Economía

La parálisis del 'Brexit' en Londres agota a Bruselas

  • Barnier advierte de diferencias "serias e inmensas" y apremia a May
Theresa May, primera ministra de Reino Unido.

Los Veintisiete no compran el tiempo que Theresa May intentó venderles en el Consejo, cita llamada a cerrar un principio de acuerdo en materia de salida para garantizar su aprobación en la cumbre de octubre.

 Las autoridades comunitarias tiraron de artillería pesada para condenar una parálisis de la que responsabilizan a Reino Unido, como quedó de manifiesto una vez más en el comunicado conjunto difundido al cierre de la reunión, en el que reiteraron la necesidad de prepararse para todas las contingencias, incluida una salida caótica.

El negociador jefe comunitario habló de diferencias "inmensas y serias", sobre todo en lo que se refiere a la frontera con Irlanda, la gran prioridad que se ha marcado Bruselas, donde hay más interés en proteger a un Estado miembro que en garantizar un divorcio exitoso para quien ha decidido abandonar. De hecho, de los líderes comunitarios, el más duro ha sido, precisamente, el irlandés. Leo Varadkar aseguró que Reino Unido no parece entender el aspecto más básico de la ruptura: que necesariamente implicará un recorte de las ventajas actualmente disfrutadas como integrante del bloque.

Por ello, dada la brecha de las posiciones a ambos lados del Canal y que el tiempo que queda es "muy breve", Michel Barnier invitó a las autoridades británicas a volver a Bruselas el lunes para retomar las conversaciones. Su oferta revela el grado de frustración en el continente, puesto que la contraparte británica habría ya declinado la propuesta en privado, consciente de que todo está pendiente de la reunión que el Gobierno de May mantendrá el viernes para cerrar, supuestamente de una vez por todas, su posición final.

La paradoja de la rigidez

La paradoja es que ambas partes se acusan de lo mismo: falta de flexibilidad. En la cena del jueves, la primera ministra británica había pedido a sus todavía socios que ampliasen el margen concedido a Barnier para mostrar mano izquierda, pero, igualmente, la UE considera que lo poco que conoce de la apuesta de Londres evidencia una excesiva constricción. De hecho, ayer mismo, en su comunicado, sugirieron que si May relaja algunas de sus líneas rojas, especialmente las que afectan al Tribunal de Justicia europeo y al movimiento de personas, podrían mejorar su oferta.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Caganer
A Favor
En Contra

Esto es lo que pasa cuando se hacen referendums genéricos sin discutir una propuesta específica.

Lo que los políticos venden a un lado u otro no es lo que luego es posible.

La UE tiene más fuerza en este asunto. Todo bloque económico grande tiene más fuerza que una parte pequeña. Es casí como una "ley de gravedad" económica.

Desde un punto de vista financiero y económico, se hizo muy bien pararando la salvajada del 1-0 (no entro a juzgar el tema emocional, cada uno puede sentirse como quiera).

Si el Reino Unido tienes el follón que tiene ahora saliendo de la UE teniendo una moneda propia.. es que ni imaginarse el sarado económico que el bloque separatista estaba pensando en montar.

Las fuerzas del populismo son las mismas.. buscar un enemigo imaginario exteríor y culparle de todos tus propios fallos. La UE en el Reino Unido, España para los Separatistas, Los mejicanos en USA, los subsaharianos en Italia, los Judios en Alemania... siempre la misma historia.

Puntuación 0
#1