Economía

El FMI proyecta que el déficit de España se estancará en el 4% hasta 2026 y el ratio de deuda pública no volverá a niveles pre-Covid

  • Este año, el déficit cerrará en el 8,6% y en 2022 se situará en el 5%
Foto: Archivo.
Nueva York

El Monitor Fiscal del Fondo Monetario Internacional presentado este miércoles en Washington describe un panorama complicado para las cuentas públicas de nuestro país a medio plazo. Si bien es cierto que este año y el que viene se reducirán sensiblemente los niveles de déficit (al 8,6% y el 5% respectivamente), a partir de 2023 la tendencia se estanca y la brecha se mantendrá entre el 4,4% y el 4,3% del PIB hasta 2026. Niveles similares a los registrados en 2016.

Una dinámica similar registra el ratio de deuda pública bruta con respecto al PIB, que este año tocará techo en el 120,2% y en 2022 caerá al 116,4%. Dicho esto, a partir de entonces se mantendrá en dicho nivel antes de volver a subir al 117,4% en los próximos años. Es decir, España no volverá a recuperar los niveles pre-Covid en los próximos cinco años. Antes del azote de la pandemia el apalancamiento público alcanzaba el 95,3% del PIB y solo superó la cota del 100% en 2014.

Este contexto se produce en un entorno en que la institución proyecta una pérdida de brío paulatina en el crecimiento económico que comenzará en 2023, cuando el PIB crecerá un 2,6% antes de estancarse en el 1,5% en 2026. Paralelamente, la reducción de los niveles de desempleo será residual. Si España liderará el paro de las economías avanzadas el año que viene, con una tasa que alcanzará el 14,8%, el nivel se mantendrá cerca del 14% por lo menos hasta 2025. Un año después el Fondo espera que ésta alcance el 13,7%.

Las proyecciones fiscales para 2021 incluyen las medidas de apoyo relacionadas con la pandemia, el aumento legislado de las pensiones y las medidas de ingresos legisladas. Las proyecciones fiscales a partir de 2022 no incluyen ningún cambio de política. Los desembolsos en el marco del Mecanismo de Recuperación y Reactivación de la UE se reflejan en las proyecciones para 2021-2024.

Un récord para la deuda mundial

Durante su rueda de prensa en Washington, Vitor Gaspar, el director de Asuntos Fiscales de Fondo reconoció que las ayudas y estímulos activados al hilo de la pandemia impulsaron la deuda mundial el año pasado en un 14% hasta alcanzar un récord de 226 billones de dólares. Esta cifra incluye tanto la deuda del sector público como la del sector privado no financiero. Según señaló, éste último deberá ser vigilado cuidadosamente, ya que el exceso de deuda privada puede acabar convirtiéndose en una mayor deuda pública.

De esta forma, la deuda pública asciende ahora a 88 billones de dólares, un valor cercano al 100% del PIB. En 2021 y 2022 se espera que la deuda pública disminuya aproximadamente un punto porcentual del PIB cada año; después, debería estabilizarse en torno al 97% del PIB. A medida que la deuda aumenta, el FMI estima que los países tendrán que calibrar las políticas fiscales en función de sus propias circunstancias, incluida la tasa de vacunación y la fuerza de la recuperación.

En las economías avanzadas, la política fiscal sigue apoyando la actividad económica y el empleo. En estos países, la política fiscal se está alejando de las emergencias y los salvavidas. Ya se está desplazando hacia la inversión pública para facilitar una transformación verde y digital. Algunas políticas también harán que las economías sean más inclusivas. Por ejemplo, en Estados Unidos, algunas propuestas presupuestarias pretenden reducir la desigualdad y podrían reducir la pobreza en casi un tercio.

Las políticas fiscales también son relevantes a nivel mundial. Los grandes paquetes anunciados por la Unión Europea (Plan de Recuperación de la UE de Nueva Generación) y Estados Unidos (Plan de Empleo y Plan de Familias Americanas), por ejemplo, podrían añadir un total de 4,6 billones de dólares al PIB mundial entre 2021 y 2026 si se aplican en su totalidad.

"Se prevé que las economías avanzadas recuperen la senda de crecimiento anterior a la pandemia. El apoyo fiscal persistirá, pero el gasto, los ingresos y el saldo primario se aproximarán gradualmente a la senda anterior al Covid. China y EEUU destacan por sus fuertes y tempranas recuperaciones", reconoció Gaspar.

Dicho esto, los mercados emergentes y los países en desarrollo de bajos ingresos se enfrentan a un panorama más difícil, ya que gran parte de la población sigue sin vacunarse en muchos países. Además se espera que la crisis tenga efectos negativos duraderos y provoque una reducción de los ingresos fiscales en relación con las tendencias anteriores a la pandemia, especialmente entre los países en desarrollo.

Esto dificultará la continuación de la agenda de desarrollo. El apoyo fiscal, ya más limitado que en las economías avanzadas está disminuyendo aún más debido a las crecientes restricciones de financiación. Los gobiernos tendrán que seguir dando prioridad a la salud y proteger a los más vulnerables. A pesar de las mejoras económicas en comparación con lo peor de la crisis, se estima que a finales de 2021 habrá entre 65 y 75 millones de personas más en situación de pobreza que sin la pandemia.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Jose
A Favor
En Contra

Mucha administración, muchos organismos, muchos asesores, muchos funcionarios un lastre para levantar el país y economía.

Puntuación 20
#1
tiene solución
A Favor
En Contra

Ya hablan de descentralizar, cuando lo hagan superávit. Así distinto lugar y distinto sentido al dinero genera que el dinero se mueva igual.

Puntuación 1
#2
A Favor
En Contra

Y la Comisión Europea a por uvas siguen sin intervenir la Hacienda española, cuando lo vayan a hacer estos Satanes sacarán a España del Euro. El BCE igualmente a por uvas le siguen comprando la deuda a estos Satanes aunque estén dando un golpe de Estado comunista. Sres Holandeses y Alemanes, por favor obliguen a Von der Leyen y a Lagarde a hacer su trabajo en relación con Sanchinflas.

Puntuación 12
#3
Pepe
A Favor
En Contra

Norrrrrrrrmal si es que estamos petaos de empresas públicas arruinadas que son un nido de enchufados, de amiguetes, de votos fácil y de encandilar a sindicatos.

Puntuación 12
#4
Jose
A Favor
En Contra

España está completamente fuera de control. Y las cifras que lo contradigan son burda manipulación y propaganda. Como las de la grecia de tsipras y varoufakis en su momento. La UE y BCE son corresponsables por manifiesta negligencia criminal y colaboración necesaria.

Puntuación 8
#5
El país está arruinado
A Favor
En Contra

España está de nuevo quebrada.

Para cuándo otro rescate?

Puntuación 3
#6