Economía

El sector agrario exige un acuerdo con Marruecos en igualdad de condiciones

  • Pide un mayor control fronterizo, de precios, calidad y seguridad fitosanitaria
Bilbao

El campo español celebra la decisión del Tribunal General de la Unión Europea de anular mediante sentencia los acuerdos de comercio con Marruecos y ve una oportunidad idónea para su revisión y poder integrar así mecanismos eficaces para un mayor control de las importaciones.

"El Tribunal europeo ha dicho que Marruecos no tiene razón; por eso el sector agrario pide que se renegocien todos los acuerdos para competir en igualdad de condiciones", explica Pedro Barato, presidente nacional de Asaja, Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores.

A su juicio, esta sentencia es importante para la producción de tomate nacional, principalmente, y para el resto de productos hortícolas, duramente afectados por las importaciones marroquíes.

"Se trata de ordenar los acuerdos actuales y que se ejerzan los mismos controles de precio, cantidad, calidad, trazabilidad de los productos y seguridad fitosanitaria, además de en las fronteras", detalla el presidente nacional de Asaja.

Frente común de afectados

La organización reclama al Ministerio de Agricultura que asuma el posicionamiento del sector agrario español y presione por esta revisión, que busca acabar con la competencia desleal.

En este sentido, Asaja propone poner en marcha un frente común con otros países afectados "para que se garantice de una vez por todas, el cumplimiento estricto de este acuerdo", según un comunicado de la asociación.

Esta petición se compartirá la próxima semana en el Comité Mixto del tomate, "uno los productos más perjudicados por la llegada masiva de productos alauitas a los mercados europeos".

Por su parte, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) exige también a las instituciones comunitarias la paralización inmediata del acuerdo agrícola UE-Marruecos, hasta que se asegure que las producciones procedentes del Sáhara Occidental no quedan camufladas como importaciones de Marruecos.

Respecto al ámbito pesquero, la anulación del acuerdo entre la UE y Marruecos por incluir el Sáhara Occidental, un territorio pendiente de descolonización, afecta especialmente a España: de los 128 buques que tienen autorización para pescar en aguas africanas, 92 tienen pabellón español.

La Confederación Española de Pesca (Cepesca) ha mostrado su cautela ante esta sentencia y dice que este acuerdo seguirá vigente al menos durante dos meses, "tiempo para interponer un recurso de casación, o hasta la fecha que dicte la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre dicho recurso".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin