Economía

Planes de pensiones y seguros frente a frente: elija el producto que más le conviene

Está demostrado que los españoles tardan más tiempo en elegir un coche que en preparar su jubilación. Mientras que dedican una media de cinco semanas a escoger el automóvil de su vida, para abrir una cuenta de ahorro se lo piensan durante una semana y si se trata de una inversión con mayor riesgo el plazo se alarga a diez días, casi el mismo tiempo que dedican a decidirse por un equipo audiovisual, según un estudio de Fidelity.

Y eso que cada vez hay más alternativas para ahorrar hasta el momento de la jubilación y es necesario analizarlas todas para saber cuál es la más compatible con cada uno. Sobre todo, porque no es oro todo lo que reluce.

Pero ahora los plazos se echan encima porque quedan algo más de diez días para que se termine el año. Pese a esta limitación, el inversor todavía está a tiempo de encontrar a la pareja perfecta para hacer este viaje hasta la jubilación. Basta con una buena planificación estas dos últimas semanas del año.

Diario de dos semanas

¿Un plan de previsión asegurado (PPA) o un plan de pensiones? ¿Un plan de renta variable, de renta fija o que esté a medio camino? ¿Un plan individual de ahorro sistemático (PIA)? Antes de decidirse por uno de estos, en último paso en esta contrarreloj el inversor debe comenzar por tener claro cuál es su perfil de riesgo, o lo que es lo mismo, hasta qué punto sería capaz de arriesgar sin que eso le suponga padecer insomnio.

Existen cuatro perfiles muy claros de riesgo -y en medio varias opciones de inversión-, que van desde el conservador puro, que invierte el cien por cien en renta fija, pasando por uno más moderado, con alrededor de un 70% invertido en activos de renta fija y el 30% restante en renta variable, para dar el salto a algo más de riesgo, a través de un producto de ahorro a largo plazo que dedique hasta un 70% del patrimonio a activos ligados a la bolsa o, directamente y sólo si el inversor es intrépido, decantarse por uno arriesgado, que ponga todos los activos a disposición de títulos de renta variable.

Si el primer día logra dar respuesta a esta pregunta, y tiene claro su perfil inversor, ya tendrá un gran camino recorrido.

PPA o plan de pensiones

Saber quién es quién en el ahorro a la jubilación. ¿PPA, plan de pensiones, PIA? En esta selección el PIA queda excluido ya que, aunque se trata de un producto para la jubilación, es complementario a los otros dos. ¿Por qué? Su estructura y filosofía de inversión es la misma que la del seguro individual de vida, cuyos derechos generados deberán servir para constituir una renta vitalicia (periódica) asegurada.

Sus aportaciones, que no pueden superar los 8.000 euros anuales y los 240.000 euros en el total del producto, no deducen en la declaración de la renta anual y son independientes de los límites de aportaciones a sistemas de previsión social (planes de pensiones, PPA...). Su atractivo radica en que están exentos de fiscalidad si se rescatan a partir de los diez años de aportaciones y en forma de renta vitalicia. Si no se hace así, el ahorrador perderá todas las ventajas fiscales y tributará al 18 por ciento por las plusvalías.

Por su parte, el PPA y el plan de pensiones tienen las mismas ventajas fiscales, pero difieren en sus planteamientos financieros. El PPA es un seguro de vida, que garantiza una rentabilidad, con lo que se elimina el riesgo de pérdida de capital. Sin embargo, la ganancia mínima que la compañía asegura al cliente, con carácter general, no puede ser superior al tipo de interés técnico que cada año establece la Dirección General de Seguros (DGS) para el sector y que este año ha quedado fijado en un 2,42%.

Además, la aseguradora suele ofrecer una rentabilidad adicional -lo que técnicamente se denomina participación en beneficios-, que en la mayor parte de los casos ronda un total del 4% -incluido el tipo de interés mínimo- ya que las estructuras de sus carteras de inversión son muy conservadoras, al centrarse principalmente en renta fija y en inmuebles, explica Belén Alarcón, responsable de Financial Planning de Abante.

Para gustos, colores...

Frente al matiz conservador de los PPA, los planes ofrecen una gama más amplia de riesgos y, por tanto, de rentabilidades. De hecho, Unespa, la patronal de seguros, ha indicado en varias ocasiones que la ventaja de los PPA es ésa, el no estar sometidos a los riesgos de mercado. Por esta razón, si el inversor llega a la conclusión el primer día de que es una persona arriesgada, que prefiere ganar más aunque ponga más riesgo, debe olvidarse de los PPA y centrarse en los planes de pensiones con riesgo.

Si es inversor arriesgado debe buscar los planes de renta variable o mixtos de bolsa con mejores comisiones y que mejor recorrido tengan, mientras que los más conservadores deben seguir descubriendo los pros y contras de los PPA y los planes de pensiones. A este respecto, Javier de Antonio, director general de Productos de Inversión de ING Direct, indica que los productos garantizados, como los PPA o los planes de pensiones garantizados, "no aportan casi nada en el largo plazo".

En este momento, es cuando hay que echar un vistazo a las comisiones que cobran unos y otros, ya que cuanto más elevadas sean menos rentabilidad ofrecerán. En este sentido, Alarcón indica que en la rentabilidad garantizada del PPA no están incluidos los costes del producto (internos y externos), "que no tienen límites legales", y el de la prima de riesgo por fallecimiento. Es decir, que si se ofrece un 4%, a esta ganancia hay que descontarle los costes, con lo que la rentabilidad en algunos de los casos queda mermada sustancialmente.

Una información importante que no suelen desglosar las entidades a la hora de vender estos productos, según la opinión del mercado. Sin embargo, el mundo de los planes de pensiones tampoco puede presumir de transparencia, ya que las gestoras no tienen obligación de publicar folletos informativos trimestrales, como sí ocurre en los fondos de inversión. Por esta razón, hasta ahora eran una incógnita las comisiones que cobraban estos planes.

>Disección de las comisiones

Según una encuesta de ING Direct, el 71% de los titulares de planes de pensiones desconoce la cuantía de las comisiones que paga y entre el reducido colectivo de conocedores de comisiones, lo más frecuente (32%) es asumir que las comisiones de su plan son iguales a las de otros...

A pesar de este panorama, para tranquilidad de muchos, los planes sí que tienen un límite máximo legal de comisiones del 2,5%. Pero, para pena de muchos inversores, el 64% de los partícipes de planes paga más del 2% por las comisiones, mientras que sólo un 9 por ciento paga menos del 1,25 por ciento, según un estudio de ING_Direct.

Otro de los aspectos que debe barajar el ahorrador es qué pasa si invierte en un plan y a los años lo quiero cambiar por un PPA o viceversa. Como punto de partida, los traspasos entre estos dos productos se pueden realizar sin ningún tipo de penalización fiscal. Sin embargo, hay ciertos aspectos a tener en cuenta. Belén Alarcón explica que un PPA es más rentable en un escenario de tipos de interés al alza, ya que sus tipos de referencia subirán.

El entorno de tipos, clave

Pero hay que tener en cuenta frente a este aliciente, que si el tomador del seguro se cambia de PPA perderá la garantía prometida, ya que la inversión se valora a precio de mercado si se sale antes de la fecha de vencimiento. ¿Y si bajan los tipos de interés? Tampoco le interesará buscar otro, porque perdería parte de la ganancia que logra con un PPA creado en tiempos de tipos más altos.

Por su parte, los planes de renta fija también se valoran a precio de mercado, aunque estas fluctuaciones se conocen a diario gracias a la publicación de su valor liquidativo.

Una vez que ya tiene clara la fiscalidad de estos productos y los aspectos financieros, como las comisiones o gastos, queda fijarse en las rentabilidades. Frente al 2,42% en el que se coloca el tipo de interés mínimo para los PPA, con carácter general, los planes de renta fija a corto plazo ofrecen un 1,99% en el último año y los de renta fija a largo, el 0,81%. Pero, como ocurre en todas las casas, aquí también hay de todo.

Dentro del corto plazo la oferta asciende a 110 planes que ofrecen entre un 3,41% en doce meses y un negativo 10%. En productos de renta fija a largo plazo, las ganancias de sus 61 planes se mueven entre el 3,80% y unos números rojos del 1,87%. La clave está en saber buscar las mejores opciones, con comisiones bajas. Eso sí, también debe tener claro que rentabilidades pasadas no garantizan las futuras.

La renta variable, la mejor

¿Y en renta variable? La rentabilidad media de estos planes sube al 11,6% interanual, mientras que los mixtos de bolsa se anotan el 7,17%. Por supuesto, asumiendo mayor riesgo. Además, está demostrado que en el largo plazo la renta variable es más rentable que la fija y al estar hablando de productos finalistas, el paso de los años en la mayor parte de los casos está garantizado.

Debe tener claro dónde quiere invertir para ir a la oficina a contratarlo. Si es de su misma entidad, el trámite será rápido, pero si tiene que traspasarlo a otra el papeleo crece y deberá ir a la firma de destino, desde donde le harán los trámites. Y tenga cuidado, porque si sigue este calendario el día para ir a contratar su producto coincidirá con el de los Santos Inocentes.

comentarios10WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 10

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pepo
A Favor
En Contra

¿para qué queremos planes de pensiones y demás productos cuando la solución a los problemas de la inflación y de la subida de los precios está claro? Hoy conejo, mañana lo que nos digan los cafres que nos gobiernen

Puntuación -1
#1
Minijuegos
A Favor
En Contra

Lo que más sale rentable hoy en día son planes de pensiones

Puntuación -3
#2
Jose Carlos
A Favor
En Contra

Nada de planes de pensiones y monsergas. Es como poner al zorro al cuidado de nuestro gallinero (ahorros jubilatorios ).

Lo menos malo es comprar acciones. Al menos sabes lo que tienes y cuando llegan los tiempos buenos dan más satisfacciones que esos engendros que con el engañabobos de las deducciones sólo sirven para engordar los resultados de las gestoras. Cuanto antes haceros una cartera de valores aunque sea modesta y tal vez aunque no tengáis la suerte de Bill Gates, tendréis unos resultados más satisfactorios que suscribiendo estos planes de pensiones que son un gran negocio para las entidades que los promocionan.

Puntuación -2
#3
El usuario
A Favor
En Contra

A los pringaos que miren esto, es que no tienen mucho trabajo que hacer... venga, a ejecutar esas OCAs!!!

Puntuación -2
#4
Usuario2
A Favor
En Contra

Todos a chupar del bote de la seguridad social... y cuando se agote, ya se espavilarán los politicos... jajaja

Puntuación -1
#5
Albert Sape
A Favor
En Contra

tiene toda la razon el nº 5.Saludos a la gente de Zurich.

Puntuación -1
#6
Albert Sape
A Favor
En Contra

Tiene toda la razon el numero 4...

Puntuación -1
#7
Albert Sape
A Favor
En Contra

eL NUMERO 4 TIENE TODA LA RAZON.SALUDOS A LA PEÑA DE ZURICH

Puntuación -2
#8
perico de los palotes
A Favor
En Contra

Si vais a decir una tonteria, mejor poned un nombre falso, o no poned nada como el numero 4, verdad Jordi?

Puntuación 0
#9
Mayte
A Favor
En Contra

Me pareceis todos una pandilla de "getorros prepotentes". Os estais burlando de personas ,que como yo,se interesan por su cada dia más jodida jubilación.Soy trabajadora y madre de familia numerosa.Niñatos,que no sabeis ni escribir.

Puntuación 5
#10