Economía

El FMI ejemplifica con España los peligros de la concesión de crédito a empresas de riesgo

Los economistas y funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) han repasado algunos de los acontecimientos ocurridos en algunos países, como EEUU o España, durante los últimos años. Varios estudios elaborados en la década de los 90 a este lado del Atlántico indican que el riesgo en la asignación de crédito corporativo aumenta durante las expansiones económicas y disminuye durante las recesiones. Más recientemente, se ha probado que el riesgo aumenta cuando el crecimiento del crédito es más fuerte, el rendimiento en los bonos del Tesoro a corto plazo es menor, los spreads se estrechan y los rendimientos de los bonos de mayor riesgo (high yield) son más altos.

"La evidencia que corrobora esto proviene de España, donde las empresas de más riesgo tuvieron casi el mismo acceso al mercado de préstamos bancarios que las empresas más sólidas en los años previos a la crisis financiera mundial, pero significativamente menos acceso durante la crisis y el período de recuperación", señalan desde el FMI, que ha publicado hoy en Washington los capítulos analíticos de su Informe Global de Estabilidad Financiera (GFSR, por sus siglas en inglés). Los análisis de datos de España y EEUU también revelan una asociación positiva entre los tipos bajos de interés a corto plazo y la probabilidad de ofrecer préstamos a prestatarios de riesgo.

"Nuestro estudio ha encontrado un patrón global claro en la evolución de esta nueva medida de vulnerabilidad financiera", explica Claudio Raddatz Kiefer, jefe de la División de Análisis de Estabilidad Financiera Global del Departamento Monetario del FMI. Este experto y su equipo determinan que el riesgo en la asignación del crédito aumenta durante períodos de una expansión crediticia más rápida, especialmente cuando esta se producen simultáneamente con una regulación más flexible y condiciones financieras acomodaticias.

España tuvo un auge de crédito desde finales de la década de los 90 hasta mediados de la década de 2000, que fue seguido por una profunda recesión durante la crisis financiera mundial y la crisis de la deuda soberana de eurozona. "Las medidas de riesgo de la asignación del crédito para este país reflejan bastante bien estos avances: a mediados y finales de la década de 1990 se produjo un fuerte aumento del riesgo, lo que condujo a niveles muy altos de riesgo hasta la crisis de 2008, que desencadenó una gran caída del indicador", explican desde el Fondo.

Mayor independencia del supervisor

En este capítulo analítico del GFSR, el FMI determina que varios ajustes institucionales y en las políticas pueden ayudar a mitigar el aumento en el riesgo de la asignación de créditos que se produce durante expansiones relativamente rápidas, como la actual. Desde Washington recomiendan un endurecimiento de la postura de política macroprudencial, una mayor independencia de las autoridades supervisoras de los bancos, una menor huella gubernamental en el sector corporativo y una mayor protección de los accionistas minoritarios.

Los funcionarios de la institución han encontrado un factor importante que, en ocasiones, ha pasado desapercibido y es la cantidad dinero, o crédito mejor dicho, que fluye hacia las empresas de mayor riesgo durante los tiempos de bonanza. El FMI define a estas entidades como compañías que tienen más probabilidad de incumplir sus pagos en comparación con aquellas empresas más solventes en momentos en que el acceso al crédito queda congelado, bien por un debilitamiento económico o cualquier otra causa.

Desde el Fondo destacan como la emisión de bonos por parte compañías no financieras con bajas calificaciones de crédito (high-yield y con un rating de BBB) se ha recuperado desde los mínimos alcanzado en EEUU tras el azote de la crisis financiera de 2008 y está cerca de alcanzar un máximo histórico en la zona del euro y Reino Unido.

A nivel mundial, el riesgo en la asignación del crédito aumentó en los años anteriores a la crisis financiera y alcanzó su punto máximo poco antes del estallido de la burbuja subprime. Después de la Gran Recesión, disminuyó drásticamente y recuperó su media histórica en 2016, el último año de datos comparables a nivel mundial. Según el FMI, a medida que las condiciones financieras seguían siendo laxas el año pasado, el riesgo de la asignación de crédito podría haber aumentado aún más.

De hecho, aunque la retirada de los estímulos monetario ha comenzado en varias economías avanzadas y se espera que siga avanzando a un ritmo gradual en EEUU, las condiciones financieras siguen siendo acomodaticias según la media histórica. Al mismo tiempo, los ratios de deuda empresarial con respecto al PIB se mantiene cerca o incluso en máximos históricos, tanto en las economías avanzadas como en los mercados emergentes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado