Editoriales

España se anticipa al reto del 5G

El sector de las telecomunicaciones está en puertas de una nueva revolución. El auge de los dispositivos capaces de operar en internet (desde coches hasta electrodomésticos) requiere la implantación de una red móvil de nueva generación: el 5G. Uno de los decisivos avances para que esta transición se desarrolle en España llegará de forma inminente.

Se trata de la subasta de una de las bandas de frecuencia ahora libres en el espacio radioeléctrico: el segmento de 3,5 Ghz. La puja aportará al Estado una cantidad muy módica, en torno a 130 millones, pero esa cifra no debe llevar a minusvalorar la importancia del proceso.

Esta próxima subasta dotará a las telecos de las condiciones que necesitan para empezar a ensayar, en condiciones reales, con la nueva tecnología. Además, después de esta primera puja, el Ministerio de Energía y Agenda Digital tendrá el camino libre para preparar una transición más importante. Se trata de la habilitación de la frecuencia de 700 Mhz.

Ese segmento está ahora ocupado por la televisión digital terrestre y el objetivo radica en que sea utilizada exclusivamente por el 5G. Las previsiones que se manejan sobre esta puja son mucho más elevadas. No en vano el ejemplo de otros países europeos muestra cómo el Estado puede obtener unos ingresos superiores a los 2.000 millones.

Pero más allá de las futuras aportaciones a las arcas públicas, lo realmente importante es que España compensa la leve demora que acumulaba en relación a la subasta de las frecuencias de 3,5 Ghz (estaba prevista para el primer trimestre). Además, empieza a preparar la implantación de las fases más complejas del 5G, una anticipación que debe evitar que se repitan los retrasos que caracterizaron la puesta en marcha del 3G y el 4G.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin