Economía

El Congreso aprueba la Ley de Auditoría para evitar los escándalos financieros

  • Los grupos parlamentarios critican el procedimiento

La reforma de la Ley de Auditoría de Cuentas sigue a trompicones su tramitación parlamentaria. Ayer, el Congreso de los Diputados aprobó -con 23 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones- el anteproyecto, que tan sólo incluía las enmiendas propuestas por el Grupo Popular. Esto ha sido la gota que ha colmado el vaso para un sector dividido por esta reforma. En esta línea, todos los representantes parlamentarios (a excepción de los populares) han realizado duras críticas al Gobierno por el blindaje que ha sufrido esta reforma en su paso por el Congreso.

El representante de los socialistas, Juan Moscoso, se mostró indignado con la forma en la que se ha realizado la norma. "Se cierra de una forma que no debería de haberse hecho, criticamos el procedimiento y hacemos una protesta formal por los bandazos que el grupo mayoritario ha protagonizado. No hay consenso en la profesión, ni entre los grupos parlamentarios", explicó Moscoso. "Es impensable que una ley tan importante como esta salga sólo con el apoyo del grupo mayoritario", agregó.

Por otro lado, varios representantes parlamentarios (Izquierda Plural, UPyD y Grupo Mixto) han señalado que muchas de las enmiendas que se habían presentado "tan sólo respondían a las presiones de determinadas firmas de servicios profesionales". Además, el representante del Grupo Mixto, Rafael Larreina, explicó que iban a presentar una "enmienda a la totalidad", pero no lo hicieron por consejo de los agentes sociales que "confiaban en el consenso. Por eso, en cierta forma el Gobierno ha trampeado".

Frente a las duras críticas recibidas por parte de la oposición, el representante de los populares, Rogelio Araújo, trató de justificar que "no se ha considerado la inclusión de las otras enmiendas porque supondría una merma a la transparencia de la actividad auditora".

Con todo, fuentes del sector comentaron ayer a elEconomista que "este blindaje para tramitar la reforma de la ley no es lógico". "La anterior fue fruto del consenso, lo que se está haciendo ahora es un despropósito", añadieron. En este sentido, apuntan a las presiones que los grupos parlamentarios han recibido para incluir o rechazar determinadas enmiendas y que "la decisión de que sólo entren las del grupo mayoritario no responde a las necesidades del sector y parece fruto de una pataleta política". De hecho, también se ha señalado que el motivo por el cual sólo han entrado las enmiendas del PP responde a un supuesto enfado del ministro de Economía, Luis de Guindos, tras las presiones recibidas tanto de la Oficina Económica de la Presidencia como de las auditoras.

La norma 'blindada'

Pese a las quejas del sector, el Gobierno ha hecho oídos sordos y gran parte del anteproyecto sigue como empezó. Este es el caso del periodo de rotación, que está fijado en 10 años con posibilidad de ampliarse otros cuatro más en el caso de que entre un segundo auditor. Los servicios prohibidos siguen como estaban, pese a las quejas de introducir también en éstos los de abogacía (ahora están prohibidos los de contabilidad, asesoría fiscal y gestión de riesgos, entre otros).

En cuanto a la definición de Entidad de Interés Público (EIP), reduce una parte de las cotizadas del MAB y quedan sólo las firmas "en expansión" (fuera se quedan las sicavs o las socimis). Además, según la enmienda presentada por el PP, el Gobierno, en el plazo de un año, puede modificar la definición.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

OPINIÓN A CONOCER
A Favor
En Contra

Este proceso de reforma y de armonización de normas en materia de auditoría a nivel europeo es de vital importancia para converger con los países de nuestro entorno y para "“como decíamos antes"“ incrementar la transparencia, clarificando la función que desempeña la auditoría y el alcance y las limitaciones que tiene, para reducir la denominada brecha de expectativas entre lo que espera un usuario de este servicio y lo que realmente es.

Desde el comienzo de este proceso, el REA+REGA Corporación de Auditores del Consejo General de Economistas ha centrado sus propuestas en la mejora de los aspectos técnicos de este proyecto: Definición de Entidad de Interés Público (EIP), causas de incompatibilidad y extensiones subjetivas, comité de auditoría, concentración de honorarios, contenido del informe, redes de auditoría, estructura organizativa, régimen de infracciones y sanciones, etcétera. Como podemos ver, no son demasiados, pero conforman un núcleo fundamental para dinamizar el sector, y lo que es más importante, para que los auditores puedan concurrir en el mercado de operadores en igualdad de condiciones, lo que redundará en un aumento de la competitividad y en un mejor servicio para los usuarios.

La relevancia que la actividad de la auditoría tiene para el desarrollo económico resulta incuestionable, por lo que entre todos deberemos hacer un esfuerzo para mejorarla, especialmente en un momento en el que la sociedad española demanda más transparencia a las instituciones públicas y privadas, y se precisan las mejores condiciones posibles para crear empleo. Que sus trabajos sean comprendidos y respetados es necesario para los auditores y para el conjunto de los ciudadanos. Deberíamos intentar entre todos mejorar técnicamente el proyecto y consensuar una ley de largo recorrido en beneficio del conjunto de la sociedad.

Carlos Puig de Travy es presidente del REA+REGA Corporación de Auditores del Consejo General de Economistas

Puntuación 2
#1
A Favor
En Contra

Si se quieren evitar los escándalos lo que habría que articular es que el Auditado no pagara sus honorarios a la Auditora.

Si no el proceso de auditar se puede ver condicionado por el riesgo de perder un cliente si no le das un informe adecuado.

Quizás hacer una especie de fondo común entre todas las empresas obligadas y que el Auditor saliera elegido en un sorteo.

Puntuación 5
#2
Pedro San Juan
A Favor
En Contra

Y como siempre, el Gobierno PP beneficiando a Deloitte pese a todos los escándalos. Menuda verguenza!

Puntuación 8
#3
por el interés general
A Favor
En Contra

Es una ley que tiene que tener el máximo consenso. Si no cuando entre en el gobierno otro partido o paridos políticos se reformará, y daremos pena de cara al exterior. Lo que prima es la estabilidad financiera y la transparencia de la misma para que el inversor o accionista, no se vea perjudicado y nuestras empresas, bancos y economía no se vea señalada y deteriorada.

Las auditorias son necesarias tanto o más como las asesorias. Lo primero que ayudarían al Banco de España, al tribunal de cuentas, y demás organismos, a fectuar un control sobre las empresas y entidades correspondientes e incluso sobre la misma administración, sea local, autonomica o central, sobre el destino que se le da al dinero público, o sobre el falseamiento de las cuentas privadas.

Creo que así debería de ser un fondo de honorarios, tanto públicos como privados, para la transparencioa de la misma, al igual que un debido régimen sancionador, a los auditores y auditorias si incurriensen en faltas o delitos.

Puntuación 4
#4