Economía

Guindos cambiará la ley para salvar empresas viables muy endeudadas, como Eroski o Pescanova

El ministro de Economía, Luis de Guindos. Foto: Archivo

El Gobierno está preocupado por la situación en la que se encuentran un sinfín de empresas en nuestro país por su elevado endeudamiento. Muchas de ellas de especial relevancia por tamaño y por el número de trabajadores, como Pescanova, Eroski o Codere.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, tiene previsto modificar la legislación para intentar salvar este tipo de compañías y facilitar la negociación con los acreedores, principalmente la banca. Anunció que incluirá la modificación en la ley financiera que el Ejecutivo tiene previsto aprobar en las próximas semanas.

Guindos no detalló las medidas, aunque apuntó que irán encaminadas a reducir los plazos y la complejidad en los procesos de refinanciación. "Existen empresas solventes, con activos rentables, cuyo futuro está empañado por el elevado endeudamiento", señaló el ministro, por lo que el objetivo es que no se vean afectadas por la renegociación de su pasivo.

La intención es, a su juicio, acelerar estos procesos para "que sigan existiendo" y "compatibilizar el desapalancamiento de la economía con la concesión de crédito nuevo a determinados sectores".

La banca en los últimos meses se ha vuelto más exigente en las renegociaciones de deuda como consecuencia del aumento de las provisiones, exigidas por el Banco de España, para los préstamos refinanciados, especialmente para aquellos que presentan probabilidad de impago o está en morosidad. Este incremento de dotaciones reduce el atractivo para flexibilizar la postura del sector financiero en este tipo de procesos.

Reforma fiscal

La ley financiera será una de las normativas que prepara el Gobierno para este ejercicio y poder afianzar la recuperación. Guindos apuntó que, aunque la situación, ha mejorado y las perspectivas son mejores, la economía tiene que afrontar importantes retos.

Para ello, el Ejecutivo impulsará la reforma fiscal, que entrará en vigor el próximo año y que afectará al IRPF, a la inversión y al ahorro, sin que el Estado merme su capacidad de recaudación. Según el titular de la cartera de Economía, España recauda cinco o seis puntos por debajo de la media de los países del entorno a pesar de que dispone de tipos elevados, lo que demuestra que el actual sistema "no funciona correctamente".

Entre los desafíos se encuentran, además del fin del saneamiento de la banca para que reactive la concesión de créditos, la puesta en marcha de la Unión Europea Bancaria, los próximos test de estrés al sistema financiero que realizará el BCE, el desapalancamiento del sector privado, el recorte del déficit público y la mejora de la competitividad, con el fin de que se genere empleo y la economía crezca.

Guindos, durante una conferencia en un foro organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), insistió en que España crecerá en torno al 1 por ciento este año y que creará empleo neto.

Preguntado sobre Cataluña y el impacto sobre la recuperación y la imagen exterior, el ministro de Economía sostuvo que "la independencia es una hipótesis que no entra en cálculos de los inversores, porque no es racional ni viable".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud