Economía

La compra de deuda española por parte del BCE dispara las expectativas de inflación

  • El banco emisor abre una vía que lo aleja de su objetivo de precios
El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet. Foto: Archivo

La salida adoptada por la autoridad monetaria europea para tratar de frenar la acometida de los inversores a la deuda española e italiana, y que disparó todos las alarmas la semana pasada en Europa, no es una solución óptima, en la medida que la adquisición de títulos de ambos países por el BCE inicia una fase de monetización de la deuda que acabará, como se ha producido en otras ocasiones precedentes, en un proceso inflacionario. El BCE compró ayer 1.500 millones en deuda española.

La crisis de deuda pública es ineludiblemente la segunda fase de una crisis financiera. La Reserva Federal norteamericana acudió a la monetización desde el primer momento porque no está sujeta a mandato limitativo, como el Banco central Europeo, que ha roto la ortodoxia financiera al mismo tiempo que ha sobrepasado su estricto mandato de contener la inflación. Y esa inflación va a ser la que se desate tras el proceso.

Iniciado el proceso inflacionario, el riesgo es que el BCE, en este caso, encuentre, como ocurrió en la crisis de deuda latinoamericana de los años ochenta, que la inflación es una manera de reducir el precio de la deuda y se acomode a esta situación. Y para corregirlo habrá que recurrir a una subida de tipos. ¿Se habrá situado Europa para entonces en una senda de recuperación consistente? Esa no será ya responsabilidad de Jean Claude Trichet.

Por otro lado, los especuladores más agresivos saben que la decisión a trancas y barrancas del BCE tiene sus limitaciones y es coyuntural. La entidad no puede soportar una cartera de activos constituida sólo por papel español e italiano. Únicamente tienen que esperar.

La claudicación

El presidente del BCE sabe todo eso y es por ello que intentó retrasar lo inevitable, hasta que las presiones de Berlín y París le colocaron entre la espada y la pared. A Trichet no le gusta apartarse del mandato constitucional del BCE. Ya lo hizo al adquirir cédulas hipotecarias a rebufo del estallido de la crisis y, más recientemente, cuando en 2010 empezó a hacerse con papel de los países al borde del abismo.

Y, de nuevo, acaba de transigir ante el acoso de los especuladores. Según su obligación original, el banco emisor debe mantener la inflación mediante la política oficial de tipos y, desde luego, iniciativas como la intervención en el mercado secundario están en el arsenal de la entidad.

La autoridad monetaria de la moneda única, de hecho, reiteró en el comunicado posterior a la reunión de donde salió la adquisición de títulos españoles e italianos que el objetivo último de la medida radica en "garantizar la estabilidad de precios en la zona euro".

Un brindis al sol, puesto que sus secuelas apuntan precisamente en sentido opuesto. Porque lo peor de la iniciativa reside en que los inversores consideren el paso una debilidad implícita del banco respecto al objetivo de contener la inflación. Y, en consecuencia, anticipen que el BCE no se mostrará tan contundente en el futuro para contener el alza de los precios.

Instrumentalización

Otro de los riesgos que corre la entidad emisora con su iniciativa estriba en la instrumentalización que de ella orqueste la clase política. Los gobiernos comienzan a sugerir que las adquisiciones forman parte del cometido ordinario del BCE. Y se equivocan. Pero continúan dando alas a aquellos que dudan de su independencia.

Y de la misma manera, al considerar que no se trata de operaciones extraordinarias, se empiezan a acostumbrar y a pensar que se prolongarán lo necesario para frenar a los especuladores. Y olvidan que la solución no reside en la intervención del BCE, sino en todas las reformas que deben ejecutar para que la economía crezca.

A todo esto se suman las divergencias en el seno de la entidad que la decisión acaba de poner negro sobre blanco. Máxime cuando el banco emisor pasa por una institución colegiada que procede de forma conjunta y cohesionada. El ala alemana del banco no quería ni siquiera que se empezaran a adquirir de nuevo bonos irlandeses y portugueses en el marco del programa de recompra. Con lo que se puede inferir fácilmente qué opinan de comenzar a adquirir títulos españoles e italianos.

comentarios37WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 38

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Pep
A Favor
En Contra

Ni que esto fuera nuevo ... más inflacción ¿? Como siempre.

Puntuación 2
#25
Otro Juan
A Favor
En Contra

A ver, partiendo de la base de que soy un paleto en economía (como muchos expertos por otra parte), me pregunto como puede ser que la burbúja del dinero, crédito facíl y barato, que nos ha llevado a un endeudamiento colosal pueda ser corregido con más crédito y más barato. Bien doctor, tengo cáncer de pulmón y me pide usted fumar un paquete más al día. No sé.....

Puntuación 6
#26
Jaime
A Favor
En Contra

Para "Otro Juan" num. 25. De paleto nada de nada. Por lo que dices ya hablas con más lógica que muchos economistas formados. Éstos se pierden en las ecuaciones diferenciales y acaban afirmando chorradas como que la deuda se puede pagar imprimiendo papel. ¡Claro que se puede! Cargándose el valor de esa moneda y pagando papel cuyo poder adquisitivo es mucho menor que el papel que se prestó. La inflación es una quiebra parcial de la deuda. Los alemanes tienen miedo a la inflación porque ya sufrieron una hiperinflación. El efecto es tan brutal y devastador que el miedo se ha transmitido de abuelos a padres, y de padres a hijos, desde la gran inflación de la República de Weimar a comienzos del siglo XX, y hasta nuestros días. Quizás necesitemos un recordatorio de lo que es una hiperinflación para que la gente deje de decir que lo que necesitamos es inflación. Y para aquellos que afirman que "hablar de inflación en estos momentos es una majadería", ya veremos quién es el majadero. Los mercados de los metales preciosos no lo ven de otra manera. La burbuja del papel fiduciario está a punto de reventar y cuando lo haga tendremos inflación de precios de verdad. Allá cada cual con lo que haga con sus ahorros. ¿Qué no tenéis ahorros? Pues peor para el que no lo tenga y no sepa cómo preservarlo del hundimiento del sistema monetario. Estáis avisados. Más no podemos hacer. Lo que no vamos a hacer es fabricar un barquito para cada idiota que piensa que la inflación es una panacea "“imagínate con los precios subiendo un 20 % y sin trabajo y luego me cuentas dónde está lo bueno de la situación-. Ya me contaréis cuando estemos sumidos en plena crisis inflacionista.

Puntuación 8
#27
Ceporrr
A Favor
En Contra

De los comentarios de algunos parece derivarse que la inflación es buena.si la inflación es un 3% mi poder adquisitivo se reduce en esa cantidad?. ¿Dónde está su bondad?

Puntuación 5
#28
Otro Juan
A Favor
En Contra

Pa Jaime nº 26,

No quiero recordar como acabó la república de Weimar.....

Puntuación 5
#29
Vulcano
A Favor
En Contra

El euro debió comprobar la consistencia ante una gran convulsión que obliga a un fuerte ajuste de las economías más frágiles. El anclaje que impuso el Banco Central con tasas de interés superiores a Estados Unidos obstaculiza la salida de la recesión. Cada estado privilegió la defensa de sus propios intereses capitalistas a costa del vecino, mediante aumentos del gasto público que deterioraron las finanzas comunitarias. Algunos países privilegiaron la continuidad de sus negocios con el Este, otros apuntalaron su actividad en ífrica y ciertos estados jerarquizaron los acuerdos con América Latina. Esta falta de cohesión volvió a ilustrar la ausencia de un capital plenamente europeo. El grueso de las firmas se ha internacionalizado con más operaciones a nivel global que a escala continental.

Puntuación 2
#30
Vulcano
A Favor
En Contra

Los mercados han perdido confianza en que los gobiernos occidentales puedan gestionar con éxito el legado de una gigantesca deuda privada y de unos bancos quebrados o rescatados, sin imponer unos costes inconfesables. No saben cuáles son los costes: tal vez una serie de quiebras en cadena en la deuda pública, empezando por Europa; tal vez una deflación por sobreendeudamiento a escala mundial; o tal vez, incluso, imprimir a lo loco más y más dinero para pagar deudas públicas y privadas, generando una inflación tan ingobernable como volátil. No lo saben; pero sí saben que los costes serán enormes. Después de todo, los acreedores de la eurozona que suscribieron el acuerdo de la UE la semana pasada aceptaron que Grecia podría llegar a ser incapaz de pagar totalmente sus deudas públicas. ¿Y qué pasa con otros países de la UE, como Italia y España, con unas deudas públicas mucho mayores? ¿Se conformarán con algo similar sus acreedores, si prospera el contagio? ¿Y si los individuos, las empresas y los Estados hubieran contraído colectivamente, dentro o fuera del euro, mucha más deuda de la que pueden devolver, qué perspectivas tienen los bancos "“y sus acreedores"” que prestaron el dinero? ¿Cuál es la magnitud de la depreciación, o aun de la potencial bancarrota?

Puntuación 4
#31
QUASIMODO
A Favor
En Contra

Ya mismo estamos aqui como en la republica de Weimar o Argentina, haciendo cola en los comercios para evitar pagar cada segundo más caros los alimentos y los sueldos transportandolos en carretillas de mano a toda prisa a comprar algo, ya que igual como tardemos más no compramos ni una hogaza de pan

Puntuación 0
#32
eurrrriborrrrrr
A Favor
En Contra

El problema sigue siendo como evitar la deflación, la tasa de paro sigue a niveles altos, el crecimiento corre peligro, el crudo se desploma..... como se preocupen por la inflación, después no habrá nada por lo que preocuparse.

Puntuación 6
#33
Usuario validado en elEconomista.es
yahoraqué?
A Favor
En Contra

Y por qué está dormido en plena reunión?

Puntuación 0
#34
Principio de Prudencia
A Favor
En Contra

En la nueva entrada de mi blog explico los motivos por los que el BCE no ha ido en contra de sus propios intereses de control de la inflación al comprar bonos españoles e italianos. Un saludo. http://principiodeprudencia.blogspot.com/2011/08/la-intervencion-del-bce-y-el-riesgo-de.html

Puntuación 0
#35
Sexyeconomist
A Favor
En Contra

Nein.

¿cómo se dice a cacarla en alemán?

Puntuación 2
#36
Caribbeanomics
A Favor
En Contra

Las compras del BCE disparan el euroescepticismo en Alemania, Holanda"¦

Sin duda estos países se han beneficiado del Euro, pero no olvidemos que ellos eran mas ricos en términos relativos respecto a Italia, Irlanda o España antes de la adopción de la moneda única.

Antes de ver una gran inflación en la zona euro veremos una ruptura de la misma, pues la inflación y no el mangoneo político sería el disparador.

Esperemos que los predecimos un aumento significativo de la de la inflación nos equivoquemos"¦

Puntuación 0
#37
Dio
A Favor
En Contra

Trichete sube los tipos de interés

Puntuación 0
#38