Economía

Australia quiere ser el nuevo paraíso del litio: busca crear una industria de alto valor añadido

Foto: Getty

Australia es uno de los países con suelos más ricos a nivel de materias primas minerales. El avance exponencial de los productos tecnológicos en las últimas décadas han hecho necesario nuevos minerales, ya sea como conductores eléctricos o como acumuladores de energía. Para fabricar un smartphone se usan cerca de 25 minerales distintos, entre ellos el litio. Este es el material fundamental en las baterías eléctricas, que son cada vez más potentes y frecuentes en nuestros utensilios de uso diario, desde cepillos de dientes eléctricos a baterías de coches híbridos o eléctricos. Sin embargo, el país no se aprovecha del gran mercado que tendrá el sector de cara al futuro reciente, algo que el Gobierno quiere cambiar.

"Actualmente, Australia produce casi la mitad del litio del planeta, pero una vez que es extraído del suelo, se envían fuera, con todas las actividades de creación de valor como procesamiento y manufactura de baterías ocurriendo en el extranjero", asegura el ministro de Comercio, Simon Birmingham.

Y es que Australia superó en 2017 a Chile como mayor productor de litio del mundo, con 18.700 toneladas anuales frente a las 14.100 toneladas chilenas. La producción total del planeta en ese año ascendió a 43.000 toneladas, según el Servicio Geológico de EEUU.

En este sentido, Birmingham considera que esta es "una oportunidad única para transformarse en un importante centro de procesamiento, fabricación y comercialización de baterías de iones de litio", intentando desarrollar "un sector de alta tecnología sobre la manufactura del litio" en el país.

La optimización de la rentabilidad de sus recursos naturales centra su Informe Recursos 2030, donde recuerdan que Australia produce "10 de los 16 minerales y metales necesitados para construir un panel solar", como ejemplo de la riqueza de sus suelos y minas. Y la demanda sólo va a ir en aumento. El informe recoge que el consumo mundial de litio aumentará más de un 300% entre 2017 y 2027.

"El precio del litio se ha triplicado desde 2010 y está previsto que el consumo de baterías mundial se quintuplicará en los próximos diez años", subrayó el ministro de recursos naturales Matthew Canavan. De hecho, ha pasado del entorno de los 100 dólares por tonelada métrica en el primer trimestre de 2015 a marcar sus máximos casi en los 300 dólares en la primavera de 2018. Desde entonces, su valor ha menguado hasta los 240 dólares dado que la producción está aumentando más rápido que la demanda.

Los mandatarios australianos deberían darse prisa si quieren continuar con su dominio del mercado del litio e intentar llevar a su territorio negocios relacionados con alto valor añadido. Los analistas y las autoridades chilenas creen que el sorpasso del país austral es algo temporal, después de que un acuerdo entre las chilenas Corfo y SQM alcanzado en marzo de 2018 permita extender su producción. A nivel corporativo, SQM abarca actualmente el 25% de la producción mundial, seguido de cerca por la australiana Talison Lithium con un 24%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0