Economía

Corbacho quiere que el modelo alemán sea lo primero que aborde el diálogo social

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho. Foto: Archivo

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, cree que puede existir un "consenso amplio" en los agentes sociales sobre la posibilidad de compatibilizar la reducción de la jornada laboral y la prestación por desempleo, siguiendo el modelo alemán, y expresó su deseo de que sea la primera media que se aborde cuando se retome el diálogo social. Más tiempo en el paro, más desánimo y más contratos temporales.

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso, Corbacho aseguró que se deben abordar, "cuanto antes mejor", medidas para lograr que los ajustes en la economía española "no se hagan sólo sobre las plantillas".

En este contexto, manifestó que el nuevo sistema de contratación de "ajustes de horarios, debería y podría ser la primera medida que podríamos buscar para acordar un consenso".

Despido como última opción

"Actualmente en España la filosofía es que cuando hay crisis, todas las empresas ajustan plantilla y los trabajadores temporales pasan directamente al paro, cuando en otras economías lo que sucede es que el despido es la ultima opción", aseveró, por eso abogó por un "cambio estructural" que revise también "la manera en la que se abordan las coyunturas económicas". "Debe haber instrumentos en el medio para pasar los baches", añadió.

Corbacho explicó que el modelo alemán, que beneficia a 1,5 millones de personas en ese país, implica que cuando hay una reducción de la jornada laboral, "el trabajador cobra y también es compensado un porcentaje respecto de las horas que no trabaja". Además, recalcó que este tiempo "es dedicado a formación".

Según puntualizó, se trataría de un mecanismo similar al actualmente vigente con los expedientes de regulación de empleo temporales, aunque indicó que los "ajustes horarios" sólo podrían hacerlo empresas de un "tamaño mínimo".

Reunión con Salgado

En cualquier caso, advirtió de que las medidas no son trasladables "miméticamente" a España, con un sistema de producción diferente al de Alemania, y se dirige ante todo a la industria, ya que es difícilmente trasladable "a la construcción y al sector servicios".

El ministro reveló que esta mañana ha mantenido una reunión con la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, para tratar esta cuestión. Ayer, la titular de Economía y Hacienda se mostró dispuesta a estudiar la implantación del modelo alemán en España, y hoy a vuelto a insistir en ello como alternativa para contrarrestar el paro. 

En dicho encuentro, ambos ministros pusieron de manifiesto la voluntad del Gobierno de tratar con los agentes sociales esta medida en cuanto la negociación bipartita sobre la negociación colectiva se resuelva.

Adaptación, no reforma

En cuanto a esta cuestión, Corbacho maniofestó que  patronal y sindicatos podrán resolver "rápido y bien" los convenios en diciembre, con lo que "inmediatamente" se iniciaría el diálogo social tripartito. Aun así, advirtió de que hay que hablar "de una manera sostenida y permanente", centrándose en "líneas" y no en "medidas" concretas.

"Nuestra economía es una economía en cambios y habrá que hacer reformas", incidió el ministro, quien instó a "superar" el concepto de reforma laboral limitada al coste del despido. "Más que de reforma laboral me gusta hablar de adaptación del mercado laboral", señaló Corbacho, quien advirtió que la economía y los modelos de producción en nuestro país "están cambiando y van a cambiar".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud