Economía

Los impuestos son poder, no solidaridad

Señala en una reciente entrevista el exministro de Educación y candidato socialista a la presencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, que su deseo no es el de subir los impuestos, sino el de reclamar solidaridad a los madrileños. No termina de quedar claro si Gabilondo pretende congelar todos los tributos autonómicos y habilitar una cuenta bancaria para que los ciudadanos solidarios efectúen sus donaciones voluntarias a la consejería autonómica de Hacienda o si, en cambio, Gabilondo únicamente está tratando de adornar comportamientos viciosos (los aumentos de impuestos) con actitudes virtuosas (la solidaridad).

Si se tratara de los primero -a saber, si Gabilondo pretendiera sustituir la coerción de la fiscalidad por la generosidad de la filantropía-, el exministro de Educación a buen seguro merecería el aplauso de todos los liberales por defender las relaciones sociales de carácter voluntario frente a la coacción institucionalizada a través de burocracias estatales. Pero, si tal fuera el caso, Gabilondo muy probablemente no se estaría postulando para presidir un gobierno autonómico, sino una ONG.

Más razonable, pues, resulta la otra interpretación: que el exministro de Educación esté tratando de darnos gato por liebre hablando de solidaridad cuando en realidad se está refiriendo a lo contrario, a saber, a la muy insolidaria sustracción forzosa de los ingresos y de la riqueza de los madrileños por parte de su administración autonómica.

La RAE define claramente solidaridad como la "adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros": uno opta por adherirse de manera transitoria a coadyuvar al logro de los fines ajenos. En cambio, la propia RAE define tributo como una "obligación dineraria establecida por la ley, cuyo importe se destina al sostenimiento de las cargas públicas": una subyugación estructural y onerosa que el sector público le impone a cada persona. La solidaridad, pues, evoca una loable virtud moral con la que se pretende recubrir y encubrir la radical tacha moral universalmente asociada al uso de la fuerza (del imperium estatal) dirigido a perturbar el pacífico disfrute de los derechos de las personas (en este caso, de los ingresos y del patrimonio justamente adquiridos).

Gabilondo -y todos los restantes políticos que se valen de semejante treta para ganarse la servidumbre voluntaria de los contribuyentes- no está pidiendo solidaridad: si lo hiciera, se limitaría a exhortarnos a empatizar con el resto de conciudadanos madrileños para así contribuir de manera voluntaria y generosa a mejorar la calidad de vida de aquellos más necesitados. Trataría de persuadirnos acerca de cómo ser buen ciudadano lleva aparejado el deber moral de ayudar al prójimo de manera desinteresada, pero no propondría emplear el poder coercitivo del Estado para transformar ese deber moral en una obligación jurídica unilateralmente impuesta por la administración. Gabilondo no está pidiendo solidaridad, sino sumisión del ciudadano al poder político: aceptación ciega y acrítica de la autoridad del Estado para decidir caprichosamente sobre sus vidas.

Ciertamente, uno podría estar sincera y profundamente convencido de que los impuestos son necesarios para el adecuado funcionamiento de una sociedad. Incluso podría pensar que una fiscalidad expansiva resulta extremadamente beneficiosa para la continua mejoría del bienestar de esa sociedad. Y podría, por último, justificar el imperialismo tributario sobre la comunidad civil apelando a la búsqueda de ese bien común.

Pero lo que no debería hacer ni siquiera el mayor entusiasta de coacción fiscal es pervertir el significado de las palabras: los impuestos no son una manifestación de la solidaridad, sino del poder. Del poder de que disfruta el Estado para imponerles unilateralmente a sus ciudadanos obligaciones y para que estos ciudadanos las cumplan dócilmente.

De ahí que cuando Gabilondo apela a las subidas de impuestos no esté apelando a ninguna revitalización virtuosa de la ayuda mutua dentro de la sociedad, sino a la descarnada aplicación de la fuerza y de la intimidación estatal para engrosar las arcas de la voraz burocracia madrileña. Expresado así, claro, resulta tan intuitivamente injusto y tan visceralmente repudiable como para que (casi) nadie le preste su apoyo. Y, por eso, el candidato socialista debe apelar a la solidaridad cuando, en realidad, lo único que se está haciendo es lavarle la cara a la coacción. No es filosofía política: es propaganda política.

Relacionados

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum21

los ponen los ricos y los pagan los pobres
A Favor
En Contra

Los ponen siempre los ricos y son los pobres quienes los pagan ,,amnistias fiscales para los mayores estafadores ,rescates bancarios , miles de millones regalados a electricas ,petroleras y demas ,etc

Puntuación 9
#1
Esteban
A Favor
En Contra

Los impuestos no son más que robos legalizados. El Estado nos quita lo que es nuestro pero se guarda mucho de que podamos denunciar a los ejecutores de este robo dándole carta de legalidad.

Si los impuestos no fuesen un robo serían voluntarios, por lo menos por la parte de funciones no esenciales del Estado (es decir la mayoría, puesto que lo único esencial del Estado es el ejército, la policía y la justicia, todo lo demás se puede adquirir el el mercado privado). Aquellos que quisiesen recibir las "prestaciones" del Estado los pagarían y los que no, no los pagarían. Pero como se trata de perpetuar la dictadura de políticos y funcionarios en la que vivimos hacen los impuestos obligatorios para que no tengamos dinero y no podamos prescindir de sus servicios.

Puntuación 41
#2
AAA
A Favor
En Contra

En una verdadera democracia los impuestos no serían ningún problema, pues serían los ciudadanos quienes decidirían cuantos impuestos pagar y como utilizar ese dinero.

Puntuación 10
#3
nadie
A Favor
En Contra

Me hacen gracia estos liberales de salón que califican los impuestos como un robo.

Un país es una casa común. Supongo que ellos, en sus casas, también verán los gastos de comunidad como un robo y evitarán en lo posible pagarlos.

Lo malo es que luego vienen las goteras y la ruina.

Otra cosa es el uso que de lo que recauda en concepto de impuestos hace el estado. Ahí podemos debatir mucho sobre el malgasto y la corrupción pero los impuestos son imprescindibles.

Puntuación -39
#4
Esteban
A Favor
En Contra

Nadie: Una casa la compro. La pertenencia a un país no. En una casa se pagan los gastos relacionados con la vivienda. En un país se paga toda una parafernalia que nada tiene que ver con los gastos necesarios de un país. Los impuestos, quitando únicamente los necesarios para mantener los servicios esenciales del Estado (ejército, policía y justicia) son un robo puesto que es quitar bienes de una persona de forma coactiva (es decir la definición de robo). Que sea legal, bueno, también era legal la esclavitud y eso no quita para que fuese una aberración.

Si tú quieres toda la parafernalia de servicios estatales no esenciales, me parece perfecto. Págalo tú. Pero no obligues a los demás a pagarlo.

Puntuación 40
#5
Pepin
A Favor
En Contra

Para algo va a valer finalmente, ser catedrático de metafísica.

Puntuación 5
#6
ROJO
A Favor
En Contra

MALDITO NEO-LIBERAL SALVAJE!

los RICOS tienen que pagar, y mucho, para que los POBRES no pasen hambre y tengan hospitales y escuelas, peazo de mamón!



PODEMOS o MUERTE!

Puntuación -48
#7
nadie
A Favor
En Contra

Esteban: las carreteras, ¿son esenciales?, ¿y el alumbrado público?, ¿la sanidad?, ¿la educación?.

Ya se que hay malgasto y corrupción, como ya he dicho. Eso hay que eliminarlo pero, para todo lo demás, hace falta dinero.

Puntuación -17
#8
no te enteras
A Favor
En Contra

#4: no entiendes el concepto

todo el mundo necesita servicios: sanidad, educación, etc, el tema es como pagar y como gestionar, nadie dice que una comunidad de vecinos no tenga que tener sus gastos, pero tu ejemplo te saldrá por la culata: es como si todos los ciudadanos de un país pagasen los mismo gastos para la comunidad de vecinos, independientemente de donde vivieran... precisamente una comunidad de vecinos es un ejemplo de gestión PRIVADA de los recursos, tu pagas por tu comunidad, no por la comunidad del vecino, es que ni hecho a posta, chaval!

Puntuación 9
#9
digo yo
A Favor
En Contra

Sr. Rallo: soy Liberal, pero tengo dudas

La más importante: LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, es decir, si uno es hijo de familia pobre, tiene que tener las mismas oportunidades para estudiar que uno de familia rica, pero si no hay re-distribución de la riqueza (hasta un límite, claro) entonces el pobre no podrá acceder a las mismas oportunidades que el rico

creo que tiene que haber un equilibrio entre el derecho a acumular riqueza con negocios legítimos y pasársela al hijo (sin impuesto de sucesiones) pero al mismo tiempo garantizar la igualdad de oportunidades, lo cual redundará a la larga en beneficio para todos, porque qué pasa si el hijo del rico es tonto y el hijo del pobre es un Einstein en potencia?

otro aspecto que no me gusta (no aquí en España, pero si en EEUU) es que creo que la policia debería tener el "monopolio de la violencia" (en un estado de derecho, obviamente), si cada uno tiene su arma y se toma la justicia por su mano, es desastroso para todos (yo alguna vez he tenido alguna discusión tonta por tráfico y no sé qué hubiera hehco si hubiera tenido una pistola en la guantera.... por suerte no la tenía, arrepentido toda la vida!)

Puntuación 7
#10
NO TE ENTERAS
A Favor
En Contra

#8: ojo, no soy tan Liberal como Rallo, pero eres un tramposo, estás implicando que el único que puede ofrecer infraestructuras, educación, sanidad, etc es el Estado y esto es llanamente MENTIRA

otra discusión muy diferente es si se paga entre todos o cada uno se paga lo suyo, pero tu argumentación aquí es simplemente FALSA

Puntuación 12
#11
pepe
A Favor
En Contra

IMPUESTO = IMPONER

creo que la idea de Rallo va más por el tema de "Comunidades" en el sentido de comunidades de vecinos, o de pueblos/urbanizaciones grandes (suburbs), al estilo de EEUU, donde el presupuesto para escuela, policia, alumbrado, basuras, etc viene de la comunidad local, incluso los jueces son votados a nivel local (no sé el sueldo de donde viene en este caso...) entonces el tema estaría en la IGUALDAD, pues obviamente habría comunidades más ricas y otras más pobres, al no haber re-distribución de la riqueza, por este motivo los independentistas por motivo económico son claramente de Derechas o Liberales (a mí entender), pues están en contra de la re-distribución de la riqueza (por ejemplode Catalunya a Andalucía) pero como en España es el mundo al revés, son los Comunistas y Socialistas los pro-Nacionalistas y es la Derecha la que quiere re-distrubuir... de locos!

Puntuación 5
#12
luis
A Favor
En Contra

El amigo Rallo, se nos pone a filosofa, por no repetir lo obvio..Lo cierto es que hay un sector público mastodóntico e inasumible que ejerce una dictadura sobre el resto de la sociedad.Más Mercado y menos Estado.

Puntuación 11
#13
¿Educación pública? ¡Jamás!
A Favor
En Contra

"todo el mundo necesita servicios: sanidad, educación"

¿Públicos? Lo dudo. Si hay dos sectores en los que la intervención pública debería estar prohibida bajo pena de cadena perpetua son precisamente esos dos. Nada hay más pernicioso para un país y nada ha causado tanto daño como la mal-llamada educación pública. Que el que quiera adoctrinamiento público que se lo pague de su bolsillo.

Puntuación 16
#14
Badalona
A Favor
En Contra

Ayer por la tarde en esRadio el Sr. Rallo tuvo una intervención muy decepcionante que creó sospechas. Defendió la nadería socialista del programa de Garicano y su locura fiscal confiscatoria, todavía superior a la del PP actual.

Puntuación -3
#15
Nicaso
A Favor
En Contra

Buen artículo el suyo Sr. Rallo. Los políticos necesitan manejar mucho presupuesto para conseguir adeptos a su causa, de ahí el acudir a grandilocuentes palabras como " solidaridad" para calmar nuestra indignación por tanta carga tributaria.

Los impuestos no son más que una imposición del fuerte para someter al débil. No dudo que deban existir pero todo tiene un límite

Puntuación 9
#16
digo yo
A Favor
En Contra

y la igualdad de oportunidades para estudiar?

y la re-distribución de la riqueza?

volvemos a hace 200 años? eso le gusta a Rallo? sociedad entre ultra-ricos y mayoría pobre analfabeta?

Puntuación -12
#17
Pues dígalo
A Favor
En Contra

"y la igualdad de oportunidades para estudiar?"

¿Hay alguna ley que te impida ir al colegio en un Estado liberal? Pues en la actual dictadura socialista sí que la hay. Además el estudio personal y el esfuerzo es la mayor garantía para salir de la pobreza. Algo que no existe en la dictadura socialista actual del PP-PSOE, que obliga a los niños pobres a ir a la escuela pública (a no aprender nada, porque ahí no se aprende nada), y que impide que los padres pobres puedan ahorrar lo más mínimo para que sus hijos puedan estudiar en una escuela de verdad, ya que los impuestos no le van a dejar ahorrar.

"y la re-distribución de la riqueza?"

Fascismo puro y robo institucionalizado. El que quiera ganar más que trabaje más y se esfuerce más. Pero que no vive de lo que se robe a los demás.

"volvemos a hace 200 años?"

No sería mala idea en el sentido retomar algunas (no todas) de las ideas de hace 200 años, como el patrón oro con lo que no existía inflación (impuesto creado por el Estado para robar a los pobres sus magros ahorros), la escuela no era pública por lo que servía y enseñaba, los alumnos sin recursos podían estudiar demostrando su validez mediante becas, la presión fiscal era menor, etc. Con el grado de progreso actual y parte de normativa de hace 200 años seríamos infinitamente más ricos.

Puntuación 5
#18
Bucan
A Favor
En Contra

Una cosa es recaudar impuestos y otra saquear.

Estamos en un infierno fiscal que asfixia a la economía e induce al fraude.

Socialismo: arruinando países desde 1917

Puntuación 7
#19
Usuario validado en elEconomista.es
Odraude
A Favor
En Contra

Lo que no se sabe muy bien es quién pagó este publireportaje o arenga contra los socialistas.

Puntuación -13
#20
INFOTAX ABOGADOS
A Favor
En Contra

Nuestra Constitución es quien exige la igualdad y progresividad en nuestro sistema tributario en su artículo 31. La obligación del gobierno es cumplir y hacer cumplir estos principios.

INFOTAX- EXPERTOS EN IMPUESTOS

Puntuación 0
#21