Economía

Los Presupuestos contemplan ayudas de 50 millones para apoyar la movilidad sostenible

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el ejercicio 2017 recoge una nueva dotación de 50 millones de euros en concepto de ayudas orientadas a financiar las actuaciones de apoyo a la movilidad eficiente y sostenible. Consulte aquí el libro amarillo de los presupuestos.

Este montante económico está en línea con la estrategia del Gobierno de puesta en marcha de políticas de ahorro y de eficiencia energética, así como de impulso de energías renovables, también en el ámbito del transporte y de la movilidad. Montoro urge a la responsabilidad política para aprobar los Presupuestos que impulsan el empleo.

Esta partida, al igual que se ha hecho con anteriores planes PIVE o Movea, se gestionará a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y representa aproximadamente el 0,6% del presupuesto de gastos del Estado para 2017.

Los 50 millones de euros asignados por el Gobierno para financiar ayudas a la movilidad energéticamente eficiente y sostenible podrían incluir actuaciones de impulso al rejuvenecimiento del parque automovilístico, similares al extinto Plan PIVE, y también de impulso a la movilidad eficiente, como el Movea.

Así, el proyecto de Presupuestos contempla que, en línea con la estrategia de la Unión Europea, se busca unificar para 2017 el apoyo a los vehículos eficientes en un solo programa que fomente el uso de los combustibles alternativos, apoyando la adquisición de vehículos de gas licuado de petróleo, de gas natural vehicular y eléctricos, así como incentivando la instalación de infraestructuras de suministro y recarga.

A finales del pasado ejercicio, la secretaria general de Industria y Pyme, Begoña Cristeto, confirmó que el Gobierno estaba trabajando en una nueva edición del Plan Movea, de impulso al vehículo eficiente, con una dotación de 16,6 millones de euros, el mismo presupuesto que la edición anterior.

Dentro de los 50 millones de euros podrían incluirse ayudas a la compra de coches nuevos a cambio de achatarrar otros antiguos, una medida similar a los extintos PIVE, que acumularon una dotación pública de 1.115 millones de euros en sus ocho ediciones, que se complementó con la misma inversión por parte de las marcas de automóviles.

Estas medidas posibilitaron la renovación de 1,1 millones de vehículos antiguos por otros nuevos con mayor contenido de seguridad y menos contaminantes. La octava edición del Plan PIVE finalizó en julio del pasado ejercicio y desde entonces las ventas en el canal de particulares han experimentado una ralentización.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin