Economía

Los expertos valoran la reforma de pensiones: más jubilaciones demoradas, menos salidas anticipadas y efecto incierto sobre el gasto

  • ¿Es mejor el cheque al contado o bonificar con un porcentaje extra la prestación?  
  • El 35% elige la opción que menos le conviene a cambio de atrasar su jubilación
  • Hay un efecto positivo: el 65% de las altas de jubilación se dan a los 65 o más años
Dos jubilados disfrutan de su jubilación en España. iStock
Madridicon-related

Los expertos del Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social han emitido sus primeras valoraciones sobre la última reforma de pensiones, que introdujo cambios para desincentivar la jubilación anticipada al tiempo que incentiva a través de varias vías la salida tardía del mercado laboral más allá de los 65 años. Ha conseguido que las salidas anticipadas sean menos y se atrasen, mientras las demoradas son más. El efecto es positivo, aunque con matices: la edad media de jubilación supera los 65 años por primera vez en la historia, una tendencia al alza, también como efecto del incremento de la edad legal. Sin embargo, el documento muestra incertidumbre sobre el ahorro que generará en las arcas de la Seguridad Social.

Las jubilaciones anticipadas se dividen entre las involuntarias y las voluntarias. Sobre estas últimas se aplica un coeficiente reductor de la pensión que varía según los meses que se adelanta la salida del mercado laboral. Las altas de jubilación anticipadas han caído del 39,1% del total antes de la reforma (2021 como año de referencia) al 34,1% en lo que llevamos de 2024. En el caso de las voluntarias, el porcentaje de jubilaciones que se atienen a los coeficientes reductores también se ha reducido 27,1% en 2021 al 23,8% en lo que va de curso. El resto de anticipadas, las involuntarias, representan el 10,3% en la actualidad.

Las jubilaciones demoradas están ganando peso gracias al paquete de incentivos: un cheque al contado o un porcentaje adicional en la pensión. Esta modalidad se ha duplicado respecto a antes de la pandemia y ya son el 10,7% de las altas totales. Sumando a los casos en los que el acceso a la jubilación se da en la edad ordinaria, resulta que el 65% de las nuevas altas ya se dan a partir de los 65 años.

La edad media de jubilación se ha establecido por encima de los 65 años en 2023 y 2024. Aunque esto no solo está influido por los incentivos y las penalizaciones. La reforma de la edad legal, que aumenta progresivamente hasta alcanzar los 67 años en 2027, es uno de los factores que más influye. Desde el inicio de esta reforma en 2012, la edad legal ha subido un año y medio, y la edad a la que realmente se jubilan los españoles algo menos, 1,23 años. ¿Ahorramos más en pensiones? Está por aclarar, aunque la reforma tenga efectos positivos: "esto no confirma que, necesariamente, genere una importante disminución del gasto. Otra cosa es si ello ha impulsado la tasa de actividad y, por tanto, el PIB".

Sobre los 'premios' a la jubilación demorada, supone una elección clave para ganar o perder dinero a las puertas de la jubilación. Por lo general, el porcentaje extra sobre la prestación garantiza más ingresos con la perspectiva a largo plazo. A cambio, el pensionista asume el riesgo de dejar de cobrar por fallecimiento, aunque la esperanza de vida de 21 años a los 65 garantiza una buena rentabilidad. Es la opción que beneficiaría al 77% de las elecciones, frente al 22,9% de casos en los que convendría más el cheque. Sin embargo, el 35,6% de los ciudadanos acaba errando en una elección que puede estar condicionada por el estado de salud, la liquidez o la ilusión monetaria.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud