Economía

El voto antieuropeísta vence en Italia y revive la inquietud política en la Unión Europea

En la imagen, Matteo Salvini, líder de la Liga Norte. Foto: Reuters.

Los resultados de las generales transalpinas alejan a Italia de Alemania. Mientras en Berlín se ha sellado la gran coalición entre conservadores y progresistas, en Roma se esfuma la hipótesis más valorada por los analistas y aupada por Bruselas: la creación de un Gobierno Renzusconi, es decir, una alianza "europeísta" entre el partido conservador Forza Italia y el progresista Partido Demócrata (PD) de Renzi.

La Liga Norte de Matteo Salvini, con el 17,04%, supera a la Forza Italia de Silvio Berlusconi (14%), mientras que el PD de Matteo Renzi cae en picado, hasta el 18,7%, con la coalición de centroizquierda que, en su conjunto, no llega ni al 23% (22,8%). Empate en las elecciones regionales, con el centroderecha que confirma la presidencia de Lombardia (Attilio Fontana Liga Norte) y el centroizquierda que gana en Lazio (Nicola Zingaretti, PD).

El centroderecha es la primera coalición del Parlamento italiano (37,1%), pero el Movimiento 5 Estrellas se confirma como el primer partido, con un resultado muy por encima de las expectativas (32,6%). "Las encuestas subestimaron los partidos populistas", indica un informe difundido ayer por el banco Nomura, en el que se subrayaba: "Esto significa que los mercados tendrán que reajustar sus expectativas".

De hecho, si se suman los votos del Movimiento 5 Estrellas y de la Liga Norte, el voto en contra del actual sistema político supera el 50%. La agencia de rating Moody's tiene una perspectiva negativa sobre la deuda soberana italiana desde la caída del Gobierno de Matteo Renzi, en diciembre de 2016: en un informe del 9 de febrero, los analistas de la calificadora preveían un impacto despreciable de las elecciones sobre la solvencia de Italia, "a no ser que los resultados lleven a un Gobierno liderado por el Movimiento 5 Estrellas".

Tal y como comentó en la madrugada del lunes Marine LePen, líder del derechista Frente Nacional francés, tras conocer los primeros resultados: "La Unión Europea va a pasar una mala noche". El día de ayer fue incluso peor. "Trabajaremos para modificar y eliminar algunos parámetros europeos. Sobre el euro, estoy convencido de que la moneda única está destinada a terminarse, no porque lo quiero yo, sino porque lo demuestran los hechos, el sentido común, la economía real. Queremos estar preparados para ese momento", declaró en una rueda de prensa Matteo Salvini, el político que ha transformado la autonomista Liga Norte en una formación xenófoba y eurófoba, tomando como referencia precisamente el Frente Nacional francés.

"El voto a la Liga es el voto a otro tipo de Europa. Estamos en Europa y queremos una Europa que haga pocas cosas y las haga bien, porque reconoce a los pueblos, las identidades y los idiomas", añadió Salvini, celebrando su victoria.

Tres vías de salida

Según indican los analistas del banco Nomura, la nueva crisis política italiana tiene tres salidas: nuevas elecciones; una coalición de todos los partidos excepto el Movimiento 5 Estrellas o una coalición "antisistema" entre M5E y Liga Norte.

De momento, todos estos caminos parecen ir cuesta arriba. Los inversores -y cabe pensar que también Bruselas- tienen miedo sobre todo a una coalición eurófoba entre liguistas y cinco estrellas.

Firmeza de Liga Norte

De momento, Matteo Salvini parece descartar esta opción. "El Gobierno nos toca a nosotros del centroderecha. La Liga gana dentro de la coalición y seguirá liderando el centroderecha (…) No participaremos en Gobiernos formados por una mezcla de partidos. Será mi deber escuchar, entender y evaluar otras posiciones, pero nuestro equipo sigue siendo lo mismo. No me gusta cambiar de equipo durante el partido".

Sin embargo, en un Parlamento bloqueado parece difícil que el centroderecha pueda encontrar el voto de otros partidos para formar Gobierno. El M5E, de hecho, quiere sacar provecho de su éxito y convertirse en el protagonista de todas las negociaciones: "Todos tendrán que hablar con nosotros, utilizando nuestros métodos de rectitud, transparencia y credibilidad durante los próximos días y las próximas semanas", dijo Alessandro Di Battista, una de las caras conocidas del M5E.

"Para el M5E estas elecciones fueron un triunfo: 11 millones de italianos nos votaron, dándonos su confianza. Estamos disponibles para confrontarnos con todas las formaciones políticas", añadió ayer el candidato a primer ministro Luigi Di Maio.

Pendientes del 23-M

La fecha clave será el próximo 23 de marzo, cuando las cámaras del Parlamento italiano celebrarán su primer Pleno. Los partidos tendrán que ponerse de acuerdo para elegir a los presidentes de Congreso y Senado y la mayoría que se creará en aquella ocasión podría ser la base para la formación de un nuevo Ejecutivo.

Al cierre de esta edición todavía faltaban los resultados definitivos de las circunscripciones uninominales, ya que la nueva ley electoral prevé un sistema mixto con una tercera parte de los escaños del Parlamento asignados por un sistema mayoritario y los demás puestos a través de un sistema proporcional.

Sólo una macrocoalición

Pero, según los datos provisionales, solo una coalición que junte todos los partidos de centroizquierda y centro derecha podría arrebatarle el Gobierno al M5E; la mayoría absoluta en el Senado es de 158 escaños, mientras en el Congreso se necesitan 316 escaños. La coalición "europeísta" PD, Forza Italia vaticinada como hipótesis más probable por los analistas, no llegaría a los 100 escaños en el Senado y a los 230 en el Congreso.

El centroderecha -tal y como han declarado varios de sus líderes- intentará igualmente formar Gobierno, aunque Renzi ya ha declarado que su partido no está disponible. La unica solución sería una alianza entre el M5E y la coalición de centroderecha en su conjunto, que sin embargo parece imposible.

El Movimiento, de hecho, nació el 8 de septiembre de 2008 cuando el cómico Beppe Grillo lanzó en Bolonia el llamado Vaffanculo Day, reuniendo 300.000 firmas a favor de una iniciativa popular para prohibir que en el Parlamento italiano se sienten personas condenadas judicialmente.

Una evidente protesta en contra de los escándalos protagonizada por el entonces primer ministro Berlusconi, al que Grillo sigue llamando "el psicoenano".

Sin embargo incluso un Gobierno de coalición antisistema entre el M5E y la Liga no sería muy fácil de formar. "La Liga Norte nació con la idea del federalismo y de las superioridad moral y social de los padani (los habitantes del norte) Cuando algo pierde o agota su fin, función, natura y estructura tiene dos alternativas: disolverse en sus componentes elementales (…) o cambiar su forma manteniendo su estructura esencial, como el plástico que no es biodegradable y contamina el medio ambiente. (…) La Liga de Salvini y la de Bossi son formas diferentes del mismo material plástico, es decir, miedo y ignorancia", escribió el cómico Beppe Grillo en su blog, un día antes de las elecciones.

Además el éxito del Movimiento en las regiones del Sur dificulta la posibilidad de una alianza con un partido como la Liga que, a pesar de los cambios en el programa político, sigue teniendo sus raíces y su fuerza en el Norte del país (el cuartel general de la Liga está en Milán y no en Roma, como todos los demás partidos) y es partidario de una mayor autonomía para las regiones más ricas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin