Economía

Hacienda reclama 75 millones a Ikea por el impuesto de Sociedades

  • Se cuestiona las deducciones fiscales y un deterioro de activos de la firma

La Agencia Tributaria reclama 75 millones de euros a Ikea por discrepancias en el pago del impuesto de Sociedades. Según consta en las últimas cuentas anuales de la compañía, el pasado 25 de octubre la filial del gigante de los muebles sueco recibió dos propuestas de liquidación por el periodo entre 2010 y 2014, por un total de 61,1 millones de euros (51,7 millones en concepto de cuota y 9,4 millones por los intereses de demora).

Ikea, que ha presentado un recurso ante el Tribunal Económico Administrativo Central (Teac), explica en sus cuentas que "los principales conceptos cuestionados por la Administración Tributaria están relacionados con la deducibilidad de los servicios prestados por sociedades del grupo", así como por el deterioro registrado de determinados activos.

Actas pendientes

Pero a esa cantidad hay que sumarle, además, otros 13,5 millones de euros más que quedan pendientes de resolución por la Adiencia Nacional ante el recurso de un acta firmada en disconformidad por la propia compañía por los impuestos correspondientes al año 2007. En este último caso, el origen del problema se remonta a 2013.

Hacienda levantó entonces actas por el impuestos de Sociedades de los ejercicios 2007 a 2009. Ikea presentó un recurso y acabó teniendo una respuesta positiva de las correspondientes a 2008 y 2009, quedando aún pendiente sin embargo la del año anterior. Todo a la espera además de las nuevas inspecciones que está llevando a cabo el fisco por el pago del impuesto de Sociedades entre 2010 y 2014, el IVA de 2012 a 2014 y las retenciones del trabajo, de capital mobiliario e inmobiliario y del impuesto de la renta de no residentes también entre estos últimos años.

Una portavoz de Ikea Ibérica señaló ayer, no obstante, respecto a las reclamaciones en curso que "ambas son propuestas de liquidación provisional a espera de resolución". La compañía insiste, en este sentido, en que " se trata de una diferencia de criterio entre Ikea y Hacienda y seguimos aportando la documentación solicitada".

Los problemas de Ikea con el Fisco van sin embargo mucho más allá de España. Y es que el pasado mes de diciembre la Comisión Europea anunció la apertura de una investigación en profundidad para determinar si la compañía había alcanzado dos pactos con el Estado holandés que le habrían permitido pagar menos impuestos y, por tanto, gozar de una "ventaja competitiva" con respecto a otras empresas, en contra, presuntamente de las normas europeas.

En la investigación tiene una importancia clave un autopréstamo de 5.400 millones de euros concedido entre sociedades del grupo sueco en 2011 con el objetivo de reducir su carga fiscal.

Operaciones bajo sospecha

Tal y como publicó elEconomista el pasado mes de diciembre, Interogo Holding AG, una sociedad domiciliada en Luxemburgo, concedió el préstamo a otra firma de la multinacional en Holanda, Inter Ikea Systems BV, para que ésta adquiriera a su vez los derechos sobre la marca a una tercera localizada también en el Gran Ducado, I.I. Holding. Fue una operación que se cerró por un importe total 9.000 millones y lo que sospecha ahora Bruselas es que gracias a esta transacción interna, que contó con el beneplácito de Amsterdam, el grupo Ikea podría haber rebajado su factura fiscal en los Países Bajos al incrementar los gastos financieros de Inter Ikea Systems.

Para ello, además de haber inflado artificialmente el importe de la compra, se habrían fijado unos intereses, del 6 por ciento, también elevados. En 2011, el tipo de interés de la eurozona fijado por el Banco Central Europeo (BCE) estaba en el 1,25 por ciento (actualmente está en el cero por ciento).

Deudas pendientes

Según un informe elaborado por el grupo de Los Verdes en la Eurocámara en 2016, Ikea habría eludido el pago de 1.000 millones de euros en seis años a través de su red societaria, con ramificaciones en Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Liechtenstein. Ikea Ibérica alcanzó al cierre del ejercicio, el 31 de agosto de 2017 un volumen neto de facturación de 1.368 millones de euros, lo que supone un 4,1 por ciento más que un año antes. El resultado neto se redujo, en cambio, un 19,6 por ciento, hasta 92,2 millones. Según figura en las cuentas, la plantilla media se elevó en 2017 a 7.672 trabajadores, lo que supone la creación de 728 nuevos empleos.

Actualmente, Ikea cuenta con 15 tiendas en España pero hay en marcha un ambicioso plan de crecimiento para abrir establecimientos comerciales en la mayoría de las grandes ciudades de la Península Ibérica. Con la idea de potenciar también la venta online, el objetivo final es que el 80 por ciento de los españoles tengan un Ikea a menos de una hora de casa.

"La previsión máxima de tiendas será de aproximadamente 25 o 30 tiendas", asegura el grupo. De forma paralela se están abriendo también tiendas temporales en el centro de Madrid y Barcelona para acercarse a los consumidores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint