Economía

Economía/Finanzas.- El capital privado dispone de más de 500.000 millones de euros a nivel global, según Ernst & Young

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Las firmas del sector del capital privado disponen ya de 628.000 millones de dólares (506.000 millones de euros) a nivel global para realizar nuevas inversiones, según el estudio Global PE Watch 2018 elaborado por Ernst & Young (EY), que además destaca un crecimiento de más de un 80% de los activos bajo gestión en los últimos diez años, hasta los 2.700 millones de dólares (2.177 millones de euros).

La consultora resalta que las firmas de capital privado incrementaron en la última década un 85% el número de empresas participadas. La cifra en 2007 ascendía a 7.442, mientras que a finales de agosto del pasado año eran 13.741 las compañías con participación de private equity, que empleaban hasta a 20 millones de personas.

EY señala así un volumen récord de captación de fondos en 2017 al registrar compromisos de capital de más de 680.000 millones de dólares (540.000 millones de euros), frente al máximo anterior de 634.000 millones de dólares (548.000 millones de euros) registrado en 2008. "No obstante, la industria de private equity tiene todavía gran potencial de crecimiento", añade la consultora.

Según explica, el valor de los portfolios de las compañías de capital privado no supera el 3% del valor de los mercados de renta variable. Este fenómeno, unido al descenso en el número de compañías cotizadas en el mundo, hace que existan cada vez más situaciones de compañías con alto potencial de crecimiento que recurren al private equity como proveedor de capital distinto a los mercados financieros.

El estudio muestra asimismo que el nivel de inversión de las operaciones de capital privado habría alcanzado los 350.000 millones de dólares en 2017 (282.000 millones de euros), una cifra "superior a la de 2016, aunque lejos de los niveles precrisis de 2006 y 2007", como consecuencia de la menor participación de las firmas en las grandes transacciones y la proliferación de estrategias enfocadas al largo plazo.

A pesar de todo ello, el socio responsable de private equity de EY, Juan López Alcázar, considera que "la disposición de fondos existentes es un indicativo del interés de los inversores por el private equity como activo, dadas las rentabilidades históricas obtenidas frente a otros activos como la renta fija y la renta variable". "El principal reto del capital privado está en identificar los activos atractivos en el entorno actual de altas valoraciones y gran competencia", sentencia.

5,5 AÑOS DE PERMANENCIA DE FONDOS

El informe también desvela que el período de permanencia de los fondos de capital privado en las compañías en las que invierten se ha incrementado desde los 4,3 años de 2007 a 5,5 años registrados en 2017, tras tocar techo en 5,8 años en 2014 y 2016.

Por otro lado, los múltiplos de las operaciones de fusiones y adquisiciones del capital privado han regresado prácticamente a los niveles de los años previos a la crisis, con 11,8 veces el Ebitda en cada caso --frente a una ratio que alcanzó de media las 12 veces el Ebitda en 2006 y 2007--.

Sobre las desinversiones, EY señala que el perfil del comprador de activos ha experimentado variaciones. Si en 2007 el 38% de las desinversiones de las firmas de capital privado fueron compradas por inversores estratégicos, este porcentaje en 2017 se situó en el 65%.

El estudio concluye que, si bien existen similitudes con el período precrisis, la industria ha experimentado una gran transformación en términos de activos bajo gestión, amplitud de estrategias e integración en una economía mucho más extensa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint