Economía

Este hábito puede hacer que ahorres 10 euros cada vez que vayas al supermercado (y al menos 520 euros al año)

  • Darnos un tiempo para pensar en qué compramos puede ayudarnos a eliminar gastos que en realidad no son necesarios ni deseables

La mayoría de los gastos de cualquier persona o familia están condicionados por aquellos que son insalvables: el alquiler o el pago de la hipoteca, los suministros básicos, y la comida. Así que reducir los gastos en alimentación puede suponer una gran diferencia a lo largo del para nuestras finanzas personales.

Pero a menudo, como casi siempre, es más fácil decirlo que hacerlo. Después de todo, ¿quién no ha comprado por impulso en el supermercado ha acabado con más comida de la necesaria?

Una forma sencilla de evitar esto incluso antes de salir de la tienda es hacer una pausa antes de pasar por caja y devolver de tres a cinco artículos de los que podamos prescindir. Cada vez que lo hagamos, ahorraremos automáticamente. Y sí, desde luego que es un sacrificio, pero es que a menudo cuando hablamos de ahorrar hablamos también de plantearnos nuestros gastos y descartar aquello que, sin que nos cueste un disgusto, es prescindible.

Este consejo lo cuenta Cherie Lowe, autora del libro sobre ahorro persona 'Slaying the Debt Dragon: How One Family Conquered Their Money Monster and Found an Inspired Happily Ever After', un título muy lago que se traduce al castellano como 'Cómo una familia conquistó a su monstruo del dinero y encontró una felicidad inspirada'.

Lowe dice que este truco es su consejo número 1 para ahorrar dinero en las compras, pudiendo dejar en nuestros bolsillos unos 10 euros de media. Teniendo en cuenta que al menos hacemos un paso por supermercados importante a la semana, esto se puede traducir en unos 520 euros al año.

La clave, en el fondo, es pensar en qué gastamos el dinero

"La pausa antes de pagar es lo que creo que es tan eficaz", dice Lowe, señalando que es especialmente importante en los supermercados, donde es fácil comprar artículos apetecibles sin pensar mucho en cuánto suman. "Hay cosas que a veces compramos y quizá las necesitemos la semana que viene, y está bien comprarlas la semana que viene, pero ahora mismo probablemente no las necesites. Haz una pausa y compra solo lo que realmente necesites", recomienda en su libro.

La historia de Lowe en cierto modo la avala. En 2008, Lowe y su marido, se encontraron con más de 127.000 dólares de deuda por varios prestamos. Se pusieron manos a la obra y se concentraron en crear un fondo de emergencia, emprender actividades secundarias que les dieran algo de dinero, renunciar a las comidas en restaurantes y vivir con menos. Poco menos de cuatro años después, los Lowe pudieron pagar su deuda por completo.

Además de hacer una pausa y reevaluar el carrito de la compra antes de pasar por caja, Lowe también recomienda otras maneras de mantener estos gastos bajos, como crear un menú al que ceñirnos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin