Economía

La UE renueva su relación comercial con Chile con más acceso a materias primas como el litio

  • El 99,9% de las exportaciones de la UE estarán libres de aranceles
El alto representante Josep Borrell
Bruselas

La Unión Europea ha aprendido la lección y trata de diversificar su suministro. Y aunque se ha hecho esperar un poco más de lo previsto, finalmente el bloque comunitario y Chile han anunciado este viernes la renovación de su acuerdo comercial, que incluye como principales puntos un mayor acceso a materias primas como el litio y que el grueso de las exportaciones de la UE estarán libres de aranceles.

La actualización de este acuerdo establece que el bloque tendrá un mayor acceso a materias primas, como litio, cobre y combustibles verdes como el hidrógeno. Este punto no es menor, el bloque comunitario trata de romper con la dependencia de ciertos países y diversificar su suministro hacia otros mercados. Una lección herencia de las roturas de la cadena de suministro de la pandemia, por la alta dependencia de China, y que ha reforzado la guerra de Ucrania y la necesidad de romper con la dependencia de los combustibles fósiles de Moscú. Todo ello en el marco de la transición verde que afronta la Unión Europea.

El acuerdo, cuyas negociaciones se iniciaron en 2017, da la UE acceso a litio y a cobre en condiciones en las que no haya discriminación, según han explicado fuentes comunitarias, que han recordado que Chile es el mayor exportador de cobre. Las mismas fuentes han confirmado el potencial que entraña el acuerdo para diversificar los recursos y romper la dependencia con China, especialmente en lo que respecta a estas dos materias primas, y que puede servir de "modelo" para otros socios comerciales en este segmento.

En opinión del alto representante de la UE, Josep Borrell, el acuerdo "tiene importancia política que va mas allá del comercio, tiene una importancia histórica porque Chile fue el primer país sudamericano que firmó un acuerdo de asociación con la UE hace mas de 20 años", y además, ha señalado que "tiene que abrir para Europa y para Chile nuevas oportunidades en nuestra asociación". 

La modernización del acuerdo establece que el 99,9% de las exportaciones de la UE estarán libres de aranceles, algo que se prevé eleve los intercambios con el mercado chileno hasta los 4.500 millones de euros.

Por otro lado, la actualización facilita que las empresas europeas ofrezcan sus servicios en Chile, especialmente en el campo de las telecomunicaciones, el transporte marítimo y el sector financiero. Además, los inversores europeos recibirán el mismo trato en el país que los inversores locales chilenos y sucederá a la inversa en el mercado europeo con los inversores chilenos, un punto clave para Europa y que incluye el sector de las materias primas y de la energía.

También se mejora el acceso de las empresas europeas a los contratos públicos de Chile y a la inversa, tanto en lo que afecta a bienes como servicios. E incluye un capítulo para que las pequeñas y medianas empresas se beneficien del acuerdo con la reducción de los trámites burocráticos.

Fue en noviembre de 2021, con el Gobierno del expresidente chileno Sebastián Piñeira, cuando se dieron por concluidas las negociaciones de tal acuerdo. Un pacto que debía ser ratificado todavía por ambas partes. Y es que el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, se encontró con una sorpresa cuando en abril visitó Chile y el presidente Gabriel Boric, que contaba en el poder poco más de un mes, le pidió tiempo para revisar aspectos técnicos.

"No podemos decir que el acuerdo con Chile sea el primer paso para ningún otro acuerdo", ha dicho el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, preguntado por el acuerdo Mercosur, que ha señalado que espera cerrar un acuerdo con Brasil a principios de este año y abordará también la modernización del acuerdo con México. 

La Unión Europea es el primer inversor extranjero en Chile y su tercer socio comercial. De hecho, el intercambio entre ambas regiones se duplicó en los últimos veinte años. Ahora, la Unión Europea y Chile procederán a la verificación legal del acuerdo, y tras ese proceso, la Unión Europea propondrá que se ratifiquen ambas partes del pacto.

El pacto consta de dos partes, el Acuerdo Marco Avanzado, en el que se incluye el polar político y de cooperación y el pilar de comercio e inversiones que debe ser ratificado por todos los Estados miembro. Por otro lado, está el Acuerdo de Libre Comercio, que afecta a aquellas partes que en materia comercial son competencia exclusiva de la UE y que debe ser adoptado por proceso de ratificación.

El acuerdo comercial entre la UE y Chile se remonta a 2022. Tras su entrada en vigor en 2003, el comercio de bienes entre ambas regiones aumentó un 163 % hasta 2021 y las exportaciones de bienes de la UE a Chile crecieron un 284 % en el mismo período.

Este acuerdo renovado contempla además varios puntos en el marco de los derechos humanos y la sostenibilidad e incluye nuevos puntos que atañen al Estado de derecho y los principios democráticos, incluye un enfoque renovado en ciencia y tecnología un capítulo dedicado a la igualdad de género y otro sobre sistemas alimentarios sostenibles.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments