Economía

Economía.- Draghi enfila a EEUU y alerta del riesgo derivado de la desregulación financiera y las trabas al comercio

El BCE mejora su pronóstico de crecimiento para la zona euro en 2018, pero enfría su previsión de inflación en 2019

FRANCFORT (ALEMANIA), 8 (EUROPA PRESS)

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha expresado su preocupación por el "creciente proteccionismo", que puede lastrar el crecimiento de la economía, mientras que no ha dudado en señalar la desregulación financiera "en algunas jurisdicciones" como uno de los mayores riesgos para el resto, manteniendo así la firmeza del tono empleado ya en su anterior reunión de enero respecto a las últimas decisiones de EEUU.

En relación con la amenaza de imposición de aranceles por parte de EEUU, el banquero italiano indicó que el contagio inmediato de estas medidas comerciales "no va a ser tan grande", subrayando su convencimiento de que "las disputas comerciales deberían discutirse y resolverse en un marco multilateral".

"Si impones aranceles a tus aliados, ¿quién son entonces tus enemigos?", se preguntó Draghi en referencia a la deriva proteccionista de la Administración Trump. "Las decisiones unilaterales son peligrosas", advirtió.

En este sentido, el presidente del BCE ha expresado las preocupaciones sobre el estado de las relaciones internacionales, señalando dos grandes riesgos a nivel global: el Comercio (ICOMERC.MC)y la desregulación financiera.

"La desregulación masiva en algunas partes del mundo provoca desequilibrios en otras. Uno de los mayores riesgos, del que no se habla actualmente, es la desregulación del sistema financiero en otras jurisdicciones", añadió.

De este modo, el presidente del BCE no ha relajado el tono empleado en su anterior comparecencia ante los medios el pasado mes de enero, cuando de manera velada acusó a EEUU de tratar de influir en el tipo de cambio del dólar frente al euro, rompiendo así el consenso entre las grandes economías.

EL PROTECCIONISMO AMENAZA EL CRECIMIENTO.

Por otro lado, el BCE ha revisado al alza su pronóstico de crecimiento para la eurozona en 2018, que refleja una expansión anual del 2,4%, frente al 2,3% anticipado en diciembre, mientras mantiene la previsión de una lenta y gradual recuperación de los precios, que este año subirán un 1,4%, según ha anunciado el presidente de la entidad, Mario Draghi, quien ha señalado el "creciente proteccionismo" como una de las mayores amenazas para la evolución económica.

En concreto, las últimas previsiones del BCE contemplan una expansión del PIB de la zona euro del 2,4% este año, una décima más que en 2017, lo que representaría la mejor tasa de crecimiento del bloque del euro desde 2007 y supone una revisión al alza desde el 2,3% anticipado en diciembre.

De cara a 2019 y 2020, el BCE mantiene sus anteriores pronósticos en el 1,9% para el próximo año y en el 1,7% al año siguiente.

"Los riesgos a la baja están relacionados con factores globales, incluyendo el creciente proteccionismo", ha señalado Draghi en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que mantuvo estable los tipos de interés, pero ha retirado de su comunicado el compromiso de ampliar su programa de compra de bonos.

En cuanto a los precios, los nuevos pronósticos del BCE contemplan una tasa de inflación para 2018 del 1,4%, en línea con las previsiones de diciembre, mientras que ha revisado una décima a la baja su proyección para 2019, hasta el 1,4%, manteniendo sin cambios el pronóstico de 2020, cuando los precios subirán un 1,7%.

CAMBIOS EN EL MENSAJE.

El Consejo de Gobierno del BCE ha mantenido este jueves el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de la facilidad de depósito continuará en el -0,40% y la de la facilidad de préstamo en el 0,25%, al tiempo que ha descartado la posibilidad de ampliar el programa de compra de bonos, según informó el organismo monetario.

Asimismo, ha confirmado que este programa de compra de activos por importe de 30.000 millones de euros al mes seguirá hasta el final de septiembre de 2018 o más allá si fuera necesario, en línea con la decisión adoptada por el BCE en su reunión del pasado mes de noviembre, cuando redujo la cuantía del plan a la mitad y amplió el periodo durante ocho meses más.

"En relación con las medidas de política monetaria no convencionales, el Consejo de Gobierno confirma que prevé que las compras netas de activos, al nuevo ritmo de 30.000 millones de euros mensuales, continúen hasta el final de septiembre de 2018 o hasta una fecha posterior si fuera necesario y, en todo caso, hasta que el Consejo de Gobierno observe un ajuste sostenido de la senda de inflación que sea compatible con su objetivo de inflación", explicó.

El BCE ha eliminado de su comunicado sobre política monetaria el mensaje en el que aludía a la posibilidad de ampliar el volumen y/o duración del programa de compras de activos si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de inflación.

En este sentido, Mario Draghi indicó en rueda de prensa que la decisión de retirar del comunicado de la entidad el compromiso de ampliar el programa de compra de bonos "fue unánime".

No obstante, el banquero italiano reiteró que "aún es necesario un amplio grado de estímulo monetario para impulsar las presiones inflacionistas subyacentes", que aún ofrece síntomas de debilidad y debe demostrar todavía "signos convincentes" de una tendencia al alza.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin