Economía

El FMI cree que el temor a la inflación no debe impedir nuevos estímulos del BCE

  • Piensa que tendrán efectos poco significativos sobre la estabilidad de precios
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. Imagen: Archivo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) piensa que la estabilidad de los precios apreciada durante la recesión debería permitir a las autoridades monetarias aplicar una política "muy acomodaticia" en la que "cualquier estímulo excesivo" tendrá efectos poco significativos sobre la inflación.

En este sentido, la institución internacional sostiene en el tercer capítulo de su informe 'Perspectivas de la economía mundial' que, dado que las expectativas inflacionarias a largo plazo permanecen firmemente ancladas, es probable que la inflación también se mantenga estable a medida que se afianza la recuperación.

"Por lo tanto, los temores a un elevado nivel de inflación no deberían impedir que las autoridades monetarias apliquen una política monetaria muy acomodaticia", señalan los autores del documento. "Cualquier estímulo excesivo temporal de la economía (...) probablemente tendrá efectos poco significativos sobre la inflación", añaden.

De este modo, el Banco Central Europeo (BCE) no debe temer excederse en proporcionar un "sobreestímulo" a la economía a través de sus políticas monetarias, mientras permanezcan bien ancladas las perspectivas de inflación y mantenga a salvo su credibilidad e independencia, ha indicado la institución que dirige Christine Lagarde.

"No debe temer excederse temporalmente en sus objetivos" mientras su credibilidad no esté en riesgo, ha señalado en rueda de prensa John Simon, economista senior del FMI, quien ha explicado que "en caso de un sobreestímulo de la economía con las perspectivas de inflación bien ancladas, el banco central puede revertir el curso de su política sin que haya efectos duraderos".

No obstante, el organismo advierte de que una inflación moderada no puede llevar a la complacencia, puesto que un bajo nivel de precios no equivale necesariamente a una economía equilibrada y en la que no existe capacidad ociosa.

Asimismo, el FMI incide en la necesidad de preservar la independencia de los bancos centrales como fórmula para mantener anclada las expectativas de inflación y, en consecuencia, la inflación en sí misma.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud