Economía

Ben Bernanke afirma que aún es pronto para abandonar su política de estímulos

  • Sigue preparado para actuar en función de las perspectivas económicas

El presidente de la Reserva Federal ha asegurado hoy en el Congreso de EEUU que acabar ahora con la política extraordinaria de estímulos que está llevando a cabo el banco central podría impedir que la economía volviera a tener un crecimiento sostenible. Sus palabras, que alejan la posibilidad de que la Fed se esté preparando para revertir su postura, han impulsado a los mercados de renta variable y han hecho caer al dólar.

"Un endurecimiento prematuro de la política monetaria podría provocar que los tipos de interés subieran temporalmente, pero también conllevaría un riesgo sustancial de ralentizar o acabar con la recuperación económica y hacer que la inflación cayera más todavía".

En su comparecencia ante el Comité Económico, Ben Bernanke aseguró que esto también haría que los intereses cayeran más durante un largo periodo de tiempo, provocando un bajo rendimiento de los activos y suponiendo un riesgo para la estabilidad financiera.

El presidente de la Fed añadió que ya dejó claro tras su última reunión que estaba preparado para incrementar o reducir el ritmo de compra  de activos en función de las perspectivas de empleo e inflación.

El mercado laboral sigue débil

Aunque el mercado laboral ha mostrado "alguna mejora" sigue débil, dijo Bernanke, que añadió que "las altas tasa de desempleo y subempleo son extraordinariamente costosas"."No solo impone dificultades a los individuos afectados y sus familias, también daña el potencial productivo de la economía en su conjunto al erosionar las capacidades de los trabajadores y no permitir a muchos jóvenes obtener los recursos y la experiencia necesarias".

Sobre la inflación, el segundo de los objetivos de la Fed, el presidente de la institución recordó que el IPC sigue bajo. No obstante, sí que aclaró que las expectativas de precios a largo plazo han permanecido estables y que la Fed espera que la inflación se mueva en línea o por debajo del objetivo del 2%.

"Con el desempleo bien por encima de niveles normales y la inflación suave, promover nuestros objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios requiere de una política monetaria altamente acomodaticia", sentenció.

Con todo, Bernanke también vio aspectos positivos, y aseguró que algunos problemas que estaban conteniendo el crecimiento estaban comenzando a desparecer.

Los estímulos históricos de Bernanke

Bernanke lidera los esfuerzos de la institución monetaria, que incluye el programa de estímulo más agresivo de los 100 años de historia de la Fed con el objetivo de revivir el crecimiento y reducir la tasa de desempleo, actualmente en el 7,5%.

En el hasta ahora último esfuerzo para luchar contra los efectos de la crisis financiera iniciada en 2008, la institución comenzó en septiembre pasado la tercera ronda de compra de activos, el denominado quantitative easing, e incrementó la compra de bonos del Tesoro y activos hipotecarios hasta los 85.000 millones de dólares al mes en diciembre.

La Fed confía en que los tipos de interés caigan y que los inversores busquen mayores rentabilidades en activos de más riesgo, como la renta variable, amplificando así el efecto de sus medidas. Unos tipos de interés bajos permiten a empresas y familias refinanciar y reducir sus deudas, liberando liquidez para invertir, gastar y repartir dividendos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud