Economía

Devaluación fiscal: ¿es esta la última baza del Gobierno para reanimar a España?

  • El objetivo del Gobierno es desplazar la carga fiscal desde el trabajo al consumo
  • El Ejecutivo analiza el viernes la propuesta de reforma del comité de expertos

La economía española vuelve a crecer y sus exportaciones están ganando fuerza, pero con uno de cada cuatro trabajadores en paro, el Gobierno confía ahora en reanimar al país con una gran reforma fiscal.

Si funciona, la reforma impulsará el crecimiento económico, creará miles de nuevos empleos y frenará la incesante presión a la baja sobre los salarios de los españoles. Pero el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, arriesga también sus posibilidades de reelección, ya que el plan exigirá probablemente una subida de impuestos sobre bienes y servicios que no será popular entre los votantes.

Está previsto que el Gobierno de Rajoy analice el viernes en Consejo de Ministros la presentación del informe sobre la reforma fiscal que se ha encargado al grupo de expertos. Más adelante, el Ejecutivo presentará su propia reforma, que ya ha dicho se hará al margen de la de los sabios. El objetivo es desplazar la carga fiscal desde el trabajo al consumo, garantizando al mismo tiempo suficientes ingresos fiscales para reducir uno de los mayores déficit presupuestarios de la Unión Europea.

Fuentes del Gobierno han admitido que, aunque no se va a subir del 21% el tipo máximo del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), sí podrían pasar a ese tipo determinados productos y servicios que actualmente tributan en los reducidos del 10 y del 4%. También se espera que suba la presión fiscal sobre propiedades inmobiliarias y combustibles.

Simultáneamente, se recortará el impuesto de sociedades y el de la renta para los ingresos más bajos y Rajoy también ha anunciado una reducción del 75% de media en el importe de las cotizaciones sociales que pagan las empresas por sus empleados al margen de sus salarios.

Esta combinación de medidas tributarias -conocida por economistas como devaluación fiscal- es uno de los últimos ejemplos de cómo países del sur de Europa tratan de encontrar nuevas fórmulas para mantener a flote sus economías más allá de la receta de recorte de salarios y precios que la Unión Europea ha estado animando a aplicar a la región durante varios años.

España, como miembro de la unión monetaria de la zona euro, ya no puede depender de la devaluación de su divisa y el Banco Central Europeo no ha mostrado ningún interés en debilitar al euro. Por lo tanto, el país se ha sometido a una devaluación interna, reduciendo salarios y precios para ser más competitivo.

Pero esta política amenaza ahora con convertirse en deflación, una fase más peligrosa en la que los consumidores aplazan sus compras porque esperan que los precios caigan, paralizando la economía.

Apuesta política

Para Rajoy, la reforma es una apuesta política. El respaldo al Partido Popular se ha hundido en los últimos dos años en los que ha aprobado duros recortes de gasto. Según una reciente encuesta de Metroscopia, el 76% de los españoles desaprueban su política y sólo el 6 % cree que la situación económica mejorará en el corto plazo.

Aunque algunas de las nuevas subidas de impuestos pueden resultar impopulares en un país harto de la austeridad, el fuerte impulso para la actividad y la creación de empleo que pretenden dar las nuevas medidas podría acabar convenciendo a los votantes de que Rajoy merece un nuevo mandato.

Según estimaciones de la federación de autónomos ATA, unos 300.000 trabajadores por cuenta propia que están en la economía sumergida podrían verse atraídos de nuevo al sistema por las menores cotizaciones.

También se prevé que este año se firmen decenas de miles de contratos a tiempo parcial, que se benefician de un descuento adicional de las cotizaciones.

En un análisis publicado el año pasado, BBVA dijo que un recorte de 3,5 puntos porcentuales de las cotizaciones sociales combinado con un aumento de 2 puntos porcentuales en impuestos al consumo sumaría un 0,74% al Producto Interior Bruto y crearía más de 200.000 puestos de trabajo en dos años.

Un estudio similar de la Comisión Europea también apuntó al alto impacto a corto plazo tanto en el PIB como en el empleo que el presidente del Gobierno español está buscando.

España tenía en febrero 4,8 millones de parados registrados, 390.000 más que cuando Rajoy fue elegido, aunque los datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que un total de seis millones de personas, o el 26% de la población activa, está realmente en paro.

Debilitando el consumo

El Gobierno, que revisó al alza su previsión de crecimiento para 2014 y espera reducir la tasa de paro por debajo del 25% a final de año, confía en que la devaluación fiscal tendrá dos efectos económicos, incluso en una versión edulcorada.

En primer lugar, reducir las cotizaciones sociales rebajaría los costes laborales unitarios, impulsando la competitividad de España. Como en otras economías del sur de Europa, los costes laborales han caído en España desde un máximo alcanzado en 2009. Sin embargo, esto se ha conseguido en gran medida recortando los salarios reales, debilitando el consumo y la demanda interna, que representa dos tercios del PIB.

Pero al optar ahora por una reducción de la carga fiscal sobre las empresas para seguir reduciendo los costes laborales, se aliviaría la presión sobre los salarios, ayudando a compensar un impacto en el consumo provocado por una subida del IVA.

Los costes laborales subieron un 0,2% en el tercer trimestre de 2013, su primer aumento trimestral desde principios de 2012, ya que un incremento del 0,7% de las cotizaciones sociales contrarrestó una caída de 0,2% de los salarios.

En segundo lugar, la combinación de cotizaciones sociales más bajas e impuestos al consumo más altos favorece a los productores nacionales con respecto a sus competidores extranjeros, que tienen el mismo IVA aplicado a sus productos en España sin beneficiarse de los menores costes laborales.

Los economistas advierten sin embargo de que el impacto de la devaluación fiscal dependerá de lo lejos que el Gobierno esté dispuesto a llegar en la transferencia de la carga tributaria y aplicar impopulares subidas de impuestos.

"Una devaluación fiscal completa requeriría que la bajada de las cotizaciones sociales se dirigiera a todos los contratos y fuera permanente", dijo Rafael Domenech, economista jefe para Economías Desarrolladas de BBVA y coautor del análisis.

Lo ideal sería que las subidas de impuestos también se aplicaran a una amplia gama de productos y la reforma sería más eficaz si se combinara con reformas estructurales y medidas para reforzar la devaluación interna, añadió Domenech.

Los efectos se reducirían si las empresas aumentaran sus márgenes o salarios en lugar de reducir los precios como consecuencia de menores costes laborales, si las empresas extranjeras que exportan a España recortaran su precios para seguir siendo competitivas, o si se aplicaran políticas similares en otros países de la zona euro.

comentarios79WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 79

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

cancepuje
A Favor
En Contra

Queridos ciudadanos hemos de romper las cadenas que nos esclavizan a este modelo capitalista opresor,no somos consumidores zombies al servicio de banca,multinacionales y marionetas políticas corruptas en su nómina,ya terminaron las mentiras,en esta guerra entre ciudadanos y estado siempre vencerá la verdad.

Puntuación 110
#1
Juan
A Favor
En Contra

Si Rajoy va a subir el IVA de la mayoría de productos del 4% y 10% al 21%, y va a aumentar la presión fiscal sobre propiedades inmobiliarias y combustibles, lo que estará haciendo es atacar de nuevo a la clase media.

La clase media es la gran damnificada de la crisis. Rajoy básicamente está proponiendo bajar o excluir del IRPF a los trabajadores con rentas bajas (muchos de los cuales cobran aparte en negro) y aumentar la presión fiscal sobre bienes (inmuebles: viviendas, suelo, etc, y además los hidrocarburos, gasolina etc) y servicios (IVA).

Si el gobierno hace esto Rajoy puede ir preparándose para pasar a la oposición porque perderá estrepitosamente las elecciones.

Personalmente creo que la única forma de que el PP pueda seguir en el gobierno es que haga una bajada del IRPF en todos los tramos, que contente tanto a los trabajadores que menos ganan como a la clase media.

Puntuación 240
#2
sip
A Favor
En Contra

Llevan años diciendo que hay que subir de impuestos indirectos y bajar los impuestos directos.

Los impuestos indirectos se cobran cuando hay consumo, gasto, el dinero se mueve, en cambio los directos se cobran antes de que el dinero circule y se produzca efecto multiplicador.

Ademas si sumais las cotizaciones sociales + IRPF + otros os dareis cuenta de la cantidad de impuestos que pagais por trabajar (una locura y mas en un pais donde seis millones no pueden hacerlo)

Ademas mejoran las exportaciones. Los impuestos directos bajos aumentan nuestra competitividad y benefician solo a los productos caseros, en cambio los impuestos indirectos afectan a productos nacionales e internacionales (El IVA solo se paga por productos vendidos en España, nuestras exportaciones no pagan IVA español)

Puntuación 58
#3
loquehayquever
A Favor
En Contra

Rajoy nos llevará del socialismo de derechas al COMUNISMO DE DERECHAS.

Puntuación 111
#4
Badalona
A Favor
En Contra

Es imposible que la reforma fiscal vaya a reactivar la economía. Por una razón: va encaminada a recaudar más en vez de a gastar menos. Aparte de una inmoralidad es un error colosal. Ya lo comprobarán.

Puntuación 226
#5
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

No sé si la gente lo está ya entendiendo o no. Me refiero al significado del término "devaluación" que mucho cretino ha venido defendiendo para aplicarlo a todo, cuando el término significa en resumidas cuentas: reducir el poder adquisitivo de las familias para pagar el agujero financiero creado por la banca, el Estado y las grandes empresas asociadas a ambas instituciones públicas en la práctica. Cuando hablan de "devaluación monetaria" se refieren a emitir cientos de miles de nuevas unidades monetarias que irán a parar al bolsillo del Estado y a la banca y que supondrá una dilución del valor de los depósitos, los salarios, los beneficios del empresario autónomo y todos aquellos calificados como "suficientemente pequeños para quebrar". Cuando se refieren a "devaluación interna", hablan de reducir los salarios para incrementar los beneficios de las empresas, que acaban en manos del Estado y la banca en forma de impuestos de sociedades -un porcentaje alto de esos beneficios- o devolución de la deuda horrible en manos de multinacionales y oligopolios, y que vuelve a manos de la banca si con este procedimiento consiguen devolver tal deuda -lo dudo-. Y ahora, cuando hablan de "devaluación fiscal" se refieren a subir los impuestos hasta el nivel de convertir al ciudano medio en esclavo del Estado, reduciendo una vez más los ingresos de todos menos los del Estado.

Saben de sobra que el problema está en el gasto desorbitado del Estado mastodóntico, pero claro esa es precisamente la parte que les afecta a quienes defienden la "devaluación", se aplique a una cosa u otra. La factura la paga en cualquier caso siempre el mismo. Y por supuesto que tiene que pasar su correspondiente factura electoral. Por ello Zapatero defendía ayer que el régimen neofalangista actual de tapadillo salga del armario y en las próximas generales haya una coalición PPSOE. Es lo que hay ya en la práctica. Ahí están los neofalangistas afiliados a estos partidos apoyando el régimen y que no se borran. Evidentemente son los beneficiarios o la nueva casta nobiliaria que saca pingües beneficios del desfalco en curso. Desde un punto de vista económico, es un proyecto de quiebra ineludible y en toda regla, se pongan como se pongan. ¡Larga vida al oro!

Puntuación 79
#6
PPSOE=RUINA
A Favor
En Contra

Aquí las únicas reformas que se hacen es para para fastidiar al pueblo y favorecer al capital y a la mamandurria.

No te olvides de esto en las europeas.

Puntuación 105
#7
La hormiga liberal
A Favor
En Contra

Querido cancepuje,

Nadie os ve como zombies consumidores, en eso os habéis convertido solitos a base de deuda muchos. Se os quiere ver como empresarios de vosotros mismos, al menos eso, se os pide que entendáis que debe premiarse al que arriesga y no al que lo deja en manos de los opresores empresarios, ya que pedir que dejéis de dejarlo en manos del Estado parece imposible. Se quiere que le echais huevos y corrais los riesgos que hoy tienen que correr otros para mantener el Estado del Bienstar. ¿O crees que se mantiene con tú con el IRPF? Pero claro, eso no os mola, eso a los socialistas no os convence. Vosotros queréis que el riesgo lo corran otros, y que vivir como una hormiga se penalice fiscalmente tanto o más que hacerlo como la cigarra. Y así nos va: récord de economía en la sombra, de paro juvenil, porque lo del paro no se lo cree nadie. Al fin y al cabo es lo que le habéis pedido a la gente: que os dejen vivir de ellos.

Puntuación -47
#8
V for Vendetta
A Favor
En Contra

"Consumo por aquí, consumo por allá, y dale que le dale y dale que le da". ¡Vaaaaaaaaaa!



- LA VERBENA DEL PP - de la Paloma -

Puntuación 24
#9
antonio
A Favor
En Contra

Pero pongan una foto del subn0rmal sujetando ese cartel de la campaña electoral que decia "Vota PP: mas empleo, menos impuestos".

Puntuación 96
#10
una barbaridad!!!
A Favor
En Contra

Es una barbaridad, aunque la medida surgiera un minimo efecto, que sería máximo de 200000 puestos en dos años, el consumo se contraería más todavía y es este uno de los grandes problemas.

Por otra parte llegaría "EL HAMBRE" para los parados porque si ya no tienen dinero ahora todo les costaría mas caro y los precios de los alimentos pasarían del 5 al 21% o casi todos osea que el que gane poco tendrá un poco mas y el que no gane nada pasará HAMBRE así de claro.

El único plan posible es suprimir el senado y la supresión de comunidades autonomas y con ese dinero reducir el iva y los impuestos.

Puntuación 65
#11
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

Y Sr. del comentario 4, eso que usted define la historia ya le dió un nombre: se llama fascismo. En realidad el comunismo y el fascismo son la misma ideología. No hay ni la más mínima diferencia y simplemente, los comunistas han sido muy eficientes con su aparato de propaganda para crear la idea de que hay diferencias y que su basura es mejor que la de los demás. Tanto Mussolini como Hitler empezaron llamando a sus partidos "comunistas". Posteriormente y por razones puramente nacionalistas y para distinguirse del comunismo teóricamente "internacionalista" de la Unión Soviética, cambiaron el nombre a sus partidos. Eso no es más que un mejunje histórico y circunstancial que no cambia la sustancia y el fondo ideológico del fascismo: es comunismo. Y todo ello como si el comunismo práctico no fuese nacionalista. Solo hay que mirar a Venezuela, a Cuba o a la propia Unión Soviética para comprobar los niveles exacerbados de nacionalismo en los que se sumen los países que han adoptado el comunismo como modelo social -o los nacionalismos extremos en muchas de las antiguas repúblicas ex soviéticas-. Ahí está el ejemplo del nacionalsocialismo en Cataluña sin ir más lejos, que ellos consideran de "izquierdas".

En definitiva, desde un punto de vista ideológico Rajoy podría ser calificado tanto de comunista como fascista, igual tiene que igual da. Desde un punto de vista histórico, lo de Rajoy es fascismo. Lo dicho, nada de lo que los comunistas que son miméticos en sus prácticas tengan que regocijarse. Es esta realidad la que ha permitido a fascistas conocidos como Jorge Verstrynge o a Juan Luis Cebrián pasar de un lado a otro como si tal cosa, o como si con ello dejasen de ser lo que han sido siempre. Es lo que permitió a los hijos de muchos fascistas conocidos del régimen franquista camuflarse detrás de unas barbas y el diario El País dobladito y debajo del brazo -"uniforme" que la mayoría entiende como una expresión de "izquierdismo"-. Así que ambas ideologías son una basura. Ningún país ha sobrevivido económicamente a tal modelo. España no será diferente.

Puntuación 36
#12
PENSANDO
A Favor
En Contra

LO UNICO QUE SE PUEDE HACER, ANTE ESTOS ABUSOS DE LOS QUE SE LLAMAN NUESTROS DIRIGENTES, ELEGIDOS FRAUDOLENTAMENTE, ( MEDIANTE EL ENGAÑO ) ES ESPERAR A LAS PROXIMAS ELECCIONES.

Puntuación 36
#13
el sistema
A Favor
En Contra

Para el 1. Capitalismo a secas no es. Capitalismo Amiguete que implica enriquecerse gracias a los favores del Estado, del BOE vamos.

Puntuación 34
#14
V for Vendetta
A Favor
En Contra

VERBENA DEL PP - de la Paloma

Va!

que es bastante. ¡Va!

Y luego habla el gobierno

de la cuestión social.

¡Va! !El trueno será gordo! ...

¡pero muy gordo! ... ¡Va!

Puntuación 14
#15
dddd
A Favor
En Contra

el objetivo es forrarse mientras desplumamos a los pobres, porque los ricos ya van a comprar a paises con menos IVA

Puntuación 36
#16
La MARCA Trotona de Pontevedra
A Favor
En Contra

Un bobierno desnortado que va dando palos de ciego esperando a ver si suena la flauta.

Puntuación 27
#17
jjajaja
A Favor
En Contra

es de libro, (me) privatizo todo con contratos blindados y que aseguren rentabilidades de un 10%.

Lo que no sea mío lo calzo a impuestos y lo satanizo

Bajo los impuestos a todo lo que me supone coste y subo los impuestos de los demás, no vaya a ser que tengan dinero que no sea para pagar lo que yo me privaticé a 3 veces su precio anterior.

Me meo encima de los que me votan, pero los convenzo de que llueve

:)

Puntuación 36
#18
Locke
A Favor
En Contra

¿Para cuándo una devaluación de los cargos públicos?

¿Para cuándo un recorte de la administración? Hasta ahora sólo se han echado a trabajadores laborales, que son los que menos cobran.

¿Porqué la única partida del PIB que no ha disminuido significativamente es la G del gasto público?

¿Para cuando un listado con nombres y apellidos de lo que cobra cada español del erario público?

¿Para cuando una limitación de lo que se pueda pagar a una persona por ese concepto?

Una deuda del 100% del PIB un déficit del 6%, un 25% de paro - ¿que no es creible? ¿no tienes conocidos que hayan quedado en el paro en los ultimos años?-, un poder ejecutivo empeñado en favorecer a bancos y eléctricas en su regulación y empeñado en sacar más cuartos a una clase media que poco a poco no son más que los funcionarios y los autónomos. Dejad de gastar en fastos y apretaros el cinturón como lo hemos hecho todos!

Puntuación 67
#19
no se puede pagar mas!!! a ver si nos enteramos
A Favor
En Contra

Es una medida de extrema derecha económica. Facilidad para los que tienen algo y subidón en los alimentos y los productos básicos.

Es equiparar una barra de pan a una iphone en el iva, es una exageración, mientras seguirá habiendo gente que puede pagar todo, el que no tiene nada le costará todavía mas cualquier producto básico.

los comedores sociales van a aumentar a lo bestia con esta medida.

Puntuación 32
#20
pillin
A Favor
En Contra

Mariano prefiere jodernos a todos un poco en vez de joder a algunos mucho.

Puntuación 28
#21
Lc
A Favor
En Contra

No ibamos tan bien, eh.Estan desesperados y debeurian irse YA ( antes de que les saquen )

Puntuación 33
#22
Fran
A Favor
En Contra

Como van a perder seguro después de las tropelías que han realizado,han decidido arruinarnos del todo(al 99% claro).

Puntuación 29
#23
Usuario validado en elEconomista.es
el que suscribe
A Favor
En Contra

dos palabras: Reducir gasto

Reduciendo el gasto de la administración central y autonomías no es necesaria ningún tipo de carga impositiva SIEMPRE A LOS MISMOS

¿Tan dificil de entender señores políticos?

Puntuación 44
#24
Ran
A Favor
En Contra

Jaime, la diferencia entre fascismos y comunismo es muy clara, el comunismo elimina la propiedad privada en cuanto llega al poder y el fascismo no, sólo a los demás, jajajajaj saludos..

Puntuación 16
#25