Economía

El PIB de EEUU crece hasta un 1% este verano y evita la recesión

  • CaixaBank Research destaca que el consumo creó un "colchón" económico

Desde finales de 2022 y comienzos de 2023, los diferentes analistas macroeconómicos (públicos y privados) venían anunciando una recesión en Estados Unidos al cierre del año, pero esa recesión no llega.

El buen comportamiento que está teniendo la economía del país norteamericano en los últimos meses le aleja cada vez más de entrar en la senda de la contracción.

Los últimos indicadores económicos oficiales pronostican un crecimiento del tercer trimestre de entre 0,5% intertrimestral (nowcasting de la Reserva Federal de Nueva York) y un 1,3% (Reserva Federal de Atlanta). Por su parte, el consenso de Bloomberg, que hace una media de los pronósticos de los principales analistas privados, apunta a un crecimiento del PIB en los meses de verano del 2,4%.

En CaixaBank Research señalaban en un informe, al que ha tenido acceso elEconomista.es, que en el mes de febrero "cabía esperar un enfriamiento de la actividad económica de EEUU" en algún momento de este año. Pero añaden que había mucha "incertidumbre" de cómo iba a ser la intensidad de ese enfriamiento y se refirieron a él como un "aterrizaje suave o abrupto".

Todo esto también llevó a los principales analistas a rebajar sus porcentajes de probabilidad de recesión para este año. En concreto, Goldman Sachs anunció a comienzos de septiembre que las probabilidades de que Estados Unidos entre en recesión son del 15%. Por su parte, los cálculos de Bloomberg todavía estiman que hay un 55% de probabilidades de que la economía estadounidense caiga en contracción este año.

Pero el clima económico actual apuntaba a una recesión. "Hay diversas señales que, al activarse, claramente han anticipado otras recesiones", cuentan desde CaixaBank Research.

Desde la entidad apuntan a que "los rezagos con los que la política monetaria suele afectar a la economía sugieren que todavía queda margen para el enfriamiento en los siguientes trimestres".

En concreto, hablan de la inversión de la curva de los tipos de interés: "Son ya más de 300 días desde que se invirtiera el diferencial entre el bono a 10 años y las letras a 3 meses, que históricamente ha pronosticado mejor las recesiones".

De hecho, según el modelo que han hecho, la inversión actual de la curva "tiene asociada una probabilidad de recesión que fluctúa entre el 70% y el 80%", especifican.

Pero hay algo que está sirviendo como puntal de la economía y que no deja que se contraiga, aunque todos los expertos aseguran que es posible que lo haga pronto.

En CaixaBank Research destacan que si se observa el PIB desde el punto de vista de la demanda "vemos cómo el consumo público ha sido un importante colchón" para la actividad económica, con incrementos del 1% intertrimestral. Por la parte del consumo privado sucedió lo mismo y creció "en consonancia con el PIB a un promedio del 0,6%", cuentan.

Al mismo tiempo, señalan que otro de los indicadores que sostiene la economía estadounidense es el mercado de trabajo, con tasas de desempleo que están en torno al 3,8%, pero "empezamos a encontrar señales de normalización".

Pero, por otra parte, el mal comportamiento del sector inmobiliario vuelve a generar confusión a la hora de dibujar un escenario a corto plazo de la economía de Estados Unidos. Porque el sector lleva nueve meses seguidos en caída, pero "en los últimos meses ha recuperado su actividad", informan desde CaixaBank Research.

Por tanto, todo este totum revolutum de datos contradictorios está haciendo muy complicado para los analistas hacer predicciones. En cambio, desde CaixaBank Research recalcan que la economía estadounidense se va a enfriar y esto trae este aterrizaje suave con la economía próxima al estancamiento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud