Economía

Bruselas aprueba una PAC que exige más sostenibilidad

  • El 25% de las ayudas se destinarán a reducir el impacto ambiental
Bruselas

"Celebro el resultado final de la votación del paquete de la futura Política Agrícola Común con una mayoría abrumadora. Es un buen mensaje importante para todos los agricultores de la UE," aseguró el Comisario de Agricultura Janusz Wojciechowski, tras aprobar el Parlamento Europeo la reforma del sistema de subsidios y apoyo al desarrollo rural de la Unión Europea, por valor de 387.000 millones de euros, que supone un tercio del presupuesto plurianual de la Unión Europea.

Con este voto, la Eurocámara pone fin a más de dos años de negociaciones entre el Parlamento y los gobiernos de la UE. La reforma ha salido adelante con una amplia mayoría, gracias al apoyo de populares, socialistas y liberales europeos y españoles, y con los votos en contra de la Izquierda y los Verdes.

Actividades sostenibles

Al menos un 25% de las subvenciones directas deberán dedicarse a actividades agrícolas más sostenibles, aunque se trata de esquemas voluntarios. Además, la reforma contempla incrementar las subvenciones para pequeñas y medianas empresas, frente a las grandes explotaciones. Sin embargo, quienes se oponen al texto consideran que la reforma no es suficientemente ambiciosa, y sostienen que la nueva PAC no sólo no contribuye sino que debilita los esfuerzos de reducción de emisiones en el contexto del Pacto Verde.

Aunque la nueva legislación entrará en vigor en 2023, los gobiernos deberán presentar en los próximos meses sus planes estratégicos nacionales detallando a dónde irían los fondos. Después, la Comisión Europea deberá dar el visto bueno al asunto.

A España le corresponden alrededor de 34.124 millones de euros de estas ayudas. Entre las organizaciones del sector preocupa que los productores no tengan tiempo suficiente para adaptarse a la nueva legalidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.