Economía

May busca apoyo en Macron de cara al Brexit: a cambio invierte en la frontera de Calais

  • La primera ministra busca apoyos para un acuerdo sobre el Brexit
En la imagen, el presidente francés Emmanuel Macron junto a la primera ministra británica Theresa May. Foto: Efe.

Theresa May ha iniciado una ofensiva diplomática para recabar el apoyo de los pesos pesados de la Unión Europea ante la compleja concreción del Brexit. La primera ministra británica aprovechó ayer la primera visita de Emmanuel Macron desde que se mudase al Elíseo para ofrecer al presidente francés lo que quería escuchar: su disposición a aumentar la implicación británica en términos de fronteras y control de la inmigración.

A cambio, May espera que el mandatario galo sepa corresponder el gesto actuando como aliado en las correosas negociaciones del divorcio, que se retomarán a partir del mes de marzo.

El encuentro formaba parte de la alianza especial sellada en 2010 en cooperación de defensa y seguridad. Ocho años más tarde, los vínculos en la materia continúan fuertes, especialmente tras los trágicos atentados perpetrados por el Estado Islámico en ambos países.

Pero sus trayectorias, sin embargo, no podrían divergir más: si con el ascenso de Macron Francia ha reforzado su liderazgo en la integración del proyecto comunitario, Reino Unido ha decidido abandonar el bloque. De ahí la sensibilidad de la cumbre celebrada ayer en la academia militar de Sandhurst, al sur de Inglaterra. Un análisis general llevaría a concluir que Londres y París nunca habían estado tan cerca.

Se trataba, no en vano, de la primera ocasión en que los jefes de las cinco agencias de inteligencia francesas y británicas se reunían, pero bajo la superficie de la cordialidad diplomática subyacían las direcciones opuestas emprendidas por dos socios, hasta ahora, en lo que a Europa se refiere. Así, aunque la cita era, fundamentalmente, para hablar de seguridad, la futura relación con la segunda economía del continente se convirtió en el elefante dentro de la habitación.

El hecho de que el círculo próximo a Emmanuel Macron hubiese advertido ya de que éste no estaba dispuesto a hacer concesiones en materia de Brexit no desalentó a May. Consciente de las demandas galas en lo concerniente a la frontera de Calais, la premier anunció una partida adicional de 44,5 millones de libras (unos 50 millones de euros) para mejorar la seguridad en el Canal de la Mancha.

Esto supone una mejora de infraestructuras, de los controles de CCTV y de la tecnología de detección por infrarrojos. Asimismo, Theresa May prometió que Reino Unido acogería a más inmigrantes, especialmente menores, dos apuestas que han sido cuestionadas por no pocos conservadores, los cuales han criticado estos días que Londres claudicase ante la demanda de fondos por parte de Francia.

Según el actual acuerdo, Reino Unido tiene su frontera en Francia y las autoridades galas llevan a cabo controles en territorio británico. Francia reclama más dinero y recursos para hacer frente a los flujos migratorios, especialmente después de que miles de personas hayan recalado en la zona de Calais.

Para May, sin embargo, el trueque tiene otra connotación: ante la inminencia de los conflictos con los Veintisiete, necesita contar con aliados de peso en Europa para obtener un acuerdo favorable.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin