Economía

España volverá a la recesión a finales de este año y se contraerá un 0,6% en 2012

  • La Eurozona en su conjunto también se contraerá
  • Grecia caerá "en algún momento de la próxima primavera"
  • Italia y España requerirán "intervenciones enormes"

Nicola Mai y Greg Fuzesi, del equipo de economistas de JP Morgan Chase en Londres, han publicado un informe en el que rebajan sus previsiones de crecimiento para la Eurozona, que volvería a entrar en recesión en 2012 con un retroceso del PIB del 0,5%. Los únicos países que salvarán los trastos a finales del año que viene serán Irlanda y Alemania con crecimientos del 0,2 y el 0,3%, respectivamente. Cabe destacar que Fuzesi, uno de los autores del informe, dijo la semana pasada que el BCE bajará los tipos en medio punto en octubre.

Si echamos un vistazo a las previsiones para la economía española, el panorama es bastante desolador. Lejos de las previsiones del Fondo Monetario Internacional, publicadas la semana pasada, o las que maneja el propio Ejecutivo, España comenzará a enfrentarse a la recesión este mismo año.

El PIB español, según los expertos del banco estadounidense, ya no crecerá en el tercer trimestre de 2011 y entrará en terreno negativo entre los meses de octubre y diciembre. La contracción durante el cuarto trimestre será del 1%, lo que limitará el crecimiento del conjunto del año al 0,7%. 

Esta tendencia se mantendrá en los tres primeros meses del año que viene con una caída trimestral del 1% y empeorará ligeramente en el segundo trimestre de 2012 con otro retroceso del 1,5%. Así, la economía española no comenzará a ver la luz hasta los meses estivales del próximo año, cuando el PIB volverá a estancarse llegando a un punto de equilibrio. En resumen, el año 2012 terminará con una contracción global del 0,6%.

JP Morgan basa su rebaja sobre las perspectivas económicas de la Eurozona en tres razones. "En primer lugar, hemos evaluado el impacto de un ajuste fiscal en la periferia", dice el informe. Y a continuación se hace alusión al estrés persistente en la financiación bancaria, que no hará más que endurecer las condiciones de crédito tanto en la periferia como en el núcleo de Europa. 

Por último, los expertos del banco prevén una reestructuración de la deuda griega "en algún momento de la próxima primavera". Los economistas Mai y Fuzesi dejan claro que los políticos europeos deberán responder de forma agresiva. "La respuesta tendrá que incluir una gran cantidad de apoyo a los bancos y a la deuda soberana por parte del Fondo de Rescate y el BCE", explican.

Desde su punto de vista, los bancos necesitarán tanto acceso a liquidez como garantizar su recapitalización. Además, Italia y España requerirán "intervenciones enormes" en sus mercados primarios y secundarios de deuda "suponiendo que no pidan formalmente un rescate", aclaró el análisis.


Con este escenario sobre la mesa, y ya sea por intervenciones directas o indirectas a través de préstamos del EFSF, el balance de cuentas del BCE tenderá a expandirse muy por encima de los niveles actuales. Asimismo, el BCE recortará su principal tipo de interés, aunque nunca por debajo del 1%.

Pero si comparamos entre los distintos países de la periferia, España no es el peor parado. Italia sufrirá una contracción del 1,2% en el conjunto de 2012, llegando a caer un 2,5% en el segundo trimestre del año que viene. Portugal cerrará el año que viene con una caída del 2,8% mientras que Grecia lo hará cediendo un 5,9%.

Fuera de la zona de peligro pero en el núcleo duro de Europa, Francia terminará 2012 con una ligera contracción del 0,1%.

De acuerdo con los modelos aplicados a la hora de realizar el análisis, Grecia y Portugal experimentarán "una recesión más profunda y más duradera de lo que sus respectivos gobiernos anticipan", mientras que España e Irlanda se estancarán "por un largo período en lugar de recuperarse rápidamente a partir del año próximo como sugieren la proyecciones oficiales".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud