Economía

Draghi reclama avanzar más en integración monetaria y económica para evitar nuevas crisis

ESTRASBURGO (FRANCIA), 15 (SERVIMEDIA)

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, reclamó este martes profundizar más en el proceso de integración económica y monetaria de la UE al considerar que en los últimos años "se ha avanzado mucho" como consecuencia de la crisis financiera pero "queda muchísimo por hacer para que la unión sea más sólida aún y aporte estabilidad a todos los estados miembros".

Draghi lanzó este mensaje en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo durante un acto de conmemoración por el 20º aniversario del nacimiento del euro, que echó a andar el 1 de enero de 1999 al hacerse oficial el tipo de cambio que tendría la moneda comunitaria respecto a las divisas nacionales que existían entonces.

En su intervención, Draghi defendió el euro como "el hecho más palpable de la integración europea para nuestros ciudadanos", además de como un "baluarte" y como "un motor muy robusto sobre el que asentar nuestro nivel de vida".

Sin embargo, advirtió de que "ahora los desafíos son de alcance global y solo se pueden afrontar juntos" desde la unidad que aporta la política monetaria conjunta en la UE, cuyas ventajas considera que se vieron sobre todo durante la reciente crisis financiera.

"Juntos hemos tenido una voz audible y de peso en la regulación de los mercados internacionales para configurar la regulación internacional tras la crisis financiera, pero en algunos países no se han podido aplicar todos los beneficios del euro", comentó.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, recordó que hace veinte años "nos tomaban por locos cuando anunciamos esta unión monetaria diciendo que de ninguna manera podía funcionar" y ahora esas voces, pese al incremento de partidos euroescépticos, se escuchan "un poco menos" que entonces.

"Todo el mundo nos decía que nos lanzábamos a una aventura que nos colocaba al borde del abismo, pero podemos decir con satisfacción y alegría que la obra que comenzamos hace 20 años se ha coronado con éxito y el mérito es de aquellos que se proyectaron en el futuro", dijo.

Juncker ensalzó el euro por constituir una "política pacifica, política de paz con otros medios" y se mostró orgulloso de haber protagonizado su implantación primero como presidente de Luxemburgo y ahora vivir este aniversario como presidente de la Comisión Europea.

Además, concedió el "principal mérito del euro" al Banco Central Europeo por su "independencia" de los estados miembros y porque esa condición ha reforzado su "credibilidad". Sin embargo, apuntó como "debilidad" que no existe mayor coordinación de políticas económicas entre los integrantes del mercado comunitario.

También lamentó que se haya dado "demasiada importancia" al Fondo Monetario Internacional durante la reciente crisis financiera porque "si California tiene dificultades, EEUU no se dirige al FMI, y nosotros tendríamos que haber hecho lo mismo".

El presidente de la Comisión criticó a su vez la "falta de solidaridad" que demostró la UE "cuando se dio la crisis griega" porque "no fuimos suficientemente solidarios e insultamos a Grecia".

"LARGA VIDA AL EURO"

El presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, adujo que el euro es "uno de los mayores logros de nuestra construcción europea" y deseó una "larga vida al euro" por representar "un símbolo de la identidad europea".

Centeno recordó, como Juncker, que "muchos predijeron un fracaso del euro pero no tenían razón" porque, incluso tras la reciente crisis financiera, la moneda comunitaria ha salido "más fuerte gracias a las acciones políticas comprometidas".

El político portugués también habló del euro desde una perspectiva de autocrítica para recordar a sus colegas que todos tienen la "obligación" desde las instituciones europeas de "generar una sociedad más justa y más inclusiva" para el conjunto de los ciudadanos de la UE.

El expresidente del Banco Central Europeo Jean Claude Trichet también tomó la palabra para sacar a relucir que el éxito del euro queda plasmado en su "credibilidad" como divisa y en la "estabilidad de precios" del 1,7% de media que ha permitido durante dos décadas.

Trichet subrayó que la moneda conjunta de la UE "ha resistido la peor crisis financiera que ha existido" en el continente desde la Segunda Guerra Mundial y se jactó de que, cuando nació, "se dijo que iba a durar poquito y que era imposible que hiciera frente a grandes crisis y ha tenido una capacidad increíble para sostenerse" durante estos años.

Finalmente, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, manifestó en su discurso de inicio de la ceremonia que el euro ha servido de "escudo en la última crisis" financiera y "evitó que se derrumbaran las economías más débiles".

Tajani advirtió de que "el edificio del euro no está todavía completo y ha habido errores" en estos años pero se mostró convencido de que es "un proyecto prometedor que no puede ser un fin en sí mismo", sino que "tiene que seguir siendo un instrumento para conseguir una economía social de mercado que consiga que llegue prosperidad y el trabajo a toda la UE".

El político italiano hizo un llamamiento a "completar este edificio" porque "no podemos quedarnos en tierra de nadie", ya que en ese caso "puede pillarnos una nueva crisis y nos puede sumerger" en nuevas incertidumbres.

Como reto, señaló que hay regiones europeas en las que uno de cada dos jóvenes no encuentran trabajo y, por ello, pidió aprovechar esta conmemoración de los 20 años del nacimiento del euro para "tomar nota de los problemas abiertos porque necesitamos que los líderes europeos asuman su responsabilidad para fortalecer el euro, activar la recuperación y generar empleo porque sin trabajo no hay libertad ni tampoco hay dignidad".

Concluido el acto, un cuarteto de músicos interpretó el himno de la Unión Europea con instrumentos de viento antes de que hubiera una foto de familia de los protagonistas de la ceremonia, entre los que se encontraban los expresidentes españoles del Parlamento Europeo Enrique Barón y José María Gil Robles.

Finalizado el acto, la eurodiputada española del PNV Izaskun Bilbao solicitó la palabra para quejarse de que todas las personas que habían tomado la palabra en el homenaje al euro habían sido "hombres" y reclamar que no pasen "otros 20 años para corregir" tal situación.

(SERVIMEDIA)

15-ENE-19

PAI/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin