunales defendieron su derecho a no participar
  • Expertos laborales dicen que ser "divertido" en la oficina depende del interés
Foto: Dreamstime.
Madrid

Lo que para algunos jefes es "divertido", para sus empleados podría ser simplemente "obligatorio". Sin embargo, recientemente un titular del Washington Post mostró lo que para muchos puede ser una victoria, o al menos un alivio: "Un hombre francés gana el derecho a no ser 'divertido' en el trabajo".

Pero el caso tampoco es tan sencillo como suena de buenas a primeras. Concretamente, este trabajador fue despedido de su empresa por no seguir la corriente a unos compañeros que habían convertido la oficina en una fiesta de mal gusto: la elevada ingesta de alcohol, las bromas sexuales y apodos groseros dominaban el ambiente.

Pues bien, el caso llegó a los tribunales franceses, y estos determinaron que el empleado poseía una "libertad fundamental" para mantenerse al margen de tal contexto.

Una cuestión de preferencias

Entonces, ¿Hasta qué punto un trabajador puede (o debe) ser "divertido" durante sus horas de desempeño laboral? Toni Frana, director de servicios laborales en la plataforma de empleo FlexJobs, dice que la respuesta será diferente en cada oficina. "Algo muy importante a considerar cuando buscas trabajo es el tipo de ambiente en el que quieres estar. Y para algunas personas, la diversión debe formar parte de la ecuación".

Para responder quizás sea necesario un ejercicio de introspección. Frana y otros expertos laborales hablan de la necesidad de preguntar a los responsables de contratación, o a personas que estén empleadas, por la cultura de la compañía. Es importante calibrar el nivel de diversión que existe en dicho ambiente de trabajo, y saber qué tolerancia se espera por parte de los trabajadores hacia este.

Algunas preguntas útiles son: ¿Se realizan eventos sociales? Si es así, ¿De qué tipo? ¿Se juntan los empleados tras el trabajo? ¿Se espera que todo el mundo acuda? Incluso si la organización para la que se va a trabajar posee una cultura laboral que resulta atractiva, puede que se reciba la invitación para una fiesta que no resulte de agrado. Aquí ya entran en juego las preferencias personales.

No es blanco o negro

"Si realmente buscas permanecer en la compañía, obtener un ascenso y contribuir a mejorarla en el largo plazo, entonces debes acomodarte a su cultura empresarial", comenta la experta laboral de la plataforma ResumeBuilder, Stacie Haller. "Si tu trabajo es algo más transaccional y nada de eso es importante, entonces puede que te sientan más cómodo sin participar", añade.

Resumiendo, lo que quieren decir Frana y Haller es que, aunque nadie esté obligado a participar en todos los eventos de la organización ni a reír todas las gracias de jefes y compañeros, puede que sea necesario ceder de vez en cuando para asegurarse que se obtiene un ascenso o una subida de sueldo deseada.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments