Economía

Multitudinaria marcha en Berlín en contra de los tratados TTIP y CETA

Berlín, 10 oct (EFE).- Al menos 150.000 personas, 250.000 según los organizadores, marcharon hoy en Berlín para protestar contra el tratado de libre comercio e inversiones entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP) y contra el acuerdo económico y comercial con Canadá (CETA).

La manifestación, bajo el lema "Por un comercia mundial justo", partió de la estación central de Berlín y recorrió las calles principales de la capital alemana hasta la Columna de la Victoria, pasando por el distrito gubernamental.

La marcha fue tan numerosas que miles de manifestantes todavía no habían comenzado a caminar cuando la cabeza de la marcha ya había llegado a su destino.

Nunca antes había salido tanta gente a las calles en Europa para protestar contra el TTIP, dijeron los organizadores.

La protesta, a la que unas 100.000 personas habían confirmado su asistencia, fue convocada por organizaciones sociales, ecologistas, sindicales y de protección al consumidor.

Los detractores de estos dos tratados comerciales temen un debilitamiento de las normas europeas y un deterioro de los estándares ecológicos y sociales y exigen poner fin a las negociaciones con Estados Unidos y no ratificar el acuerdo alcanzado con Canadá.

Algunos de los participantes en la marcha iban disfrazados de sepultureros que cargaban ataúdes con la inscripción "Estado social", "Protección del medio ambiente" y "Democracia", mientras otros portaban pancartas con eslóganes como "El TTIP nos convierte en esclavos".

Otro grupo de manifestantes portaba letras gigantes, una por persona, que juntas lanzaban el mensaje "Stop. TTIP. CETA".

Entre los oradores en la Columna de la Victoria se encontraba el presidente de la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB), Reiner Hoffmann.

Los sindicatos no están en contra del comercio mundial ni rechazan la globalización, señaló, pero "los frutos de la globalización siempre están mal repartidos".

Agregó que el comercio mundial no puede funcionar sin derechos fuertes para los trabajadores.

"Uniendo nuestras fuerzas debemos evitar que los derechos de los trabajadores se conviertan en un juguete a merced de la globalización desenfrenada", declaró.

Mientras tanto, el vicecanciller y titular de Economía, Sigmar Gabriel, hizo campaña en varios diarios a favor de los acuerdos.

"El TTIP no es ni 'bueno' ni 'malo', sino que depende de lo que nosotros hagamos con él", escribe el ministro.

Según Gabriel, Europa tiene la oportunidad de participar en el diseño de las reglas que regirán la globalización y en cuán "justas" y "sostenibles" serán.

"Tenemos la oportunidad de sentar estándares nuevos y buenos a nivel mundial para el creciente comercio global, estándares medioambientales y de consumo ambiciosos y con condiciones justas para las inversiones y para los trabajadores. Ese debe ser nuestro objetivo", agrega.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin