Economía

Préstamos a fondo perdido para futuras madres: la fórmula de Orban para fomentar la natalidad en Hungría

  • "Necesitamos niños húngaros para frenar la inmigración", dijo
  • Las mujeres que tengan cuatro hijos no pagarán IRPF de por vida
El primer ministro de Hungría, Viktor Orban. Reuters

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, anunció el pasado domingo un paquete de siete medidas concretas para fomentar la natalidad que incluyen subsidios para préstamos o desgravaciones fiscales. La medida más importante incluye préstamos de 30.000 euros para mujeres de menos de 40 años que se casen por primera vez que será condonado parcialmente si tienen dos hijos y totalmente si tienen tres.

"Cada vez nacen menos niños en Europa. Para Occidente la respuesta es la inmigración. Por cada niño que se pierde tiene que venir otro para que las cifras cuadren; pero no necesitamos cifras. Necesitamos niños húngaros", dijo Orbán durante su discurso del estado de la nación pronunciado este domingo.

En concreto el paquete incluye una ampliación del programa de préstamos para la adquisición de vivienda para familias con al menos dos hijos, ayudas para la compra de coches de siete plazas o desgravaciones especiales para las mujeres que tengan al menos cuatro hijos.

Entre las medidas más destacadas se encuentran que las mujeres de menos de 40 años podrán optar a un préstamo ventajoso de 10 millones de florines (31.200 euros). Un tercio del préstamo se considera una ayuda a fondo perdido si tiene dos hijos y el préstamo entero será condonado si tiene tres.

Índice de fertilidad en la Unión Europea. Fuente: Eurostat

Hungría está experimentando un decrecimiento vegetativo de 32.000 personas por año y tiene una ratio de fertilidad de 1,53 nacimientos por madre, según los datos de Eurostat de 2016. Hungría está por debajo de la media europea que se sitúa en el 1,6 niños, aunque es superior a países como Italia y España que registran 1,3 niños por mujer.

El paquete de medidas incluye también la creación de 21.000 plazas públicas de guardería, una aportación de más de 2.000 millones de euros al sistema de salud y ayudas a la compra de viviendas para familias de más de dos hijos. Además, de eliminar de por vida el IRPF para madres que tengan cuatro hijos.

La población de Hungría ha ido disminuyendo de manera constante, desde un máximo de 10,7 millones en 1980, a menos de 10 millones en la actualidad. El país sufre una emigración anual de 600.000 húngaros anuales que salen del país hacia Europa occidental.

El objetivo del Gobierno de Orban es aumentar la tasa de fertilidad a 2,1 en 2030, lo que supondría ponerse a la cabeza de natalidad en Europa. Francia, actualmente, es el país de la Unión Europea con el índice de fertilidad más elevado al situarse por encima de 1,9 recién nacidos por mujer.

Orban, uno de los azotes contra la inmigración procedente de Oriente Medio, agregó que pretendía mantener el crecimiento económico en 2% sobre el promedio de la Unión Europea en los próximos años a pesar de una desaceleración global esperada.

El gobierno no ha facilitado una estimación inmediata del gobierno para el costo de las nuevas medidas, pero apunta que se beneficiará a cargo de los presupuestos de de 2019, con el superávit previsto para este ejercicio. Las cuentas de este año incluyen un objetivo de déficit del 1,8%. En enero el superávit se disparó sobre los 750 millones de euros, el más alto en dos décadas.

El discurso ha sido pronunciado mientras cientos de manifestantes se concentraban ante el Palacio Presidencial de Sándor del complejo del Castillo de Buda para cortar uno de los puentes levantados sobre el río Danubio.

La medida puede además interpretarse en clave electoralista, puesto que en mayo habrá elecciones al Parlamento Europeo y locales, una cita a la que el partido Fidesz de Orbán llega tocado por las movilizaciones de la oposición para protestar contra medidas como la obligatoriedad de prestar 400 horas extras al año para los trabajadores. Sin embargo, el partido de Orbán sigue primero en las encuestas con un 39% de apoyo según un estudio de Median.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3
Publicidad
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Jajaja Francia...
A Favor
En Contra

Francia no cuenta xke está lleno de negross y moross! Da gusto con Hungría! Le da el dinero a los suyos! No a los de fuera que son infinitos! Bravo!!!

Puntuación 4
#1
Claro que si
A Favor
En Contra

Menudo titular tendencioso, como se nota que hay dilapidar al presidente hungaro.

Dar ayudas a la natalidad=futuro="fondo perdido"="malo"

Dar paguitas para que hasta el ultimo ilegal consuma y que la maquina siga una semana mas, es lo correcto.

Puntuación 2
#2
Es lo lógico
A Favor
En Contra

Hungría: País civilizado. Se protege a la familia, la religión y los húngaros

España: Casa de p.tas. Se denigra a la familia, se exterminan cien mil niños no nacidos al año, se acosa a la religión y se fomenta que ilegales entren en el país.

Averigüen qué país tiene más problemas para pagar las pensiones y cuál país se extinguirá antes de que finalice el siglo. Pista, ambas respuestas empiezan por E.

Puntuación 0
#3