Economía

Ya no tienen credibilidad: UGT pierde afiliados y CCOO frena las adhesiones

  • El descontento en las filas de UGT provoca la salida de un 10% de afiliados
  • Con la llegada de Toxo a CCOO, el crecimiento de cuotas cae un 9%
Canido Méndez, secretario general de UGT y Fernández Toxo, secretario general de CC.OO.

"Es necesario que los sindicatos sean independientes de la política", afirma un miembro destacado de la Unión General de Trabajadores, que, desencantado por la actuación de su organización, denuncia "la profunda crisis" por la que atraviesa su sindicato. Y es que la crisis económica, en lugar de aumentar la afiliación sindical como ha sido habitual en las coyunturas anteriores, está mermando la capacidad de los sindicatos para atraer a trabajadores.

Así lo confirman los datos facilitados por la afiliación de la Confederación Sindical Internacional (CIS) de finales de 2009, que enmarca la adhesión a los sindicatos en 1,2 millones de afiliados para Comisiones Obreras, por lo que continúa manteniendo el liderazgo y su posición como fuerza sindical mayoritaria, 810.000 afiliados para UGT, seguidos por ELA, con 115.000, y USO, con 110.000 afiliados.

La adhesión se tambalea

Así las cosas, el sindicato de Cándido Méndez registra una caída de casi un 10% en relación con los datos de 2005, cuando la organización registraba 888.414 cuotas de afiliados, según datos del propio sindicato. Mientras que la for- mación liderada por Ignacio Fernández Toxo, aunque no ha perdido adhesiones, sí está sufriendo un frenazo en el crecimiento de sus afiliaciones.

En los años 2006 y 2007, CCOO registró una subida de afiliación del 4,5%, incrementando el ritmo hasta el 9% en 2008, cuando a finales de ese año recogía un balance de 1,2 millones de cuotas de afiliados. De hecho, estos resultados fueron el aval que presentó José María Fidalgo en el IX Congreso celebrado el pasado 19 de diciembre de 2008. No obstante, el resultado de 2009 no ha sufrido ninguna mejora y continúa estancado en los 1,2 millones, según datos ofrecidos por la organización.

Evidencia de ello es que meses después de que llegara Toxo a la secretaría general de Comisiones Obreras, la organización retiró un cartel informativo de la puerta de la sede central, que se encuentra en Madrid, en el que durante toda la etapa de Fidalgo se informaba de la evolución de afiliaciones.

En crisis, debería subir la cifra

Con la llegada de la crisis económica, los sindicatos se convierten en la única opción de muchos trabajadores para negociar los cambios que implica la situación económica en sus condiciones laborales, así como para defender su puesto de trabajo. Y es que durante 2009, los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) se multiplicaron por cinco, alcanzando casi los 500.000 expedientes, y la negociación salarial se complicó hasta tal extremo que, a finales de 2009, pudimos ver amplias baterías de huelgas en sectores como el Metal. Todos estos factores influyen en un aumento de la conflictividad laboral.

De hecho, las horas de trabajo perdidas en España durante los meses de enero y febrero de 2010 ascendieron a 5.635.122, como consecuencia de las 230 huelgas conta- bilizadas, según los datos del informe sobre conflictividad laboral realizado por CEOE. Respecto al mismo periodo de 2009, el número de huelgas creció un 85,48%.

"En momentos de crisis, la duración de las adhesiones son muy cortas. Los trabajadores que tienen problemas se afilian durante cinco o seis meses hasta que resuelven su conflicto, después se quitan", explican miembros de las organizaciones de trabajadores. Esto supone que, a pesar de responder a afiliaciones cortas, el monto de inscripciones aumenta susceptiblemente. Por ejemplo, durante la crisis de 1993, CCOO mantuvo un ritmo de crecimiento aproximado al 2% durante toda la coyuntura.

Además, si el trabajador acaba en el desempleo, los sindicatos mayoritarios dejan a estos afiliados exentos de pagar la cuota durante varios meses o con una fuerte reducción del coste. Después, si todavía no ha encontrado trabajo, en el caso de UGT, se beneficia de una rebaja del 75%, por lo que tan sólo pagará 2,5 euros de forma mensual. En situaciones normales, la cuota de este sindicato es de 10 euros al mes, según explican fuentes de las secretarías de organización.

Desencanto por los sindicatos

No obstante, la actuación de estas fuerzas históricas en esta crisis ha frenado el ritmo de afiliaciones e, incluso, en UGT ha causado pérdidas. Y es que el inmovilismo que han demostrado estas organizaciones durante la coyuntura les ha pasado factura. "Las huelgas nunca se hacen porque haya crisis", respondía Ignacio Fernández Toxo, cuando le preguntaba si iban a salir a la calle para protestar en contra de la actuación del Gobierno.

El desencanto que sienten los ciudadanos por los sindicatos no sólo se percibe en una caída de afiliaciones, sino también en el seguimiento de sus concentraciones. Esto se puso de evidencia en la convocatoria de huelga de la Función Pública, que denunciaba la rebaja de sueldo de los funcionarios. El paro sólo tuvo un seguimiento del 11%, según cálculos del Gobierno.

Además, la huelga de Metro de Madrid, en la que no se han respetado los servicios mínimos, organizando así un fuerte caos en al capital del país, fue un punto de inflexión para la percepción de los representantes de los trabajadores por los ciudadanos. "Los sindicatos no quieren hacerle la huelga a Zapatero, ahora dicen que la harán el 29 de septiembre y mientras tanto a Esperanza Aguirre se la hacen ya y total", clamaba un ciudadano afectado por la huelga de Metro.

Después de dos años de crisis, el descontento también se empieza a asentar dentro de los propios sindicatos, sobre todo en UGT, donde algunos representantes de importantes sectores han manifestado la necesidad de actuar en varios comités celebrados. No sólo piden que se convoque una huelga, sino también que se establezca cierta distancia con el Gobierno.

Y es que Cándido Méndez ha sido uno de los grandes apoyos del presidente del Gobierno para garantizar la paz social durante una de las mayores crisis económicas que ha vivido nuestro país. José Luis Rodríguez Zapatero ha mantenido al líder ugetista totalmente informado de todas sus actuaciones. De hecho, ya es sabido, tal y como publicó este periódico, que el mismo día que el Gobierno anunció el plan de ajuste, que recortaba protección social, Zapatero telefoneó al representante de UGT minutos antes de presentar las medidas en el Congreso. Por supuesto, la respuesta sindical a este recorte se plasmó en una manifestación, que tampoco encontró demasiado seguimiento.

"Muchos de mis compañeros de la UGT, que han estado afiliados toda la vida, ahora prefieren dar ese dinero a alguna ONG y se han desapuntado", apunta un miembro del sindicato, que explica que los núcleos de fuerza de la organización son Asturias y Andalucía y "están sumidos en una fuerte crisis". "Los valores sindicales han cambiado y ya no dicen nada a las jóvenes generaciones" explica. "Se debería mantener la independencia".

Eso sí, la prueba definitiva para los representantes de los trabajadores será la huelga general organizada para el 29 de septiembre, con la que se pretende frenar la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo.

Los sindicatos ya no tienen margen para registrar un nuevo fracaso. Para asentar su liderazgo deberían repetir el paro de 2002, cuando José María Fidalgo, al frente de CCOO, junto a Cándido Méndez, pararon el país el mismo día que España, que ostentaba la presidencia de la UE, acogía un Ecofin.

comentarios70WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 70

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ads
A Favor
En Contra

Lo importante ahora es el triunfo de la Roja.

A los sindicatos les da igual los afiliados, si van a ganar lo mismo con más que con menos.

Puntuación 68
#1
Rub
A Favor
En Contra

Amargados!

Poned en portada la victoria de España! Después de años sin que este país haga nada ni nos quede una pizca de orgullo, por fin tenemos algo bueno que contar como país.

Y la victoria nos hace subir el PIB!!

Puntuación -74
#2
PARA 2
A Favor
En Contra

La fiesta fue ayer y ya volvemos a la realidad. Esta semana es muy complicada para andarse con chorradas de la selección aunque a zp le gustaría que se hablase de la selección española, al menos dos años más.

Puntuación 79
#3
angelaa
A Favor
En Contra

Y si no fuera por el pesebre no existirian ya.

Puntuación 72
#4
pepe
A Favor
En Contra

Estos podrian haberse movilizado en plane burbuja inmobiliaria y no lo hicieron. La parte de la sociedad civil involucrada tampoco lo hizo.

Asi tenemos un desastre sctual, necie protesto cunado se tenia que endeudar de por vida para comprar un piso u otra cosa.

Los ciudadanos de este pais tenemos que aprender a protestar cuando estamso a tiempode cambiar las cosas, ahora es demasiado tarde.

Por eso estos sindicatos han perdido la crediviliadad totalmente igualque el govierno , que ahroa se lamenta de actuaciones pasadas, el tema es que ya se sabía a que llevaban estas actuaciones, a la ruina de todos.

Puntuación 32
#5
Harto de tanta manipulacion
A Favor
En Contra

Hombreeee, una buena noticia por fin

Puntuación 49
#6
el bobo
A Favor
En Contra

Los sindicatos es un mecanismo del siglo pasado, como lo era pagar a la mafia para que cuidara tu negocio, cuando la policia funciono dejo de tener importancia la mafia para los negociantes,ect. el sindicato es la mafia que ayuda a los obreros el siglo pasado, pero hoy con un sistema legal que garantiza al trabajador un trato justo y un juicio casi siempre a su favor , no juegan ningun papel.

Puntuación 25
#7
JLO
A Favor
En Contra

Desgraciadamente en la actualidad los sindicatos son parte del problema, y lo dice un ex sindicalista tras 32 años de afiliación. En muchas empresas los sindicatos se han beneficiado más con la ejecución de los EREs que defendiendo a los trabajadores.

Sigo pensando que al igual que los empresarios se organizan para defender sus intereses, también son necesarias organizaciones para defender los intereses de los trabajadores, pero las organizaciones actuales, al igual que los partidos políticos están corrompidas......

Puntuación 83
#8
Jose
A Favor
En Contra

Viva España viva la roja, viva los Españoles!!!!!

fuera los politicossssss

Puntuación 29
#9
Jordi Catalí 
A Favor
En Contra

Volem ESTAT-ut

Puntuación -70
#10
Estamos J
A Favor
En Contra

Viva los incultos que se creen que por la victoria de la roja van a conseguir empleo!

Ilusos.

Y los sindicatos actualmente no creo que muerdan la mano de quien realmente les da de comer: EL GOBIERNO.

Puntuación 23
#11
Andalú
A Favor
En Contra

Jordi VeteACagá

Puntuación 15
#12
PEDRO CALAÑAS
A Favor
En Contra

Se nota que algunos no han digerido que jugadores del Barí§a, algunos caatalanista hasta los huesos hayan sido los principales participe de este triunfo. VICA CATALUNYA

Puntuación -27
#13
PEDRO CALAÑAS
A Favor
En Contra

perdon..VISCA CATALUNYA

Puntuación -21
#14
toxo
A Favor
En Contra

estan todos corruptos

Puntuación 11
#15
toni
A Favor
En Contra

Los sindicatos se tendrían que haber movilizado cuando la inmigración y las ayudas al exterior se dispararon.

Puntuación 15
#16
txefo
A Favor
En Contra

2 millones de parados, los sindicatos sin mover un dedo, 3, 4, 5, y lo mismo..

Se cae la construcción... callados.

Se cierran empresas, y otras van a la suspensión de pagos... ni pio, ellos hablando de los eres.

Bajan el sueldo a los funcionarios, huelgas generales noticias a los medios, movilizaciones...

los sindicatos solo tienen razon de ser para la defensa d las grandes empresas, con muchos trabajadores, y de esas solo quedan en la empresa publica, y algunas empresas de servicios.

El trabajador de a pie, ha aprendido a defenderse solito, se va donde un abogado y se arreglan las cosas, si se puede.

Hoy en día los sindicatos no tienen razon de ser, y desde luego no defienden a nadie, llevan años siendo incompetentes.

Puntuación 25
#17
Pros
A Favor
En Contra

A estos dos caraduras sinvergüenzas tenemos que tirarlos del país. Son escoria humana. Tenemos que hacer un lote de politicos, estos dos sindicalistas y al Gobernandor del Banco de España y primero pasarlos todos al paro y después encerrarlos en una prisión.. Por todo el daño que están haciendo a muchísimos españoles.

Puntuación 18
#18
Manuel
A Favor
En Contra

Los dos secretarios generales de CCOO y UGT, no han trabajado en su vida, desconocen que significa la palabra trabajar, sólo piensan en estar pegaditos al PESEBRE de ZP "Que según la RALE, significa "Zoquete Perpetuo" y a esperar día que otro vendrá y mientras los zoquetes de los afiliados, ingresando sus cuotas para que esta pareja de Zipi Zape, vivan como maqueses.

Puntuación 19
#19
Powerleft
A Favor
En Contra

Me congratula que un periodico tan de derechas y que tantas y tan desorbitadas pestes lanzan de cualquier cosas relacionadas con la izquierda fije su objetivo sobre los sindicatos. Así se retrata más y mejor. Tranquilos que pronto os llamarán de contertulios en Intereconomía

Puntuación -27
#20
jsorel
A Favor
En Contra

No teneis ni idea y mentís como bellacos. Claro que todos sabemos de qué vivis en El Economista. Por cierto, a los que se declaran ex sindicalistas desencantados se les ve demasiado el plumero de la derechona y del guión pepero que seguis en todos los comentarios que haceis en los periodicos. Podeis lameros las heridas en las esquinas porque, pese a vuestra bilis, los sindicatos van a seguir existiendo. Un saludo puño en alto, amigos

Puntuación -21
#21
Antoñito
A Favor
En Contra

Crisis de credibilidad. Que no quiere decir que tambien sea de caja, ya que bien cobran por los servicios prestados y sin prestar.

Puntuación 10
#22
Clara
A Favor
En Contra

El mundo ha cambiado y estos sindicatos decimonónicos están obsoletos. Marx, Lenin, Stalin y todos esos ya no pintan nada. Si no evolucionan desaparecerán y surgirán nuevos modos de reprensentación del trabajo que funcione y sirva para algo. Los actuales sindicalistas solo defienden sus propias poltronas.

Puntuación 16
#23
TITI
A Favor
En Contra

Estos Sindicatos y sindicalistaslo que han perdido es la verdadera representatividad de los trabajadores ya que sus sueldos no los cobran por trabajar y su situacií²n es radicalmente distinta del resto de los trabajadores "de verdad" y es imposible que comprendan sus inquietudes y tengan sus mismos miedos e incertidumbres.

A partir de ahí, y ovidándose del apellido "de clase" cambiéndolo por el de "profesional", igual tendrían alguna oportunidad.

Puntuación 8
#24
Los inmorales
A Favor
En Contra

Que sonrientes, estan estos dos sinverguenzas, en la foto, tenian que estar en la cola del paro.

Puntuación 17
#25