Economía

Economía.- Fernández (Kutxabank) cree que "no hay nada que hacer" si el BCE no dice que "soporta la deuda española"

Afirma que la política basada únicamente en el recorte "nos conduce al precipicio con toda seguridad"

BILBAO, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, ha asegurado que el problema que existe es que España "no tiene credibilidad", y cree que "no hay nada que hacer" mientras no haya un respaldo del Banco Central Europeo (BCE) y diga "explícitamente yo soporto la deuda española".

Fernández ha realizado esta reflexión en el transcurso del encuentro empresarial celebrado por la patronal vizcaína Cebek con motivo de su asamblea general y en el que también ha participado el exministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga.

En su intervención, ha asegurado que hace unos meses todo el mundo pensaba que por encima de un diferencial de 200 puntos no se "podía respirar". "Llevábamos los últimos meses acostumbrados a estar por encima de los 400, ayer pasó por encima de los 500, como decía Carlos Solchaga, con menos de eso, ha habido países intervenidos", ha asegurado.

A su juicio, lo que está ocurriendo es un problema de "credibilidad" por parte de España y que también se deriva de una política "errónea" por parte de la Unión Europea.

En este sentido, ha advertido de que una política sólo de recortes conduce al "precipicio con toda seguridad" y cree que hay que "experimentar".

En su intervención, ha manifestado que es España la que "no tiene credibilidad" y "no es un problema" del sistema financiero. A su juicio, mientras no se produzca un respaldo "explícito" y un "soporte definitivo" con un cambio en la política del BCE, "las vamos a pasar canutas".

Fernández ha indicado que el Banco Central Europeo, en términos prácticos, no tiene "más encargo que la inflación" y cree que debería funcionar más como la Reserva Federal de EEUU. Según ha manifestado, el problema es la "desconfianza" en España y "mientras el BCE no diga explícitamente: yo soporto la deuda española, no hay nada que hacer".

En este sentido, ha aludido a una reflexión de un director general de su entidad que cree que la intervención de la economía española se va a producir debido a que habrá ayuda europea a los bancos españoles como consecuencia de las "deficiencias" de capital. "Es una suerte de intervención de España, en la medida en que es intervención en el sector financiero español", ha apuntado.

Asimismo, ha asegurado que Alemania es la "primera beneficiada del euro" y cree que también deberá cambiar su política para que se pueda salir de esta coyuntura. A su juicio, igual le toca hacer un "esfuerzo" y "asumir un crecimiento de salarios para incentivar el consumo y una cierta cota de inflación". "Alemania solamente es europea cuando resulta favorecida", ha agregado.

El presidente de Kutxabank ha señalado que los test de estrés sólo han valido para los que "no superaban la prueba", porque las "dudas" persistían respecto a los que la superaban, teniendo en cuenta lo que había sucedido con Grecia, donde se reconoció que se habían falseado cuentas.

"LADRILLO HA HABIDO EN TODAS PARTES".

Fernández, que en su discurso ha aludido a la "más que posibilidad" de que Grecia tenga que salir del euro, ha criticado que sólo existan dudas sobre los bancos españoles, pero "ladrillo ha habido en todas partes, donde más en EE.UU.". Ha añadido que, probablemente los bancos europeos no tienen ladrillo, pero tienen activos tóxicos "a manta".

Además, ha considerado que buena parte del sistema financiero europeo recibió "importantísimas ayudas públicas". En este sentido, ha indicado que causa un cierto "sonrojo" el debate de España "sobre si hay que dar dinero a los banqueros, en vez de destinarlo a Sanidad". "La UE ha dado ayudas a los bancos europeos, ninguno español, por un importe igual al 38 por ciento del PIB de la UE", ha apuntado.

En relación a Bankia y al coloquio abierto en el encuentro sobre si debería haber dejado que quebrara o había que intervenir, ha recordado que en España hubo un precedente que fue un "éxito", en referencia a Banesto. "Es un modelo que ya se ha aplicado en el sistema financiero español y que debería ser útil", ha dicho.

ECONOMIA VASCA

Fernández ha hecho también un análisis de la situación de la economía vasca y, tras incidir en la idea de que Euskadi no es una isla y que no existen sistemas económicos o financieros locales, ha afirmado que se han superado otras crisis y ahora habrá que ver "si lo hacemos con ésta".

El presidente de Kutxabank ha subrayado que la foto de la economía vasca "no está mal" y, pese a que "después de la batalla, hay heridos", pero la situación, en términos relativos, es "razonable".

Fernández ha subrayado algunas "fortalezas" de Euskadi como el mayor peso de la industria en su estructura económica, el "importante" esfuerzo de innovación, su tradición de emprendedores, que ha puesto en duda que persista y su grado de internacionalización, tanto desde la variante de las exportaciones como de las implantaciones.

Asimismo, también ha aludido a sus limitaciones, entre ellas, que es una economía de tamaño medio, una territorio y una población pequeña y sin tasa de crecimiento, junto a unos costes salariales altos y empresas con tamaño reducido.

Ante este escenario, ha reflexionado sobre "por dónde ir" en Euskadi para seguir avanzando y ha insistido en que hay que ser conscientes de que dependemos de las decisiones políticas que se adopten en el ámbito europeo y español.

Fernández, que ha asegurado, por otra parte, que en España en los últimos años hemos tenido unos ministros "manifiestamente mejorables" y que Europa, en términos de productividad y eficacia, tampoco "saca matrícula", ha indicado que Euskadi tiene que tener la inteligencia de un "país pequeño pero atractivo".

En este sentido, el presidente de Kutxabank ha defendido un futuro de "alianzas y de fusiones". En concreto, ha precisado que habrá que analizar si hay posibilidad de integración entre algunos sectores para tener mayor "músculo financiero". En el caso de lograrse, hay que pensar en alianzas para "mejorar" la capacidad competitiva.

Fernández, que también ha defendido recuperar valores tradicionales, ha reconocido que en Euskadi hay "menor flexiblidad" para impulsar integraciones por el hecho de contar con administraciones tributarias distintas a la del Estado. Sin embargo, ha insistido en la necesidad de buscar alianzas de manera estable y que no impliquen "pérdida de arraigo". "Ese es el futuro y también en nuestro caso", ha añadido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint