Economía

El nuevo puerto de Tánger desafiará a España en el Mediterráneo

Obras de Tanger-Med, a 35 kilómetros de la ciudad. Foto: Archivo

El polvo y la arena se acumulan con sigilo sobre el limpiaparabrisas de un viejo Mercedes blanco, otrora vehículo de embajadores y colonos. Empujados por la brisa marina del Mediterráneo hacia el norte de África, estos dos elementos naturales presagian unas obras colosales.

También lo presagian las olas que se observan romper, desde lo alto de una árida colina, de forma más agresiva de lo habitual. El coche se para en una cuneta. El runrún de las máquinas excavadoras que cruza la carretera destapa a lo lejos un grupo de gigantes de acero azul y un pantalán blanco de cemento artificial...

Nos encontramos en el embrión de la futura terminal del segundo puerto comercial de Tánger, a 35 kilómetros de esta ciudad marroquí ya en aguas del Mediterráneo si se tiene en cuenta que al Este del Cabo Espartel acaban las últimas aguas del Atlántico. Una ciudad anhelada por fenicios y cartagineses por su posición estratégica de puente entre África y Europa.

Impulsado por el Rey de Marruecos

En este paraje seco y privilegiado se está construyendo con el impulso del propio Rey de Marruecos el puerto Tanger-Méditerranée (Tánger-Med). A sólo 15 kilómetros de las costas españolas. Una infraestructura que para el año 2015 pretende rivalizar con el puerto de Algeciras y el resto del Mediterráneo para atraer el tráfico marítimo y convertirse en el principal puerto del sur de Europa y del norte del infinito continente africano.

Con esta obra, Marruecos recupera la antigua ciudad que perteneció a España en los siglos XVI y XVII para dar un hueco importantísimo a África en el comercio portuario internacional. Tanto es así que las obras ya son una cuestión nacional en Marruecos y el joven rey alauí Mohamed VI ha ordenado que se agilicen. Dicho y hecho.

En un país marcado por los contrastes, el puerto de Tánger-Med empleará a más de 1.500 personas en las obras y creará 21.860 empleos indirectos relacionados con el transporte y la logística. El puerto Tánger-Med contribuiría además a revitalizar la economía de una región marcada por el desempleo y el afán de supervivencia de los últimos contrabandistas en las principales ciudades de la región del Rif (Tánger, Tetúan y Chefchaouen, principalmente).

Más capacidad que todos los puertos españoles

Los dos puertos marroquíes deberían tener, en 2015, capacidad para 8,5 millones de contenedores al año -3,5 millones Tánger-Med y cinco el nuevo-, el equivalente al tráfico que tuvieron en 2002 todos los puertos españoles. Said Elhadi, presidente de la Agencia Especial Tánger Mediterráneo, asegura que la costa noroeste "pasará a ser uno de los mayores y más competitivos centros portuarios del Mediterráneo por delante de los principales puertos mediterráneos, incluido el enclave español más próximo: Algeciras".

La construcción de un segundo puerto acrecentará aún más la competencia con Algeciras, que desde finales de los años sesenta apostó por el tráfico de contenedores. En 2006 movió 3,25 millones contenedores (seis metros de longitud) y en el primer trimestre este año el tráfico aumentó un 16 por ciento. Esta cifra la coloca en el primer lugar en el Mediterráneo, en el sexto en Europa y en el puesto 25 de la clasificación mundial.

Mucho antes de que se conociera la decisión real de construir un segundo puerto, la edificación de Tánger Med y la adjudicación a Maersk -la multinacional danesa líder mundial en el transporte de contenedores- de la mitad de un muelle preocuparon a la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA).

De hecho, Manuel Morón, presidente del puerto algecireño, ha organizado varias reuniones con instituciones locales, sindicatos e incluso la propia Maersk, para estudiar cómo reaccionar ante el desafío marroquí y seguir siendo líder en el Mediterráneo. Se produce, además, la paradoja de que Maersk tiene en concesión la principal terminal de buques portacontenedores en el puerto andaluz y las enormes grúas azules que apuntan hacia la costa española desde el puerto de Tánger-Med también son propiedad de Maersk.

Destinado al tráfico de mercancías

Con lo que el coloso naviero competirá con dos puertos a la entrada del Mediterráneo y quedará por ver qué preferencias seguirán para albergar sus buques. La construcción del segundo puerto de Tánger costará 1.280 millones de euros. Tánger-Med y las infraestructuras que lo rodean supondrán en conjunto un desembolso de 1.500 millones.

"El puerto Tánger-Med se dedicará al tráfico de mercancías y con el tiempo también se espera que atraiga los ferrys de pasajeros que vienen de España y que ahora explota la línea Acciona", comenta Mohammed El Hitmi, presidente del Patronato Regional de Turismo de Tánger y Tetuán. El nuevo puerto dispondrá de 2.500 metros de muelles y estará también equipado con un Terminal de Gas Natural Licuado (GNL) así como con una planta de regasificación.

Las empresas que participan en la construcción están englobadas en un consorcio formado por las francesas Bouygues y Bymaro y la italiana Saipem. Las obras de construcción del nuevo puerto costarán 519 millones de euros; la adecuación de la zona franca aduanera supondrá una inversión de 279 millones; las carreteras y vías férreas que unirán Tánger-Med con la ciudad y el resto del país, 412 millones; y la instalación de equipos de agua y energía, 120 millones.

Operativo en 2012

Desde que fue entronizado, Mohamed VI se ha esforzado por impulsar el desarrollo del norte que su padre, Hassan II, marginó. El ejemplo más espectacular es la candidatura de la ciudad de Tánger para acoger en el año 2012 la Exposición Universal.

La idea es que la construcción de los tres muelles previstos empiece en 2008 y sea operativo en 2012, tres años antes de la fecha inicial prevista para 2015. Las gruas azules instaladas por Maersk, a través de la sociedad APM Terminals, provienen de China.

Está previsto que el primer portacontenedores llegue a este puerto en el mes de julio, aunque para el mes de octubre estarán disponibles 400.000 metros cuadrados de zona pavimentada.

Según el diario marroquí L'Économiste, APM Terminals empleará a 700 personas. El primero de los muelles tendrá 800 metros de longitud y estará operativo en 2011, según las previsiones de la empresa. Para 2009 se contempla la existencia de un total de ocho grúas de muelle y unas 30 de patio.

Empresarios andaluces

A la espera de que concluyan las obras portuarias, los empresarios andaluces ya empiezan a interesarse por la zona norte del país, algo desatendida por las inversiones inmobiliarias españolas que se concentran en la costa oeste y centro del país desde Casablanca hacia Marrakech.

Un reciente viaje a Tánger, organizado por la Cámara de Comercio del Campo de Gibraltar, ha puesto de manifiesto el creciente, aunque todavía escaso, interés de los empresarios andaluces por invertir en Marruecos.

La delegación campogibraltareña que viajó hasta Tánger estuvo compuesta por una decena de empresarios españoles y representantes del puerto de Algeciras. "Compartimos unos intereses económicos que superan claramente los obstáculos que nos encontramos en el camino. La inauguración del Tánger-Med resultará fundamental en el transporte de mercancías de África con el resto del mundo", asegura Gabriel Fuentes, vicepresidente de la Camára del Campo de Gibraltar.

Una inversión de casi 50 millones

Santos Cavero, coordinador de proyectos de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional en la región Tánger-Tetuán, incidió con sus palabras en la importancia que tendrá en la mejora de la calidad de vida de los marroquíes el desarrollo comercial y empresarial.

De la apuesta de la administración andaluza por el despegue económico y social de Marruecos dan cuenta los 48 millones de euros que la Junta de Andalucía ha invertido en el período 2003-2006 en el Programa de Desarrollo Transfronterizo (PDT). Andalucía es la segunda comunidad autónoma de España que más relaciones comerciales disfruta con Marruecos, con cerca de 400 millones de euros de productos exportados, después de Cataluña. El país está despertando con proyectos para enseñarle los dientes a Europa y a sus antiguos 'protectores': España y Francia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint