Economía

Merlin estrena en Madrid su primera torre de oficinas de desarrollo propio

Madrid, 10 oct (EFE).- La socimi Merlin Properties estrena este mes su primer edificio de oficinas, la Torre Chamartín, cuyo desarrollo ha corrido íntegramente por su cuenta, que tiene 86 metros de altura, 18 plantas, 18.300 metros cuadrados alquilables y una inversión en la construcción de 30 millones de euros.

La torre está ubicada en la confluencia de las autovías A1 y M11, cerca del nudo norte de la M30, y 4.500 metros cuadrados de su superficie de oficinas alquilable se encuentra en un edificio anejo de cuatro plantas.

Es también la primera torre de oficinas de Merlin con una certificación energética Leed Platino.

Asimismo, está en proceso de obtener la certificación A+, la máxima que otorga la Asociación Española de Oficinas (AEO), ha destacado Javier Zarrabeitia, director de oficinas de Merlin, durante una visita hoy al edificio con un grupo de periodistas.

Una empresa del grupo Deloitte, PM&S Recursos, ha alquilado un tercio del complejo de oficinas, algo más de 6.000 metros cuadrados (dos plantas de la torre y otras dos del edificio anejo) y estará instalada antes del final de este año.

Otras dos plantas cuentan con un preacuerdo de alquiler, mientras que el resto están en oferta a un precio inicial de 19 euros por metro cuadrado, con una diferencia de algo más de un euro entre la planta más alta y la más baja alquilable de la torre, que es la sexta, pues las cinco más bajas forman un vestíbulo común con 20 metros de altura.

El complejo cuenta con 245 plazas de aparcamiento construidas y otras 224 en obras, con una fecha prevista de finalización en el segundo trimestre de 2019, hasta completar 469.

Próximamente comenzará la construcción de un acceso directo a Torre Chamartín desde la A1, para la que cuenta Merlin con autorización del Ayuntamiento de Madrid, ha explicado Alfonso Badías, gerente de activos de la sociedad cotizada de inversión inmobiliaria (socimi).

Otra salida a la A1 está prevista para el primer trimestre de 2020, ya que en este caso los permisos dependen también del Ministerio de Fomento y de particulares, además del Ayuntamiento.

La torre tiene un exterior de doble capa de cristal, con cámara intermedia de veinte centímetros adaptada para el flujo de aire caliente o frío, ha explicado el arquitecto, Miguel de Oriol e Icaza.

Cuenta también con un jardín vertical, con aljibe de agua de lluvia para riego con goteo, con suministro eléctrico de media tensión, con sistemas de difusión de aire ocultos en los techos y con restaurante y cafetería en el edificio adyacente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint