Economía

El chantaje energético de Vladimir Putin ya está en vías de fracasar

  • La energía representó el 19% del PIB de 2019 y la mitad de los ingresos fiscales del Kremlin
Vladimir Putin, entre varios miembros de la Federación Rusa.

Las temperaturas bajan en parte de Europa a -10 o incluso menos. Este debería ser el mes en que el presidente ruso Vladimir Putin se sentara en su silla del Kremlin, se sirviera un buen vodka y brindara por el éxito de su plan para poner a Europa de rodillas cortándole el suministro energético

Los europeos occidentales, blandos y autocomplacientes, no iban a ser capaces de soportar la dureza de los cortes de energía. En pocas semanas se habrían visto obligados a capitular.

Putin ha jugado la carta de la energía, ha fracasado y no puede volver a jugarla. Y el autócrata ruso ha destrozado la única industria importante de su país sin nada que mostrar.

En mi país, Reino Unido, con la llegada de la helada, el suministro de electricidad de reserva alcanzó la escalofriante cifra de 6.000 libras por megavatio hora, el nivel más alto jamás registrado. En Gran Bretaña, dos centrales eléctricas de carbón se pusieron en stand-by por si acaso se necesitaban para mantener las luces encendidas, mientras que Francia volvió a encender una central de carbón a finales de noviembre para ayudar con el suministro (al tiempo que advertía de que podría tener que cortar el suministro al Reino Unido).

Puede que el sistema crujiera, pero no se derrumbó. Las luces seguían encendidas. Las fábricas siguieron funcionando. Los centros comerciales están abiertos, y los hogares siguen teniendo calefacción aunque cueste mucho más que hace un año. Y eso a pesar de que, con el gasoducto Nord Stream todavía cerrado tras un ataque de sabotaje a principios de otoño, el suministro de gas ruso se ha reducido a un goteo, y la UE ha puesto finalmente un tope de precios al petróleo ruso.

Durante el verano se llenaron los tanques de almacenamiento. EEUU y Qatar aseguraron suministros adicionales de GNL, e incluso llegaron al mercado las primeras exportaciones de los nuevos y vastos yacimientos de GNL frente a las costas de Mozambique (con el potencial de un gas licuado mucho mayor procedente de ese país, aunque siga siendo objeto de horribles atentados terroristas).

"Europa se las ha arreglado"

Si a esto añadimos una cierta reducción de la demanda por la campaña de los gobiernos de todo el continente para que se bajen los termostatos, Europa se las ha arreglado. Es cierto que aún tenemos que pasar enero y febrero, tradicionalmente los dos meses más fríos del año, y puede que siga habiendo cortes de electricidad y racionamiento. Pero este mes el sistema se ha puesto a prueba en condiciones meteorológicas extremas. Y casi lo ha superado.

Para Putin y el gobierno ruso esto es una catástrofe. Probablemente no sea muy sorprendente para alguien que pasó su carrera en la KGB, y desde entonces se ha rodeado de gángsters, Putin no tiene ningún aprecio por los mercados libres. A pesar de todos sus defectos, son muy flexibles, y los precios más altos tienen una fantástica capacidad para hacer magia con los suministros adicionales de algún lugar u otro.

La carta de la energía

La carta de la energía pretendía intimidar a Europa para que retirara su apoyo al gobierno ucraniano. Pero sólo se podía jugar una vez. Ahora que ha fracasado, Rusia no puede volver a intimidar a nadie con ella. Las amenazas son completamente huecas. Peor aún, ha destrozado su economía en el proceso.

El petróleo y el gas no eran accesorios para Rusia. Junto con algunas minas, la energía era su única industria de cierta importancia. Representaba el 19% del PIB en 2019 y casi la mitad de los ingresos fiscales del Kremlin. Todavía hay algunas exportaciones de trigo, pero eso es todo. Rusia no produce nada más que interese al mundo. Y ahora ya ni siquiera va a ser un gran exportador de energía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud