Economía

Trump busca repatriar 4 billones de dólares a EEUU con la reforma fiscal

  • La Casa Blanca anunciará cuál será el gravamen al retorno de beneficios
El presidente de EEUU, Donald Trump

El Senado en Estados Unidos puede aprobar hoy la reforma fiscal. Será necesario que lo aprueben los 51 senadores republicanos. Supone hacer una rebaja de impuestos por 1,5 billones de dólares en 10 años a través de una reducción del impuesto de la renta y el de sociedades, con la posibilidad de repatriar beneficios acumulados en el extranjero.

"Necesitamos desesperadamente una rebaja de impuestos, pero otras cosas también ocurrirán, como traer de vuelta 4 billones de dólares a EEUU", indicaba ayer el presidente Donald Trump. Rodeado por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, su jefe de gabinete, el general John Kelly y el director de su Consejo Económico, Gary Cohn, el republicano presionó a los legisladores republicanos para que pongan sobre su mesa un proyecto de reforma fiscal antes de Acción de Gracias, un calendario más que ajustado, donde cualquier contratiempo puede desbaratar un plan todavía cogido con alfileres.

De hecho, los congresistas perfilaban cambios de última hora antes de que el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes desvele hoy el borrador final, con detalles que ocuparán más de 1.000 páginas. El propio Trump evitó desmentir algunos de los rumores que durante las últimas jornadas enervaron al mercado, como la posibilidad de que la rebaja del impuesto de Sociedades desde el 35 por ciento actual al 20 por ciento se aplique de forma progresiva. "Esperemos que no sea así, algunos lo han comentado, no estamos buscando que sea así", dijo el mandatario, quien acusó a los legisladores demócratas querer "subir impuestos" y "obstruir" su agenda económica.

En manos de los republicanos

Sin embargo, el destino de la reforma tributaria dependerá exclusivamente de la sintonía que demuestren los congresistas y senadores republicanos. El presidente del Comité de Medios y Arbitrios del Congreso, el republicano Kevin Brady, indicó que algunas deducciones fiscales en los gravámenes estatales y locales no sobrevivirán, mientras señaló que la propuesta permitiría a los ciudadanos deducirse los impuestos de propiedad.

Otras cuestiones, como cuál será el gravamen sobre la repatriación de beneficios en el extranjero o los cambios en las contribuciones libres de impuestos que los individuos pueden hacer en los fondos de pensiones establecidos por sus empleadores, deberían aclararse en los detalles que se publiquen hoy.

Para antes de Navidad

Para los más optimistas, el proyecto de ley podría votarse en el pleno de la Cámara de Representantes el viernes 17 de noviembre, el viernes previo a Acción de Gracias. El plan deberá ser respaldado por el Senado, donde los republicanos sólo necesitan una mayoría simple, pero el calendario todavía no está definido. De hecho, "cualquier contratiempo retrasará la aprobación del plan hasta 2018", indicó Chris Krueger, director de Cowen Washington Research Group, en una nota a sus clientes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0