Economía

La cnmc desmantela un cártel de empresas dedicadas a comprar baterías usadas de coches

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) informó este jueves sobre el desmantelamiento de un cártel de empresas dedicadas a comprar baterías usadas de coches.

En un comunicado, la CNMC señaló que ha multado a dos empresas, Exide Technologies (con una multa de 2 millones de euros) y Recuperación Ecológica de Baterías (multa de 3,37 millones), por su participación en un cártel que, desde 2008 hasta 2012, llevó a cabo una estrategia común para fijar a la baja los precios de compra de baterías usadas de los vehículos.

A finales del año 2015, la CNMC realizó inspecciones en las sedes de varias empresas por posibles prácticas anticompetitivas en el mercado español de compra de baterías usadas, consistentes "en el intercambio de información sensible para coordinar o alinear los precios de compra de estos componentes".

Posteriormente, la CNMC inició un expediente sancionador contra Azor Ambiental, Exide Technologies SLU y su matriz, Exide Holding Europe, y Recobat-Recuperación Ecológica de Baterías SL, y su matriz, Layro SA. Según la CNMC, estas empresas se dedican a la compra de baterías de plomo ácido fuera de uso, procedentes generalmente del sector de la automoción, para su tratamiento y gestión con el fin de obtener de ellas el plomo o aleaciones necesarias para la fabricación de baterías nuevas.

Así, una vez instruido el expediente, "la CNMC ha acreditado que varias empresas competidoras entre sí en este mercado, al menos desde el año 2008 y hasta el año 2012, mantuvieron un contacto continuo y fluido para desarrollar una estrategia común para coordinar el precio de compra de baterías usadas y preservar, de esta manera, su posición en el mercado frente a la competencia". En este sentido, el organismo indica que "el intercambio de información comercialmente sensible es ilícito porque rompe la incertidumbre del mercado y perjudica a los consumidores y a otras empresas".

En concreto, los contactos, bilaterales y en cadena, se llevaron a cabo mediante correos electrónicos, conversaciones telefónicas y reuniones presenciales, cuando lo habitual en un entorno competitivo es que cada empresa fije su estrategia comercial de forma individual sin consultar con sus competidores.

En el caso de los contactos bilaterales, las empresas acordaban un determinado precio, que transmitían a su vez a las otras empresas por teléfono o en persona. También lo hacían indirectamente, a través de empresas proveedoras, recogedoras o filiales. Estas empresas actuaban como intermediarias en el flujo de información y proporcionaban la información estratégica necesaria para seguir alineando y/o coordinando sus precios. De esta forma agilizaban la coordinación entre las compañías para determinar su política de precios.

(SERVIMEDIA)

19-JUL-18

IPS/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin