Economía

La automoción sigue lastrando las exportaciones de Castilla y León, las que menos subieron en el país hasta mayo

Valladolid

Las exportaciones de Castilla y León subieron un 6,6 por ciento en los cinco primeros meses de 2022 en comparación con el mismo periodo de 2021 (en España se ha registrado un incremento del 24,4 por ciento) y alcanzaron los 5.856,5 millones de euros.

Mientras, las importaciones aumentaron un 29,3 por ciento (+40,7 por ciento en el resto del país) hasta los 5.391,4 millones de euros, según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo recogidos por Europa Press.

De esta forma, la balanza comercial de Castilla y León arrojó un superávit de 465,1 millones de euros, un 1.328,1 por ciento más que entre enero y mayo de 2021.

El valor de las exportaciones se incrementó en todas las comunidades autónomas lideradas por Canarias (89,1 por ciento), Islas Baleares (51,8 por ciento) y la Comunidad de Madrid (49,0 por ciento).

En el análisis de las contribuciones a la tasa de variación anual del periodo (24,4 por ciento) la comunidad con la mayor contribución positiva fue Madrid, con 5,7 puntos porcentuales, y cuyas exportaciones representaron el 13,9 por ciento del total. Castilla y León contribuyó con 0,3 puntos y alcanza el 3,8 por ciento del total, por lo que pierde peso respecto a hace un año (4,4 por ciento).

Los datos del comercio exterior de los meses de enero y mayo en Castilla y León se explican por un descenso del 9,3 por ciento en la automoción, que alcanzó los 1.584,9 millones, mientras que aumentaron en alimentación, bebidas y tabaco (8,3 por ciento, hasta 1.129,3 millones) y en semimanufacturas no químicas (56,3 por ciento hasta 1.053,1 millones).

Por su parte, las importaciones subieron en todos los sectores: automoción (33,5 por ciento hasta 1.438,7 millones); alimentación, bebidas y tabaco (17,2 por ciento, hasta 611,2 millones) y semimanufacturas no químicas (43,3 por ciento hasta 733,1 millones).

Estos datos dejan saldos positivos en la automoción (146,2 millones), en alimentación, bebidas y tabaco (518,1 millones) y en semimanufacturas no químicas (320,0 millones).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.