Economía

España alcanza su récord histórico en empleados a tiempo parcial con 2,89 millones

  • El 54,2% de estos trabajadores afirma que preferiría jornada completa

Nunca antes en España, tantos trabajadores han estado contratados a tiempo parcial: 2,89 millones de personas en el segundo trimestre de este año, marcando un récord histórico, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Se supera así el anterior máximo registrados en el primer trimestre de 2017 cuando trabajaban en España 2,87 millones (25.000 personas menos) con una jornada incompleta. De los 2,89 millones empleados con esta modalidad de jornada en el segundo trimestre de este año, 1,57 millones, el 54,2%, confiesan que trabajan a tiempo parcial por "no haber podido encontrar trabajo de jornada completa".

El volumen que ha adquirido el tiempo parcial ha hecho saltar las alarmas en el Gobierno y varios altos cargos como las secretarias de Estado de Economía, Ana de la Cueva, y la de Empleo, Yolanda Valdeolivas, o el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granados, han advertido sobre ello. Resultado de esta preocupación el Ministerio de Trabajo aprobó a principios de verano el plan de choque contra la utilización irregular de la contratación a tiempo parcial que se está implementado entre este mes de agosto y finales de año.

Descenso porcentual

No obstante, aunque en términos absolutos se ha registrado un máximo histórico, en porcentuales se ha ido reduciendo el peso del tiempo parcial en relación con el total de ocupados. Así, en el segundo trimestre de este año se ha colocado a una centésima del 15%, y se acerca a los niveles de 2012 en la comparación homogénea sobre los segundos trimestres de cada año.

Se aleja de máximos alcanzados del 16,4% en el segundo trimestre de 2014 y desde entonces ha estado descendiendo el porcentaje, aunque aumentando en el número de contratos que se realizan. Una elevación que, según reconoce el Ministerio de Trabajo, conlleva una parte oscura.

"El crecimiento de este tipo de contratación a tiempo parcial, que en sí mismo no debería ser negativo, se ha convertido en un problema de primer orden para muchos trabajadores y trabajadoras, pues la mayoría de los contratos no responden a un deseo personal, sino a la pura necesidad económica, lo que favorece que se vean presionadas a realizar más horas de las que figuran en el contrato, retribuidas o no, según los casos, pero no declaradas a efectos de cotización a la Seguridad Social, con las consecuencias que ello tiene tanto en relación con sus futuras prestaciones como con los ingresos al Sistema de la Seguridad Social".

Un problema que queda reflejado en la opinión de los trabajadores con esta modalidad de contrato cuando son preguntados por la EPA. A finales de junio, el 54,2% reconocía estar descontento y aspiraba a un empleo a tiempo completo. Durante los años más duros de la crisis, donde el porcentaje a tiempo parcial era más alto, los niveles de descontento eran superiores, llegando al 64% durante 2014 y 2015. Bien es cierto que desde 2016 viene descendiendo, pero todavía está muy lejos de las cifras de precrisis, cuando sólo un tercio (33%) declaraba preferir una jornada completa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud