Economía

La Seguridad Social incumplirá el déficit porque las cotizaciones crecen la mitad que el empleo

  • Montoro fue demasiado optimista con la previsión de ingresos de 2015
  • El paro de larga duración merma los ingresos en 3.400 millones de euros

La Seguridad Social no termina de notar la mejoría del empleo en sus cuentas. El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, ha reconocido que el sistema fue una de las administraciones que se desvió del objetivo de déficit, aunque sin dar cifras concretas. El motivo de la desviación hay que encontrarlo en unos ingresos menores de lo esperado, ya que los gastos, salvo los de las bajas laborales, sí han seguido lo previsto.

En concreto, según los datos de la Seguridad Social, las cotizaciones sociales aportaron hasta noviembre (último dato registrado) 92.126 millones de euros, lo que supone un 83% de lo previsto para todo el año. No hace falta hacer muchas cuentas para pensar que sería un milagro que diciembre recaudase el 17% restante para cumplir las previsiones que Cristóbal Montoro reflejó en los presupuestos del Estado.

El problema es que, mientras el empleo se está recuperando muy rápido, esta mejoría no termina de traducirse en mayores ingresos para el sistema. Mientras que entre 2013 y 2015 la ocupación ha crecido más de un 5% (en concreto, un 5,7% entre noviembre de ambos ejercicios), las cotizaciones sociales no han crecido ni la mitad. Entre noviembre de 2013 y de 2015, los ingresos del sistema han subido sólo un 2,23%.

El paro de larga duración merma los ingresos

Entre los motivos para que los ingresos no alcancen las previsiones hay varios, pero uno de los más importantes es el paro de larga duración. Los parados que cobran una prestación contributiva y, por tanto, siguen aportando a la Seguridad Social se situaron en noviembre de 2015 en 1,98 millones de personas, lo que supone un descenso de más de 600.000 desde que el año 2013. En su mayoría son parados que han agotado la prestación debido al desempleo de larga duración.

Este descenso de parados con prestación se ha traducido en 3.400 millones de euros menos para la Seguridad Social. Y es que en 2013, los desempleados aportaron al sistema 9.555 millones de euros, mientras que en 2015 su contribución ha bajado a 6.163 millones. De hecho, este mal comportamiento de las cotizaciones de los parados es uno de los motivos de la desviación del déficit de la Seguridad Social, ya que en noviembre no había recaudado ni el 80% de lo previsto para todo el ejercicio.

Además, la precariedad y el empleo a tiempo parcial también estarían lastrando los ingresos procedentes de los afiliados al régimen general. Según las cifras de la Seguridad Social, la ocupación en este régimen habría aumentado un 5,9% entre 2013 y 2015 mientras que los ingresos lo habrían hecho en menor medida, en un 4,8% concretamente. El crecimiento del empleo a tiempo parcial y medidas como la tarifa plana estarían detrás de este menor incremento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud